Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Según estudio de UV, en penales del país prevalece el hacinamiento, violencia y drogadicción

El Coordinador de Especialidades Médicas de la Universidad además presentó un proyecto para crear módulos de rehabilitación, pero no fue aprobado

C?sar M?ndez Xalapa, Ver. 04/12/2015

alcalorpolitico.com

La cultura que prevalece al interior de los Centros Penitenciarios o Centros de Readaptación Social en el país presenta condiciones de hacinamiento, violencia y altos consumos de drogadicción y corrupción, según un estudio realizado por Jorge Sánchez Mejorada coordinador de Especialidades Médicas de la UV.

El estudio se realizó específicamente en el Reclusorio Oriente de la Ciudad de México, el más poblado no sólo de México sino de América Latina, dijo.

Es un reclusorio que fue diseñado para 3 mil o 4 mil habitantes y que está generalmente habitado por un promedio de 13 mil, "ya desde ahí uno se da cuenta los niveles de hacinamiento que existen".



Explicó que durante un año y medio implementaron un módulo de tratamiento de adicciones en dicho reclusorio en el cual más allá del propósito final de rehabilitar, encontraron mucha más información en torno a el ambiente que viven día a día los reclusos.

"Lo que le puedo decir es que el consumo de drogas es muy alto, estudiamos una muestra de 500 personas que solicitaban la posibilidad de entrar a tratamiento y observamos que las drogas de mayor consumo en este reclusorio son el crack (cocaína en piedra) y la mariguana, son las que presentan una prevalencia bastante fuerte".

Aunado a esto, hay mucha corrupción, los internos son explotados por el mismo personal del penal, "por ejemplo tienen que dar cuotas para tener derecho a la comida o derechos básicos que no tendrían que cobrarse y sin embargo se hace, la gente tiene que traficar, prostituirse, en el mejor de los casos algunos logran un empleo más honorable, por ejemplo hay una cantidad enorme de boleros que tratan de conseguir las cuotas", relató.



Sólo una minoría tiene el apoyo de su familia, pues la mayoría de los penales del país están habitados por gente de escasos recursos, "entonces no tienen para cubrir ese tipo de cosas y hay mucho incumplimiento, muchas complicidades", destacó.

Señaló que la mayoría de los penales de la Ciudad de México enfrentan este tipo de situaciones tan problemáticas y tan complejas, "en general sabemos que es la cultura que prevalece en la mayoría de los penales mexicanos muy posiblemente".

Por eso dijo, hay que cambiar enfoques y la idea de crear módulos de rehabilitación en los penales era muy interesante "pero se requiere voluntad política, porque a nosotros no nos quisieron renovar el convenio firmado a través del Instituto de Adicciones de la Ciudad de México; por que no hubo voluntad política, al principio sentimos apoyo por parte de las autoridades, pero al poco tiempo cambiaron y eso perjudicó la continuidad", declaró.



Finalmente comentó que el proyecto era muy ambicioso y le hubiera gustado darle continuidad, sin embargo no se logró.

"Consistía en que las personas que se rehabilitarán y que tenían una pena por cubrir aún, pudieran ser capacitadas como consejeros en prevención de adicciones y tratamiento, pero también nos topamos con que los procesos de escolarización son larguísimos, más la falta de voluntad política, complicó el programa", finalizó.