Ir a Menú

Ir a Contenido

Veracruz
Universidad Anahuac

Seccin: V?a Correo Electr?nico

Un candidato para el PAN

Arturo Reyes Gonz?lez 17/08/2011

alcalorpolitico.com

Las ultimas encuestas respecto a las tendencias de los partidos políticos rumbo a la elección presidencial de 2012 muestran que en lo que refiere a la situación interna del Partido Acción Nacional, el senador con licencia Santiago Creel va a la cabeza de las mismas.

En el caso concreto de la que acaba de publicar el periódico El Universal, de la mano de la empresa Buendía & Laredo, destaca que en la opinión y memoria de la ciudadanía dos son los nombres más reconocidos de entre los cinco aspirantes declarados: Santiago Creel Miranda y Josefina Vázquez Mota, quienes en consecuencia encabezan las simpatías entre el público general con 21% y 16%, respectivamente.

Sin embargo, entre quienes se identifican como panistas, esto es, al interior de los militantes y simpatizantes adheridos, las preferencias son 32% y 27% en el mismo orden. Santiago Creel se mantiene a la cabeza.

¿Y dónde queda el hasta ahora identificado por muchos, ciudadanos, medios de comunicación y propios panistas como el candidato del presidente Felipe Calderón, el todavía secretario de Hacienda, Ernesto Cordero Arroyo, quien en los últimos meses ha recibido el apoyo público de prominentes miembros del PAN?

Resulta que Cordero sólo alcanza apoyos internos en porcentaje de un dígito: sólo el 7% lo ve bien. La opinión general sobre su persona fluctúa en un término de “ni mala ni buena”, al menos en lo que la encuesta retrata al día de hoy, mientras que las de Josefina y Santiago son mejores y en lo que se refiere a la población abierta, al momento de exponerlo, su proyección fue de 4%, esto es, 12 y 17 puntos debajo de los punteros de su mismo partido.

Dudo que la población abierta olvide declaraciones como la que Cordero hizo de que hemos salido de la crisis o que con 6 mil pesos cubres los gastos familiares. El cambio más notable en el posicionamiento del secretario de Hacienda se encuentra en su nivel de conocimiento, que ahora es de 34%, un incremento de 14 puntos porcentuales.

Cabe recordar que de acuerdo a información interna panista, aunque el método de selección del candidato blanquiazul para la Presidencia de la República está por definirse, miembros de la dirigencia con experiencia electoral aseguran que éste consistirá en una votación de sus militantes activos y adherentes.

Se estima que ese electorado panista es de poco más de un millón 800 mil personas, número que es difícil registre una variación considerable de miembros dados los requisitos que el instituto político demanda a los que aspiran a convertirse en militantes con capacidad de emitir un voto en procesos internos.

En resumen, Santiago se mantiene a la cabeza, lo cual refleja también un claro estancamiento, ya que pese a que renunció a su encargo de senador para dedicarse de lleno a la candidatura presidencial, no logra subir más.

Por el lado de Josefina, sabe que tiene a su favor el factor mujer. Entre que se mueve y no se mueve fuera de su diputación, prefiere seguir jugando a aspirar sin dejar de lado su encargo. ¿Puede crecer para dar batalla? En lo personal considero que sí, es a lo que le apuesta, a explotar de lleno su naturaleza y todo lo que el ser mujer implica. Tiene, pue,s mucho camino por delante, aún por encima del resto de sus contendientes blanquiazules.

En Veracruz, para nadie es un secreto la excelente relación que el comité estatal panista que dirige el reelegido Enrique Cambranis, miembro de grupo de Alejandro Vázquez Cuevas, mantiene con el aún gobernador del estado de Jalisco, Emilio González Márquez, quien con su respectivo 4% en la encuesta abierta y su desmesurada autopromoción vía los Juegos Panamericanos de Guadalajara para el mes de noviembre de este año, no alcanza ni alcanzará a crecer lo suficiente para ser el candidato.

Por lo tanto, tendrán que iniciar pronto un proceso de redirección que les permita jugársela con quien sea él o la elegida para competir, si es que quieren conservar los privilegios de que hoy gozan, más allá de esperar a los tiempos oficiales institucionales para alinearse, ahora sí, por la derecha.

La elección sensata, no netamente política, parece definirla Josefina, lo sabe y lo saben perfectamente, tiene medidos sus alcances reales, apuesta a ser la candidata que dé batalla con riesgo de que el aparato gubernamental y su estructura la dejen a un paso de Los Pinos, en una muy cerrada contienda PRI–PAN, mientras que Cordero, al viejo y puro estilo priista, buscará montarse en la ola oficial para competir, a sabiendas de que como persona, como mexicano y funcionario está realmente lejos, muy lejos del animo de la ciudadanía.

Santiago, Santiago simplemente espera un milagro.

[email protected]
  • Seguimos trabajando
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Ipax
  • Salon de usos multiples