Ir a Menú

Ir a Contenido

Veracruz
Universidad Anahuac

Seccin: Estado de Veracruz

Segundo aire golpista vs la 4T

Jorge Salazar Garca 04/11/2019

alcalorpolitico.com

Por decirlo “con suavidad”, las declaraciones del General Carlos Gaytán Ochoa hechas durante el desayuno encabezado por el secretario de Defensa, Luis Cresencio Sandoval, el pasado 22 de octubre, tienen, a mi parecer, un tinte golpista. Son una advertencia clara dirigida al Presidente de la R epública. Por lo cual, no sería bueno perder de vista a este oficial (calderonista), quién recibió cursos de dos centro adiestradores de dictadores: Escuela de las Américas (Panamá), administrada por los E.U. y de Francia. Sus palabras (https://www.jornada.com.mx/ultimas/politica/2019/10/30/-1-6969.html) dejan ver la “punta de un iceberg” de odio despertado en las clases pudientes por las medidas anticorrupción del nuevo régimen.
 
Este General, Comandante del Agrupamiento en la Fuerza de Tarea Arcoíris, en el Estado de Chiapas en 1994, dijo: “Vivimos en una sociedad polarizada políticamente, porque la ideología dominante, que no mayoritaria, se sustenta en corrientes pretendidamente de izquierda, que acumularon durante años un gran resentimiento”. El texto exhibe falsedades muy convenientes. Para empezar, no es sincero al señalar a la izquierda como la ideología dominante. Eso no es cierto; las estructuras del Estado mantienen un perfil claramente derechista en leyes, justicia, negocios, etcétera, favorables al saqueo y la impunidad de los capitalistas. En general, con el apoyo de las fuerzas armadas, fue instituido un sistema de inequidad en el cual se anularon los derechos humanos de los trabajadores. La otra falsedad puede verse cuando adjudica al nuevo régimen la polarización social existente. Cualquiera con un dedo de frente sabe quienes profundizaron las diferencias entre pobres y ricos. Fueron aquellos a quienes no les bastó vaciar las arcas públicas sino que también privatizaron los bienes de la Nación a partir de la firma del TLC. ¿Dónde estaba este servidor público cuando se concesionaron minas, petróleo, montañas, ríos y playas por decenas de años? ¡Ah, sí! Andaba de contrainsurgente en Chiapas, matando indios. El tercer embuste se percibe cuando afirma que 30 millones de mexicanos que votaron por AMLO no son mayoría ¿A quienes consultó? ¿A las agencias gringas?
 
Parece que al cerebro de quien fue agregado militar en Washington (1956) le inyectaron el virus anticomunista irracional responsable de tanta masacre y dolor en el mundo. Sus neuronas no pueden hacerle entender que la gente votó rechazando a los gobiernos de derecha, precisamente. La única verdad a medias la expresa al referirse al resentimiento existente; pero la manipula al señalar como fuente a una forma de pensar. Sólo él y quienes le aplaudieron de pie, quieren ignorar que tal sentimiento es consecuencia del abuso, la persecución, fraudes, torturas, masacres cometidas durante los gobiernos a los cuales sirvieron décadas sin expresar la más mínima crítica, que se sepa. Actualmente, los RESENTIDOS son los ladrones del PRIAN y los grandes millonarios; están furiosos por no contar con la protección del Presidente para continuar incrementando sus privilegios de clase.
 
Este militar, representante de la SEDENA ante el Comité Especializado en Desarme y TERRORISMO, se lamenta que el presidente López Obrador “propicie decisiones estratégicas”. Esto, según él, “les preocupa y ¡les ofende!” porque sus VALORES “chocan con las formas con que hoy se conduce al país”. ¡Puf! Habría que preguntarle al señor General si la honradez, la justicia, la transparencia y el nacionalismo (enarbolados por el actual régimen) son contrarios a sus “valores axiológicos”. Si así es, entonces son una deshonra para la Institución armada. Su alocución es alarmante, principalmente cuando afirma: “el alto mando enfrenta, desde lo institucional, a un grupo de “halcones” que podrían llevar a México al caos y a un verdadero estado fallido”. ¿A quienes se refiere? Así sean sus hermanos de armas, o políticos y empresarios, su deber es denunciarlos, no tirar la piedra y esconder la mano. De su perorata se deducen las siguientes preguntas: ¿Cómo se ofende el Ejército? ¿Acaso porque ya no tiene la venia presidencial para masacrar abiertamente? ¿Hay enojo por la demanda de abrir sus archivos sobre su intervención en la Guerra Sucia, el 68 y el caso de los 43 normalistas, Tlatlaya, etcétera?
 
Reflexiones finales
 
  • Don Carlos comete DESLEALTAD hacia el Presidente y contra muchos soldados de tropa, al dar voz a quienes le enviaron a amenazar a millones de mexicanos con su ¿advertencia? Lo ocurrido en Culiacán, donde el operativo estuvo bajo el control de los señores de las armas, fue el primer aviso con tintes conspiratorios. El discurso de Gaytán es el segundo y manifiesta una insubordinación al Comandante Supremo cuando en lugar de ponerse a disposición del Presidente, lo hace al mando del Secretario de Defensa cuando dice “LO QUE HA BIEN TENGA QUE DETERMINAR”.
  • Muchos advirtieron a Calderón los riesgos de sacar a los milicos a las calles, dándoles funciones policiacas. Se le insistió que esa medida operativa, para ser eficaz, debería ser complementada con otras de la esfera social (garantizar los derechos humanos), política (meter en la cárcel a los verdaderos jefes de las mafias) y económica (actuar sobre los fondos empresariales y depósitos de los narcos). No lo hicieron y el resultado fue el desastre total: se multiplicaron la inseguridad y los tiraderos de muertos por doquier.
  • Antes de la llegada de los neoliberales, hasta las ventanas se dejaban abiertas por la noches. Hoy somos prisioneros voluntarios de nosotros mismos: transformamos en reclusorios a nuestras casas, centros de trabajo y escuelas. Entiéndase, aquí no se culpabiliza a los soldados de tropa (son pueblo) de la violencia criminal. Ellos cumplen las órdenes de aplicar los manuales de contrainsurgencia en contra del campesino (cuando defiende su tierra), el estudiante (al pedir escuelas), el trabajador (al exigir salarios justos), el periodista (al publicar la verdad), el artística crítico y los padres que buscan a sus hijos. A quien carga el fusil en los operativos se le impone, bajo pena de muerte la obediencia “debida”; con ese principio aprende a torturar y MATAR a quienes son señalados, desde arriba, como EL ENEMIGO a “suprimir”.
  • La militarización es inmanente al neoliberalismo, cuyo padre putativo es el coloso del NORTE. Eso no es bueno. Su tarea es garantizar la rentabilidad de las inversiones, sin importar el costo. Si alguien se opone a las “leyes de mercado” será derrocado, encarcelado o asesinado por o con el apoyo del Ejército. Consecuentemente de los gorilas adiestrados por el pentágono, no se puede esperar que se pongan a parir palomas de la PAZ; su naturaleza es engendrar muerte y dolor.
  • Al menos, quienes aplaudieron de pie al General Gaytán creen en el riesgo al sistema capitalista. No es así; AMLO está centrado en el combate contra la corrupción. No tiene planes destinados a violentar los “sacrosantos” valores burgueses de la libre empresa, la sobreexplotación (de los trabajadores), la propiedad privada y los privilegios individualistas. Ha respetado las concesiones y contratos y su gobierno no incluye expropiaciones o renacionalización de los bienes públicos privatizados.
  • La tropa debe saber que la llegada al poder de MORENA, muy probablemente evitó una insurrección social en la cual hubieran tenido que llenar de metralla los cuerpos inermes de millones de mexicanos. El Ejecutivo, al intentar humanizar la política por medio de la reconciliación y búsqueda de acuerdos, abrió una válvula de escape para evitar la explosión. Lamentablemente, esto poco importa a los Pinochet camuflados con medallas en el pecho. Ellos actuarán como sus amos los amaestraron.
 
Como sea, la 4T está siendo asechada. La derecha avanza logrando que MORENA se diluya en pugnas electorales y se olvide de su agenda SOCIAL. Por el lado de quienes votaron por el “cambio”, pocas posibilidades de unidad organizativa se vislumbran para alejar esos negros nubarrones. Pero aún hay tiempo.
  • Salon de usos multiples
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Ipax
  • Seguimos trabajando