Ir a Menú

Ir a Contenido

Prevencion de la extorsion telefonica
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Teme Iglesia que despenalización del aborto gane terreno en México

Administrador de Arquidiócesis de Xalapa, José Trinidad, alertó que SCJN analiza despenalizar en Coahuila y Sinaloa

Apolinar Velazco Xalapa, Ver. 05/09/2021

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Al afirmar que en México actualmente se amenaza la vida, el obispo de Papantla y administrador apostólico de la Arquidiócesis de Xalapa, monseñor José Trinidad Ortiz, pidió a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), no aprobar la despenalización del aborto en Sinaloa y Coahuila.

Desde la Catedral Metropolitana y durante la homilía, recordó que la interrupción del embarazo ya está vigente en Distrito Federal, Oaxaca y Veracruz, y ahora los integrantes del máximo Tribunal Constitucional del país, lo pretenden hacer en dichas entidades federativas.

“En estos tiempos en México las amenazas para la vida con la despenalización del aborto en algunos lugares, ya se ha hado en algunos lugares como el Distrito Federal, Oaxaca, y sucedió también en nuestro Estado, y ahora parece que los ministros de la SCJN algo analizar sobre el derecho a la vida en Sinaloa, la penalización del aborto en Coahuila”, manifestó en su homilía.



Trinidad Ortiz dijo que a la Iglesia Católica le preocupa la “cultura de la muerte” y no escuchar a Dios y su palabra, porque no hacerlo, apuntó, desvirtúa la realidad y dignidad humana.

Recordó las palabras del Papa Benedicto XVI en su visita a Aparecida, Brasil, en 2007, donde se llevó a cabo la quinta Conferencia del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, en las que afirmó que un sociedad que excluye a Dios, falsifica el concepto de la vida y fomenta la cultura de la muerte.

“Ya no entiende bien la realidad y va por caminos equivocados y con recetas destructivas. Una sociedad donde no le hacemos lugar a Dios, hay muerte, la cultura de la muerte en el mundo, las guerras, la violencia”, reiteró monseñor.



El administrador apostólico afirmó que Dios no quita a los humanos su autonomía para vivir en el mundo, pero insistió que incluirlo en la realidad de la sociedad, puede hacer del mundo un lugar de paz y armonía, en paz sin guerras y violencia.