Ir a Menú

Ir a Contenido

Prevencion de la extorsion telefonica
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Tras un año de pandemia, viene otra crisis por embargos y cobranzas: COPARMEX

- El vicepresidente de la Confederación, Eduardo Blanco, afirmó que en Xalapa cerraron más de 500 negocios

- Autoridades no verificaron comercios y la Capital regresó el semáforo rojo

ngel Camarillo Xalapa, Ver. 09/07/2021

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos


Tras las bajas en ventas, persistencia de impuestos, cuotas y aumento en precios de insumos, el empresariado resentirá los primeros embargos de bienes, observó el vicepresidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX) en Xalapa, Eduardo Blanco Guillaumín.

“Pagas impuestos, la luz y el Seguro Social o mantienes a tu personal. Ahorita va a empezar a brincar el problema económico real porque ya después de un año comenzarán a saltar los embargos, las cobranzas y vamos a ver que el empresario y la sociedad van a decir o la salud o la economía”.

En entrevista con la periodista Claudia Montero para TeleClic.tv y alcalorpolitico.com, el empresario advirtió que si Xalapa alcanzó el rojo del semáforo COVID, fue en parte por la falta de verificación de los comercios.



“En la Capital del Estado estamos hablando de más de 500 negocios cerrados de todos los giros y estamos hablando de más de 3 mil empleos perdidos”, dijo.

Dijo que si bien comenzó una ligera reactivación en meses pasados, la población está “muy golpeada” económicamente y en tanto esto no mejore, la circulación del efectivo continuará lenta.

En el caso de los comercios, comentó que patrones y empleados comenzaron a tomar medidas “de apretarse el cinturón”, aunque nunca imaginaron que las restricciones por la pandemia continuarían hasta la fecha.



Comentó que al inicio, los colaboradores proponían tomarse días sin goce de sueldo, o bien, intercalar con trabajo en otros comercios.

“Hoy no podría decir que muchos comercios están trabajando en números negros pero por lo menos ya están saliendo con los gastos básicos con sus empresas”.

Sobre el semáforo rojo en Xalapa, Blanco Guillaumín consideró dicha medida como drástica, dado que el comercio formal asumió medidas y protocolos de prevención.



“Lamentablemente vino una relajación de la ciudadanía y de algunos negocios y no hubo quienes nos verificaran y la misma desesperación de la gente de reactivar su negocio nos llevó a abrir las puertas al 100 por ciento por parte de algunos negocios”.

Por lo que dijo que regresar al cierre de comercios representará una situación difícil, por lo que confió que esta restricción sólo prevalezca por los 12 días propuestos por la autoridad municipal y no se extienda.



“¿Y después qué? ¿Sí nos van a verificar? Que no nos revisen permisos o papeles porque ya sería una burla de parte de la autoridad, si cumplimos con todo en regla, sino que sí estemos cumpliendo con los protocolos de sanidad”.

Blanco Guillaumín enfatizó en ampliar las medidas de prevención al transporte público y a los tianguis, que continúan operando sin protocolos y al grado que a la ciudadanía en general se le exija el uso de cubrebocas.

Alertó que si la autoridad no la exige, de inmediato las personas considerarán un avance contra la pandemia y bajarán la guardia contra el COVID.



Por otra parte, el vicepresidente de COPARMEX recalcó que se debe regular la venta por Internet, donde los vendedores deben pagar por ley pero igual es momento de apoyar a las micro y pequeñas empresas.

“Simplemente estamos pidiendo prórrogas sin penalidades. Falta voluntad y por el lado del empresario, de la gente que quiere reactivar la economía, hay que reinventarse”.



A nivel local urgió a la circulación de circulante, aunado a un déficit de generación de empleo y actividad económica por falta de mejora regulatoria.

Citó el ejemplo de la parálisis de más de 2 mil 500 permisos de construcción en Xalapa, frenando una inversión de 100 millones de pesos en pago de sueldos, contratación de trabajadores, compra de material y otros rubros.

Enfatizó también en mover la promoción turística en el estado de Veracruz y enfocar a la difusión de actividades deportivas al aire libre, un generador rápido de turismo.



“Y el Gobierno debe armar estrategias para la reactivación por medio de facilidades en los pagos y no es congruente que el gas se vaya para arriba, la gasolina por los cielos y los energéticos por los cielos”.

Eduardo Blanco reconoció que la pandemia representó la oportunidad para adoptar el comercio electrónico, que se convirtió en una herramienta de beneficios con la reducción de costos, aunque dicha tecnología igual representó un bemol para los trabajadores, dado que muchos negocios recurrieron al recorte de personal.

En ese sentido, observó que la banca debería reducir sus comisiones bancarias, dado que este gremio ha sido el mayor ganador del auge del comercio en línea.



Por ejemplo, explicó que en línea el costo de un producto puede aumentar hasta en un 20 por ciento por concepto de comisiones fijas y adicionales.

“Cuando sentimos que va bajando esto, sube el gas, sube el agua, Hacienda está atrás de nosotros y lo cierto es que no hemos recibido ningún apoyo de ninguna instancia federal o local”.

Y es que Blanco Guillaumín observó que el gremio no ha tenido ingresos adicionales pero que estas ganancias han tenido que pagar impuestos y cuotas gubernamentales.



“Nadie estaba preparado para esto y nunca vamos a estar preparados, por mucho que nos organicemos, este tipo de circunstancias son fuera de lo normal y siempre lo van a ser. Tenemos que empezar a vivir con la pandemia y a convivir con ella”.

Comparó que la enfermedad del Coronavirus se ha vuelto de una magnitud similar a la gripa común con la que hay que empezar a convivir y a trabajar para que esto no afecte económicamente.

“Creíamos que ya había pasado lo más difícil pero cada trimestre que vamos haciendo una evaluación, decimos ‘ya pasó lo más difícil’ y nos topamos con un trimestre más y pues la situación está complicada. Está complicada”.



Ejemplo de lo anterior, observó los cambios del color de riesgo del semáforo epidémico en el municipio, aunado a una falta de conciencia tanto de la ciudadanía como del Gobierno.

A lo anterior advirtió de una falta de presión del Gobierno no tanto para el comercio establecido, sino para el sector informal y el transporte público.

“No tanto a los negocios, los negocios establecidos hemos seguido las medidas sanitarias que se nos han dado como hemos adoptado nuevas medidas que ha puesto la Organización Mundial de la Salud”.



Una de las fallas principales del Gobierno Municipal y del Estatal, es la tolerancia a la no portación del cubrebocas por parte de la ciudadania y la falta de su obligatoriedad en espacios públicos.