Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Sin cumplir requisitos, exfuncionario de la Fiscalía será Contralor Municipal en Córdoba

- Además, Lauro Ramos tiene señalamientos desde 2012 de ser “protector” de Los Zetas

- Lo inculpó “jefe de plaza” tras ser detenido; no se sabe si hay investigación al respecto

- El alcalde morenista Juan Martínez Flores informó este lunes de su nombramiento

Apolinar Velazco Xalapa, Ver. 04/01/2022

alcalorpolitico.com

La auditoría de la administración del alcalde morenista de Córdoba, Juan Martínez Flores, estará a cargo de Lauro Ramos Olmos, a quien desde el 2012 le persiguen acusaciones de haber actuado como presunto “protector” del grupo de Los Zetas, en aquel municipio; y de carecer de experiencia en el ramo contable.

Ayer lunes, el edil cordobés dio a conocer que el exfuncionario de la Fiscalía General del Estado (FGE) sería el nuevo Contralor Municipal, por lo que bajo su cargo estará el control del uso de los recursos, el actuar del personal del Ayuntamiento y la forma en que se hacen las contrataciones en éste.

El artículo 68 de la Ley Orgánica del Municipio Libre establece que el titular de la Contraloría deberá contar con título profesional legalmente expedido y cédula profesional, afines a la naturaleza del cargo y con una antigüedad mínima de un año al día de su designación, Ramos Olmos es licenciado en Derecho en la Universidad Veracruzana (UV), maestro en Psicología Jurídica y Criminología y doctor en Derecho.



Y si bien el inciso II del numeral 73 Quater de la referida normatividad estipula que la formación académica debe ser en alguna de las áreas económicas, contables, jurídicas o administrativas, también agrega que se debe contar con experiencia profesional de, cuando menos, tres años en actividades afines.

En el caso del nuevo funcionario, conforme a su experiencia laboral, ha sido fiscal especializado en delitos Electorales y delitos contra la libertad de expresión; fiscal especializado para la Atención de Delitos Ambientales y contra animales; fiscal investigador en Fortín y de Distrito en Huatusco; y el año pasado fue candidato a la Presidencia de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH), sin que se advierta alguna relacionada con el control financiero.

Aunado a ello, los señalamientos que hizo en 2012 un presunto integrante de Los Zetas en Córdoba, cuando Lauro Ramos era agente del Ministerio Público en la “Ciudad de Los 30 Caballeros”, ponen en duda su integridad para el cumplimiento de las funciones de prevención, detección, combate y sanción de la corrupción, que la Ley municipal estipula para este encargo.



En octubre de ese año, dentro de la investigación ministerial 947/2012/VER-FIEAFTVS-10, el entonces jefe de plaza de Los Zetas en Córdoba, Ignacio Valdés Ramírez, alias “El Chilango”, declaró que Lauro Ramos Olmos era quien operaba la protección a este grupo por instrucciones del entonces subprocurador Marco Antonio Lezama Moo.

En su declaración ministerial, tras su aprehensión por parte de la Marina días antes en el puerto de Veracruz y acusado de portación de armas largas, posesión de cocaína y mariguana para su venta al menudeo, “El Chilango” sostuvo que “esta persona también trabaja para nosotros Los Zetas, a él le pagábamos la cantidad de 20 mil pesos mensuales, es quien nos atendía en su oficina para entregarnos los oficios y liberar el vehículo o los detenidos”.

En el relato ante la autoridad procuradora de justicia apuntó que “en su oficina yo personalmente le entregaba dinero de su nómina, también nos informaba inmediatamente si aseguraban algún tráiler de nosotros, vehículo o compañero de Los Zetas”.



También indicó que, “además les explicaba la forma en que debían declarar en su oficina o ante cualquier autoridad que los detuviera para que no delataran a otros miembros de Los Zetas…”.

Estas acusaciones, que hasta ahora no han tenido ninguna consecuencia penal y se desconoce sobre alguna indagatoria hacia Lauro Ramos Olmos, podrían representar un “tropiezo” en el inicio del Gobierno Municipal de Juan Martínez Flores y su Cabildo, quien ya dio su “bendición” al nombramiento del titular del Órgano Interno de Control del Ayuntamiento de Córdoba.