Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Sólo Yunes Linares hace declaraciones y además, confiesa que dicta los boletines

- No desmintió que el General Martín Cordero haya sido “levantado”, sólo que él dictó que estaba en su casa

- Reporteros reclamaron que ningún funcionario ni el Fiscal hacen declaraciones y dijo: “aquí habla el Gobernador”

- Para que no hablara Winckler, dijo a la prensa que le pregunten a la Juez

Alejandro ?vila Veracruz, Ver. 11/04/2017

alcalorpolitico.com

“A ver, aquí habla el gobernador”, sentenció Miguel Ángel Yunes Linares,luego de ser cuestionado por los reporteros de que sólo hablaba de los temas que él quería, aunado al silencio de diputados e integrantes del gabinete panista.

Al término del acto protocolario donde se dio la bienvenida a la Policía Militar a la entidad, misma que ya llevaba tres días trabajando en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, los representantes de los medios de comunicación corrieron hacia el estrado para obtener las impresiones de la autoridad estatal y tratar otros temas.

Hábilmente, el Gobernador hizo un círculo de charla con el secretario de Seguridad Pública, Jaime Téllez Marié y su hijo el alcalde de Boca del Río, Miguel Ángel Yunes Márquez; incluso, se logró colar el alcalde de Medellín, Luis Gerardo Pérez Pérez. También estuvo presente el fiscal, Jorge Winckler Ortiz.



Rogelio Franco Castan no fue invitado y en todo momento se le vio distante del resto de los servidores públicos; apartado, parecía el niño castigado de la clase.

Al ver que la plática iba para largo, los reporteros fijaron su atención en Jorge Winckler, a quien le pidieron un par de minutos para hablar sobre la liberación de los peruanos inmiscuidos en la balacera en Xalapa, a lo que el “Fiscal Millenial”, acotó, “hoy es tema de la policía”, repitiéndolo muchas veces como si se tratara de un rezo.

Ante la insistencia, el Gobernador salió en su defensa expresando “los peruanos fueron entregados al Instituto Nacional de Migración y serán deportados (…) sí pero no los liberó el Fiscal, los liberó una Juez (…) no, no por mala integración, por un criterio que nosotros no compartimos”.



Nuevamente, los ojos de los reporteros se enfocaron en Miguel Ángel Yunes Linares, quien apresuró el paso y se dirigió hacia su camioneta aferrándose a la frase: “son 400 elementos de la Policía Militar los que acaban de llegar, estamos muy contentos”.

-¿Por qué no deja hablar al Fiscal? - le cuestionaron
-Pregúntenle a la Juez - decía el Gobernador.
-¡Pero le estamos preguntando a usted!- asestó un reportero.
-Pregúntele a la Juez- repetía Yunes Linares.



Sin haberlo planeado, pero como estrategia de ataque, los reporteros acorralaron al Gobernador en la calle Aquiles Serdán, aunque el Mandatario quiso buscaba ayuda para librarse de la prensa, fue demasiado tarde y tuvo que contestar el bombardeo de preguntas.

Recordó que se encuentra en creación una nueva policía municipal y sólo hasta que esta corporación sea constituida con todas las garantías, la Policía Naval y la Policía Militar, dejarán la entidad.

Del mismo modo, tuvo que responder acerca de la falta de concordancia entre lo publicado en boletines y lo que declaran las autoridades, porque no es la primera vez que desmienten al Gobernador.



Tal es el caso de los mandos navales y militares como el Comandante de la Primer Región Naval, Fernando Arturo Castañón Zamacona y el General Martín Cordero Luqueño, éste último negando que fuera privado de su libertad como aseguró el Gobierno del Estado en un boletín que, afirmó Yunes Linares, él mismo dictó,
"Lo que usted dice no es cierto. Yo di el boletín, yo lo dicté, y lo que se dijo es que el titular de Tránsito está en su casa, en buenas condiciones de salud".

Ante el incesante número de preguntas y constates interrupciones, el Gobernador recalcó ya molesto “tenemos que cambiar el modelo de comunicación, preguntan y yo respondo”

-¿Pero si va a responder todo?- le preguntaron.
-Pues aquí estoy- acotó Yunes Linares.
-Es que los demás secretarios no hablan- le reprochó un reportero.
-Pero habla el Gobernador; a ver, aquí habla el Gobernador- dijo tajante el panista.

Minutos más tarde, al haber sido despejadas varias dudas, mientras que otras aún quedaban en el aire, Miguel Ángel Yunes dio por terminada la sesión con la prensa y se abrió paso entre los reporteros, fotógrafos y camarógrafos; caminando por fin hacia su mesa acostumbrada en conocido café de la calle Aquiles Serdán y Gómez Farías.