Ir a Menú

Ir a Contenido

Prevencion de la extorsion telefonica
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Títulos digitales, comprar computadoras a alumnos y más espacios para UV, plantea Héctor Coronel

- El actual director de Administración Escolar aspira a la Rectoría

- Se requiere vinculación y generar recursos pero UV ya tiene “funciones sustantivas” de ley

- Falta profunda revisión a problemas de docentes e investigadores

- Propone fondo para comprar equipo a jóvenes y docentes que lo requieran

Teresa Arroyo /Guadalupe H. Mar Veracruz, Ver. 09/07/2021

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Las finanzas en la Universidad Veracruzana (UV) no representan un problema y aquel que llegue a la Rectoría podrá operar financieramente para garantizar los salarios de los trabajadores, lo que sí deberá modificar son los esquemas derivados de la pandemia para cubrir los tiempos no presenciales en la Universidad, de tal manera que se dé certeza tanto a los alumnos como a los académicos en el proceso enseñanza-aprendizaje, afirmó el doctor Héctor Francisco Coronel Brizio, aspirante a dirigir la institución para el periodo 2021-2025.

El actual director general de Administración Escolar de la UV reconoció que un problema importante que enfrenta la Universidad es el relacionado con el MEIF, que debe de ser flexible, multimodal y transversal, de acuerdo con las necesidades de los programas educativos que se tienen en estos momentos para que el estudiante elija qué materias y en dónde las va a cursar, como funciona en otras universidades del extranjero.

Estos temas, al igual que otros, se resumen en 10 puntos que conforman su plan de trabajo, del que dijo, “no surge de ninguna especulación, ni de moda”, emerge de las funciones sustantivas de la Universidad Veracruzana.



“La Universidad tiene una función muy clara que cumplir y es brindar educación de calidad y claro, hay otras funciones: la extensión, la investigación pero eso está en la ley, eso es lo que tiene que hacer la Universidad y ante los nuevos escenarios tenemos que buscar de qué manera vamos a cumplir con esas funciones sustantivas y eso es lo que fundamenta nuestro programa”, explicó el maestro en Estadística e Investigación de Operaciones por el Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas, de la UNAM.

¿Quién respalda su registro como aspirante a la Rectoría?



“Nadie, solamente mis estudios, mi experiencia y los años que llevo trabajando en la Universidad, es lo único que me respalda y creo que es mucho”.

¿Qué lo motiva a buscar la Rectoría de la Universidad?, se le preguntó al Doctor en Filosofía (Ph.D) por el Departamento de Matemáticas y Estadística de la Universidad Simon Fraser de Columbia Británica, en Vancouver, Canadá.

“Aspiro porque he visto o me he percatado de una diversidad de asuntos que requieren atención en la Universidad y que derivado de la pandemia y de este cambio que hemos vivido actualmente, me he dado cuenta que se requiere un enfoque científico para resolver sus problemas, es decir, en la Universidad no estamos en estos momentos como para que cambie toda la situación, todo lo que se ha hecho, hay muchos logros importantes pero lo que se haya hecho cambia a partir de este asunto de la pandemia”.



“Ante estas circunstancias me doy cuenta que hay un lugar para los juicios razonados, para los juicios científicos, para buscar respuestas, uno cuando estudia o se dedica a la investigación, se entrena para identificar problemas, para hacer planteamientos y para resolver, entonces creo que es una oportunidad importante para profesionalmente resolver problemas que podemos atender utilizando la ciencia y además es un orgullo, desde luego, ser Rector de una Universidad tan prestigiada como la Veracruzana, yo me siento orgulloso de ser hijo de la Universidad porque la mejor prueba para mí, es que tengo la calidad con que me formaron mis maestros”.

Hay quienes sostienen que el próximo Rector debe reunir dos experiencias: la profesional y la académica, ¿cuál es su punto de vista al respecto y por qué sería usted la mejor opciónpara dirigir los destinos de la Universidad?



“Yo creo que cumpliendo los requisitos establecidos por la ley, cualquier compañero o compañera puede participar; a la Junta de Gobierno le corresponde determinar la idoneidad de uno de los candidatos, que eso es lo que tienen que valorar, en mi caso, bueno, yo creo que estamos ofreciendo un proyecto que tenemos en mente que no es demagógico, es un proyecto viable porque si no lo hiciéramos así, sería faltarle el respeto a nuestros compañeros, a la Universidad Veracruzana y a la comunidad universitaria que se ha distinguido siempre por ser crítica, por ser altamente intelectual, entonces salir a la Universidad con un proyecto demagógico creo que no sería correcto”.

“Creo que somos una buena opción en ese sentido pero somos la mejor opción porque sabemos comprometernos, la gente que nos conoce sabe que cumplimos nuestros compromisos, que no tenemos otro interés que servir a la Universidad y avanzar porque nuestra formación así nos motiva a hacerlo, a producir resultados y porque realmente estamos planteando el avanzar dentro de lo que son las funciones sustantivas de la Universidad, creo que eso es muy importante”, dijo.

Otros también están buscando llegar a la Rectoría, ¿qué opina de que en esta ocasión haya tantos aspirantes? En un tono sereno y sin dejar de hacer movimientos con sus manos, respondió:



“Es una gran oportunidad para ejercer nuestra autonomía, participar en este proceso y pues la mejor de la suerte para todos. Yo creo que este proceso debe de ser una fiesta para la Universidad, es una oportunidad en la que los académicos, o los que deseen servir a la Universidad, se registren, participen y ofrezcan lo mejor de sí mismos a la comunidad universitaria y a la sociedad”.

Si usted fuera el seleccionado por la Junta de Gobierno ¿invitaría a otros de los aspirantes a sumarse a sus proyectos o retomaría algunas de las propuestas que ellos han planteado?

“Nuestra visión es incluyente, nuestra visión no excluye a nadie, porque nosotros en todos vemos compañeros, vemos académicos respetables, no vemos competidores, aquí lo que puede estar compitiendo son ideas quizá pero en todos y cada uno vemos amigos y vemos académicos respetables y desde luego que es una visión incluyente, yo creo que la Universidad tiene que hacer uso de sus mejores hombres y mujeres para salir adelante y si ellos y ellas están dispuestos a participar bienvenidos, en ese sentido no habría ningún problema de que participaran o que se incorporaran”.



El académico con 33 años de antigüedad en la UV retomó el tema del plan de trabajo que entregará a los integrantes de la Junta de Gobierno y recalcó:

“No hay que olvidar que estamos proponiendo acciones, teniendo como ejes las funciones sustantivas de la Universidad, porque eso es lo que tenemos que hacer y repito, he escuchado opiniones muy válidas y muy interesantes, por cierto, sobre la vinculación y todo, desde luego que hay que vincularnos, desde luego que hay que buscar recursos, desde luego que hay que hacer todas estas acciones que permitan que la Universidad se allegué de recursos, que participe en el desarrollo del Estado en lo que a la Universidad le corresponde pero sus funciones sustantivas ahí están en la ley y como decíamos hace un momento de la vinculación, está marcado perfectamente en el artículo 5°, es decir, no hay nada más a discutir, simplemente cumplir la ley”.

Con esa experiencia que le dan sus 33 años de servicio en la Universidad, ¿cómo resume su propuesta de trabajo?



“El plan de trabajo se resume en diez puntos que a continuación enumeraré:

“Primero, se debe de continuar con acciones de mejora en actividades de docencia e investigación que realiza la Universidad, generando adecuadas condiciones administrativas y normativas, así como una profunda revisión de los problemas que ya enfrentan nuestros distinguidos académicos, derivadas de los nuevos escenarios que estamos viviendo y que irán marcando nuestro futuro”.

“El segundo aspecto tiene que ver con impulsar la gratuidad progresiva y la ampliación de la oferta en opciones educativas y en espacios, en cumplimiento de las obligaciones sociales de la Universidad y conforme a lo dispuesto en la Ley de Educación Superior, todo ello, en coordinación con las autoridades educativas, estatales y federales.



“El tercer punto se refiere precisamente a revisar y adaptar nuestro modelo educativo a las condiciones actuales y el escenario futuro, con criterio flexible y multimodal, considerando procesos de enseñanza-aprendizaje que incorporen actividades tanto presenciales como a distancia. No de modo unilateral, sino con la participación de los involucrados alumnos- docentes, aprovechando para ello el liderazgo experto de nuestros académicos en el área educativa y ligada a las necesidades particulares de nuestros programas educativos.

“Otro punto que se debe atender de manera importante, es el relacionado al trabajo y la actividad en el área de las artes que tanto prestigio han dado a la Universidad Veracruzana, para lo cual habremos de puntualizar lo necesario, sobre todo porque lo hemos dejado un poquito, en parte debido a la pandemia, pero creo que hay que retomar este liderazgo de artes que la Universidad siempre ha tenido y del que estamos muy orgullosos.

Promover y gestionar el acceso a fuentes de financiamiento externo en apoyo a las funciones de investigación, docencia, gestión, vinculación y desarrollo tecnológico y diseñar los esquemas de financiamiento para la adquisición de equipos de cómputo por parte de estudiantes y del personal académico que así lo requieran, sería el quinto punto contemplado en el plan de trabajo, comentó el investigador de la facultad de Física e Inteligencia Artificial.



Algo también muy importante que se debe de impulsar, a decir del aspirante a la Rectoría, es el punto seis, que tiene que ver esencialmente con mantener finanzas sanas para la atención de los servicios de soporte al trabajo académico, servicios de apoyo a estudiantes y asegurar el pago puntual de los salarios de los trabajadores de la institución.

En este punto, Coronel Brizio, contextualizo un poco más al afirmar:

“Si bien la Universidad recibe recursos federales, estatales y los recursos propios que obtiene por servicios, necesitamos un recurso que la Universidad baje, para eso a través de proyectos de investigación, de convenios de servicios y de todo eso, hay que hacer una capacitación porque nuestros académicos saben mucho de esto, darles la oportunidad de hacerlo y darles todo el apoyo, eso es lo que necesitamos impulsar, que todo académico ingrese recursos a la Universidad para financiar investigaciones, equipos y proyectos, lo que se requiera debe ser apoyado”.



Lo anterior conlleva a lo que sería el punto siete, que habla sobre administrar los recursos en forma eficiente y eficaz, con transparencia, honestidad y rendición de cuentas, esto permitirá –añadió- fortalecer los sistemas internos de evaluación y control.

La modernización y descentralización de los procesos administrativos de mayor impacto regional en beneficio principalmente de los estudiantes y académicos; lo contempla el punto número ocho del proyecto y se refiere a extensión de la automatización de trámites y servicios, consolidando la integración de los sistemas de información institucional para transitar a una Universidad digital en este rubro. Por otro lado, descentralizar con racionalidad los procesos administrativos que se requieran en las regiones y campus universitarios, reconociendo sus diferencias regionales.

¿Podría abundar más en esa modernización y descentralización a la que se refiere en el punto ocho? Se le pidió al también integrante del Sistema Nacional de Investigadores.



“En esta modernización tendría que ver lo de la firma electrónica, es parte de un proyecto de simplificación de trámites, por ejemplo nosotros en la Universidad seguimos dando el título tradicional, es un asunto cultural el tener el título físico, pero en cualquier momento podemos generar un título digital que no va a ser tan bonito como el físico, quizá no va a gustar, pero aquel egresado que le urja su título porque al trabajar se lo están requiriendo, o está concursando por una plaza o por cualquier otra cuestión, no le va a importar el papel, lo que quieren es demostrar que lo tiene, van a poder generar su título electrónico y decir aquí está y es tan válido como el otro, solamente es cuestión de que lo echamos a andar”.

El punto nueve del plan de trabajo, se contempla que la Universidad debe de ser un espacio libre de violencia, entonces se debe consolidar una política de protección y respeto, así como el establecimiento de un canal para brindar apoyo inmediato en los casos en que pudiera presentarse violencia de cualquier tipo entre miembros de la comunidad, mediante una línea directa al Rector, independientemente de la observancia del protocolo respectivo.

Esto significa, detalló, que acabar con el problema de la violencia de cualquier tipo, implica una educación que tiene que permear en hombres, mujeres, en todas las personas, eso puede llevar tiempo, pero mientras tenemos que resolver a quienes se sientan en peligro, hay que darles una respuesta inmediata y yo creo, que eso es lo menos que podemos hacer para proteger a nuestra comunidad.



Finamente el punto diez, es el establecer estrategias para promover el egreso de los estudiantes y disminuir las bajas definitivas tanto por razón estatutaria, como por deserción.
¿Qué significa esto?, se pregunta y responde al mismo tiempo.

El egreso debemos promoverlo, quizá modificando el estatuto de los estudiantes, de manera que se disminuyan las bajas definitivas por causas estatutarias, habría que hacer una revisión de este asunto, pongo un ejemplo, no es lo mismo un joven que sea un mal estudiante y que causa baja porque reprobó muchas materias, a un joven o una joven con buen historial académico que quizá deja de inscribirse porque tuvo un problema familiar, un problema económico, es decir, no ha cometido ninguna falta escolar y entonces simplemente no puede inscribirse, claro habría que hacer las previsiones para evitar que tengamos población pendiente de atender.

El aspirante aclaró que, en este proyecto de trabajo, participan académicos de diversas disciplinas que coinciden con la misma visión que él para cumplir con esas funciones establecidas en la ley, e implementar estrategias que permitan modernizar y descentralizar los servicios con racionalidad, en materia administrativa como académica.



¿Cómo sería la relación con los sindicatos en caso de llegar a la Rectoría? Se le cuestionó al menor de cuatro hermanos y padre de una hija y un joven universitario.

“De entrada, lo único que puedo decir es que la Universidad tiene que proteger, buscar los medios que mejoren sus condiciones, sin dañar a nadie, sin causarle problemas a nadie, si los sindicatos están para defender los legítimos derechos de los trabajadores, la intención nuestra en ningún momento, ninguna de nuestras acciones, puede percibirse como la afectación para ninguna parte. En el caso de la nueva forma de enseñanza, si habrá que platicar con los maestros y quizá con los representantes para establecer criterios sí fuera necesario, pero sería simplemente para sacar adelante la operación, no veo yo ninguna situación de conflicto finalmente se persigue lo mismo”.

Sobre la administración de la Rectora Sara Ladrón de Guevara, comentó:



“Yo creo que hay una serie de indicadores que pueden consultarse para que cada quien se forme un juicio de esta gestión, han habido avances importantes en la Universidad, creo que hay muchas cosas que hay que continuar sacando adelante, independientemente quién sea el Rector o Rectora por ejemplo el 97 por ciento de nuestra matrícula están en programas educativos que tienen certificación de algún organismo, eso muy importante porque habla de la calidad de los esfuerzos y que se hacen, también a nivel de programa educativo, a nivel de facultad el compromiso de las autoridades y maestros para sacar adelante estás acreditaciones, no es algo que haga una sola persona, realmente se requiere del esfuerzo de todos.

“Entonces estamos en esa idea de que hay muchas cosas que hay que continuar y modificar en función de estos nuevos tiempos, decíamos se había venido dando en función de docencia, de cierta manera viene la pandemia y nos cambia todo y en ese momento nos obliga a retomar estas acciones, entonces yo creo que es un balance positivo, pero finalmente los indicadores de gestión están ahí, en el último informe de la Rectora hizo un balance también de su gestión y queda ahí para que cada uno, universitarios o la sociedad en general, se forme su mejor criterio o juicio”.



Otros aspirantes aseguran que la UV se ha quedado rezagada e incluso no está compitiendo con otras universidades del país, ¿coincide usted con ellos en ese sentido?

“Yo creo que las universidades deben de crecer para dar más oportunidades a más gente, no estoy muy seguro que estemos rezagados en crecimiento, la matrícula va creciendo de acuerdo a las posibilidades financieras de la institución y tiene que crecer también con responsabilidad, porque tenemos que ofrecer educación de calidad, como decía hace un momento este nuevo modelo, esta nueva situación a la que nos enfrentamos, nos lleva a establecer a la mejor algunas propuestas que insisto, tienen que ser validadas por la comunidad, pero esta combinación de clases presenciales y no presenciales, seguramente puede dar la oportunidad a la generación de más espacios para los jóvenes, entonces en ese sentido la solución también está en esto.

“Lo que se necesita incrementar, son los espacios que oferta la Universidad, la matrícula como se ha venido manejando crece a distintos ritmos, a veces crece la matrícula y no nada más en la Universidad Veracruzana, en universidades en donde haya este tipo de modelos, hay un crecimiento y una variación natural de la matrícula, a veces disminuye, a veces sigue, sube porque hay un egreso de estudiantes y en el inter algunos se van quedando, se van retrasando, entonces yo prefiero hablar de espacios y creo que nuevos espacios, se pueden generar a partir de esta nueva concepción de la atención a los estudiantes, tanto en modo presencial como no presencial.



¿La Universidad está preparada en este momento para el regreso a clases, en las dos modalidades presencial y virtual?

Estamos proponiendo que exista un fondo para financiar la compra de equipo de cómputo para jóvenes que así lo requieran, o maestros que así lo requieran, apoyarlos para esas compras, de alguna manera establecer esos mecanismos dentro de lo que la norma permite, para que puedan tener acceso a este tipo de servicios, usted me hablaba del problema de conectividad es cierto, pero es cuestión de destinar recursos para este asunto, actualmente la Universidad está trabajando en conexiones de internet vía satelital, entonces eso siempre es una opción que tenemos para ampliar el servicio de nuestra red a distintas partes.

¿Cómo se resolvería?



No es tan fácil conectarme por Zoom o por WhatsApp y que me vean en el pizarrón y darles la misma clase que les doy con estudiantes presenciales, hay que buscar estos mecanismos y eso creo son las academias en las facultades quienes tienen que definir qué cosa es lo que realmente se va hacer y nosotros tenemos que recoger esas ideas y articularlas y echarlas andar y apoyarlos para que sí funcionen, al mismo tiempo determinar de qué tamaño es el problema, buscar el financiamiento y resolverlo, el problema más grande creo que es en términos de operar bajo estas nuevas circunstancias, que este modelo educativo de la Universidad sea benéfico para alumnos, maestros y los investigadores también, ese es el reto.

¿Cuál sería el mensaje a los integrantes de la Junta de Gobierno?

De antemano saben que tienen la confianza de toda la comunidad universitaria y de la sociedad y nada más reiterar esa confianza en ellos, no existe la menor duda de su imparcialidad y harán su mejor juicio en beneficio de la Universidad.



En lo que se refiere la comunidad universitaria, Coronel Brizio precisó que la función del Rector es ser antes que nada un compañero, es decir, un transitorio coordinador del esfuerzo de todos, por ello se comprometió que, si es designado por los integrantes de la Junta de Gobierno, mantendrá un diálogo directo y permanente con la comunidad para resolver los problemas que conoce muy bien por ser parte de esa colectividad universitaria.