Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Si la iglesia busca ser congruente, tendría que aceptar a las personas no importando su orientación sexual: activista Susana Jiménez

- Esta apertura ayudaría para que los chicos que crecen en familias religiosas pierdan el miedo y el sentimiento de culpa

?ngeles Godoy Morales Xalapa, Ver. 25/03/2012

alcalorpolitico.com

“Estoy convencida que dentro de la iglesia hay personas sensibles que pueden comprender este tipo de situaciones para abonar a que haya una cultura de la inclusión y la aceptación”, declaró la activista y comunicadora Silvia Susana Jiménez.

Reconoció que la iglesia católica es un protagonista importante y en la medida que se incida en este tipo de instituciones, podrán lograrse los cambios.

“Tenemos que impulsar estos cambios para que lo más rápido posible se den y esto se traduzca en que cada vez menos gente se sienta con el derecho de matar a otra persona por el simple hecho de que es gay, lesbiana o transexual; ya no tendrá el aval de una religión católica mayoritaria en nuestro país”.

Comentó que tuvo una audiencia con las autoridades católicas para establecer un diálogo franco donde se luche en la misma línea para terminar con la homofobia.

“Si la iglesia busca ser congruente con el mensaje del evangelio, tendría que incluir y aceptar a todo mundo sin importar su orientación e identidad de género y no condenar porque esa condena a la diversidad sexual favorece un clima que provoca este tipo de acciones de odio”.

Sin embargo, destacó que no dice que por culpa de la iglesia ocurran situaciones de homicidio, sino que favorecen el clima de rechazo.

“En ese sentido era mi acercamiento al arzobispado. El día del temblor me recibió el padre Suárez Rebolledo. Fui y pude hablar con él para exponerle esta situación”.

La también integrante del colectivo Las Muchas, señaló que el padre fue muy respetuoso y que le indicó que los medios de comunicación muchas veces exageran.

“Es evidente, incluso hemos visto videos donde los obispos y el Papa mismo condenan la homosexualidad, el lesbianismo, más allá de eso, quiero pensar que sí hubo una sensibilización en ese sentido me dijo que de ninguna manera la transexualidad es pecado”.

Añadió que el padre afirmó que es importante que la propia iglesia exhorte a los padres de personas con diversidad sexual, sobre todo para acepten a sus hijos tal cual son.

“Me parece un avance muy importante, habrá que seguir por este camino, por lo menos se abrió un diálogo”.

Concluyó diciendo que esta apertura también ayudará para que los chicos que crecen en familias religiosas a que pierdan el miedo y el sentimiento de culpa que muchas veces no les permite vivir su realidad tal cual.