Ir a Menú

Ir a Contenido

Veracruz
Universidad Anahuac

Seccin: V?a Correo Electr?nico

Sucesión: los que la hacen, no la pagan

Rafael Arias Hern?ndez 23/05/2016

alcalorpolitico.com

Final a menos de 191 días y a 13 de elecciones. Inocultable delincuencia electoral y desvío de recursos públicos, muchos para carísimo linchamiento mediático del principal opositor. Más debilitamiento y destrucción de instituciones. Más pobres, hambrientos e inseguros.
 
LA VIGA EN EL OJO PROPIO.
 
Saben que están obligados a pagar, pero no dejan de saquear, endeudar e intentar privatizar.
 
¿No qué no deben, a casi todos? Tan solo en el caso de la UV. Hasta Gobernador, con el Secretario de Gobierno y el de Finanzas, en coro o en romántico trío, llegaron a negar, importantes cantidades pendientes de pago. Incluso, se atrevieron a reclamar deudas imaginarias e impuestos supuestamente pendientes.
 
Negaron, mintieron, brincaron, patalearon para al final, hacer el ridículo y tener que reconocer que parte de la deuda pendiente, tenía a su vez que destinarse al pago, también pendiente de impuestos federales; y llego el SAT para salir en la foto y en el pago.
 
Y claro que siguen debiendo. Por cierto, ¿cuál es el total- total, de la deuda pública estatal, dónde están inversiones y obras públicas requeridas por la ley?
 
Misterio, silencio, verdad a medias y mentira en partes.
 
¿A dónde ha ido a parar, más de un billón de pesos presupuestados en los últimos doce años?
 
Sin duda una buena parte sigue sin explicación ni justificación. Veracruz no crece y se empobrece. ¿Y los miles de millones de pesos desaparecidos?
 
Lamentable irresponsabilidad, ineficiencia y delincuencia de muchos titulares del despacho, sin duda operadores y cómplices, presuntos responsables y prófugos potenciales. ¿Ahora que explicación y justificación tienen los funcionarios aludidos y exhibidos?
 
Y además, lo que no puede ni debe pasarse por alto. ¿Qué dicen al respecto los encargados de la supuesta fiscalización oficial en el estado?
 
Obviamente que hay responsabilidades y culpabilidades que exigir, tanto a la lavandería de la Contraloría, como al Órgano de Simulación Superior y a la omisión (que no comisión), de vigilancia del Congreso estatal.
 
¿Para qué sirve su pretensioso y costoso trabajo?
 
Hechos contundentes demuestran que sirven para dos cosas, para eso y para nada; o para encubrir y simular.
 
Respecto a crisis de instituciones estatales ¿Quiénes mintieron, mienten y mentirán? ¿Qué del IPE, UV, y las dependencias gubernamentales endeudadas, debilitadas y quebradas?
 
Y hay que insistir. ¿Adónde han ido a para miles de millones de pesos del presupuesto oficial burlado y despojado?
 
DISTRACCIÓN Y LINCHAMIENTO MEDIÁTICO.
 
No es obligado aceptar y menos justificar, descarado y ofensivo encubrimiento y protección a responsables y culpables.
 
Asombra, la convenenciera actitud de algunos profesionales del servilismo y la abyección que, sin duda, ya son los primeros en el arte de la fuga y en echarle la culpa a otros, incluyendo el jefe, sobre todo cuando deja de serlo.
 
Notorias ineptitud y complicidad dentro y fuera del gobierno, sobre todo de conocidos políticos y representantes públicos, de padecidos medios y comunicadores mercenarios dedicados a la exaltación y escándalo de otros temas, al servil linchamiento mediático y a cobrar, bien y con puntualidad, por sus servicios; pero no a reclamar lo que se ha quitado, quita y se sigue despojando a millones de veracruzanos, cada vez más limitados y sacrificados.
 
Para no ir muy lejos, basta dar seguimiento a lo que dicen y, sobre todo a lo que hacen, para comprobar las múltiples formas con las que se prestan a ayudar a desviar la atención; y al final, se desocupan y apoyan a maleantes que hoy, no conformes con ser intocables se reciclan y hasta regresan al lugar del crimen, a un cargo en el gobierno.
 
Resultando, que no se logre exigir ni reclamar, a conocidos y padecidos delincuentes de aquí, ahora y en el gobierno, para que no sean procesados y castigados. Minimizan y contribuyen a distraer y olvidar, para dar continuidad a impunidad.
 
Vemos lo que queremos ver. Ciegos, sordos y mudos ignoramos, toda o parte, de la realidad que se repite y complica.
 
Pero la culpa no es de la realidad. La responsabilidad es nuestra. Por desinterés o costumbre, ignoramos y desatendemos realidades, deformamos y manipulamos signos, lenguajes y mensajes que dicen y muestran, de muchas formas, que el o los problemas al no atenderse no se resuelven y, más bien, se complican y crecen, hasta desbordarse y rebasar los conocidos y acostumbrados límites de presencia o tolerancia, hasta convertirse en inocultable e imparable reclamo y justificada inconformidad social.
 
Ahora resulta que se esfuman recursos y no pasa nada; pero eso si en la cara y renovada pista del circo de la fiscalización oficial, se anuncian a las fieras de las tijeras del procedimiento administrativo disciplinario, al falso sistema anticorrupción que es, más bien, una nueva versión de simulación, distorsión y entretenimiento.
 
OTROS INEPTOS Y CORRUPTOS INTOCABLES.
 
El colmo, abrir la puerta y aprobar procesos llenos de inconsistencias de simulada transparencia y fantasiosa rendición de cuentas. O del tan presumido como anunciado, tan incompleto como simulador, nuevo sistema anticorrupción.
No hay profesionalismo ni responsabilidad en supervisores y controladores.
 
Preocupa mucho que los causantes y responsables siguen impunes, junto con los lavadores y fiscalizadores.
 
Unos y otros nunca son llamados o requeridos, acerca de las múltiples fallas detectadas, padecidas y hasta denunciadas.
 
No pasa nada, nadie responde. Todos se hacen los occisos y ausentes. Olvido y conformismo, justificaciones y pretextos, a nadie preocupa y ocupa.
 
Sorprenden, personajes en puestos claves. Como “el probo profesional encargado de la lavandería, de incuestionada calidad moral y de sorprendente ética profesional”, de riqueza y conflicto de interés inexplicables; así como “el minusválido a conveniencia” del órgano de simulación superior quien no ve, ni oye ni atiende, ni encuentra nada, excepto a los pocos de la morralla que exhibe y dice que castiga; y de los disque representante populares, de la omisión de vigilancia del no poder legislativo, mejor ni hablar.
 
Vigilantes, fiscalizadores, supervisores, revisores, interventores y demasiados encargados de erradicar ineficiencia y delincuencia, simulan, hacen como que hacen y todo lo permiten. ¿Continuidad o cambio?
 
*[email protected]:VeracruzHoydeRafaelAriasHdez
 
  • Seguimos trabajando
  • Salon de usos multiples
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Ipax