Ir a Menú

Ir a Contenido

Semana de la Ciencia
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

En La Perla

Tienda DICONSA y cocina comunitaria de Metlac Solano ya no funciona: Pobladores

- Las mujeres que atendían la cocina ya no quisieron trabajar

- La Cruzada Nacional contra el Hambre es un buen esquema, pero no incluye a todas las familias de las comunidades, explican

Miryam Rodr?guez Hern?ndez La Perla, Ver. 09/03/2014

alcalorpolitico.com

La tienda DICONSA que fue instalada en la comunidad Metlac Solano como parte de la Cruzada Nacional contra el Hambre, así como la cocina comunitaria que inauguró Alberto Silva cuando era secretario de Desarrollo Social (SEDESOL) del Estado; ambas ya no funcionan, así lo dieron a conocer mujeres que viven en esta zona.

Según lo dieron a conocer mujeres de esta zona, quienes acudían a comprar a esta tienda porque los productos de la canasta básica eran más baratos, ya no lo pueden hacer, toda vez que la tienda ya no funciona.



“Íbamos a esa tienda a comprar que era más barato el frijol, la azúcar, el arroz y lo comprábamos ahí para que nos rindiera un poco más el dinero, pero pues esa de Metlac ya se cerró, ahora debemos buscar otra tienda pero más lejos”.

Sobre la cocina comunitaria que el 4 de septiembre del 2013, inauguró en ese entonces titular de la SEDESOL estatal, Alberto Silva, ya tampoco está en funciones, según lo dijeron las mujeres entrevistadas, quienes la tenían a cargo ya no quisieron trabajar.

“Se les dijo a las mujeres que si ellas no querían trabajar entonces que les dieran el lugar a otras que sí quisieran, que pusieran otra muchacha que pudieran llevar ésta, pero pues se enojaron. Esta cocina era para que la gente comiera más saludable, pero la verdad no funcionó”.



De igual forma indicaron que la Cruzada Nacional contra el Hambre es un buen esquema, pero que no incluye a todas las familias de las comunidades a donde llega, o si les dan el apoyo es mínimo como para salir de la marginación y pobreza.

“En mi casa hay dos madres solteras que son mis hijas, mi marido está enfermo y yo soy quien mantengo mi casa, pero pues ahora que pasaron los de la cruzada me dieron sólo 20 tablas, pero no me dieron el baño como a otros. Sí sirven las tablas para medio componer la casa, pero pues es poco para dejar de ser pobre”, indicó Magdalena González, una de estas mujeres.