Ir a Menú

Ir a Contenido

Veracruz
Universidad Anahuac

Seccin: V?a Correo Electr?nico

Un mexicano ejemplar

Arturo Reyes Gonz?lez 27/01/2011

alcalorpolitico.com

A últimas fechas, en circunstancias y escenarios totalmente distintos, he podido escuchar y leer (periódicos y revistas, nada científico ni especializado) una buena cantidad de comentarios acerca de la buena o la mala vibra, de la idea de atraer lo positivo o lo negativo, pero sobre todo el rechazo a las malas ideas y a pensar en lo negativo.
 
Todo esto, obvio, sin más explicación que –supongo– la buena intención de dar ánimo a las personas que leen o escuchan el comentario o sugerencia. No se habla de ideas, de corrientes, de teorías, ni siquiera de manera errónea del Feng Shui, y digo errónea porque sólo aplica al correcto orden de espacios, pero mucha gente lo ha tomado como término genérico vinculado incluso al esoterismo, mal también.
 
En esa misma línea, el presidente Felipe Calderón afirmó que decir sólo malas noticias y no las buenas del país causa un efecto de demolición del ánimo nacional: "A fuerza de puras malas, malas, malas, malas, malas, malas, también estamos haciendo un efecto de demolición del ánimo nacional y entonces eso afecta a la gente, a la economía", afirmó, destacando las palabras malas y ánimo.
 
El presidente pide una buena dosis de noticias positivas, de buenas noticias que sean capaces de ayudar a intentar levantar el tan dañado ánimo de los mexicanos; las revistas piden que no se atraiga la mala vibra y no se piense en nada negativo.
 
¿Dónde encontramos una fuente de optimismo, un oasis de cosas positivas en medio del desierto, de la pesadumbre? ¡El presidente en algo ha tenido razón! Las almas nacionales se han cubierto de roña y de moho, se encuentran oxidadas, necesitan una fuerte sacudida que les haga despertar la esperanza y sobre todo actuar en consecuencia.
 
El hartazgo social hacia temas que no se pueden superar y ya hacen mella en nuestra sociedad, en los que no hay el menor viso de avance, llevan a la población a un desánimo general. No se gana nada. Este año no hay mundial de futbol, sí copa América y Oro, pero no es lo mismo; la guerra contra la delincuencia organizada se va ganando pero mejor esperamos a que se culmine para festejar bien; la lucha contra el hambre, el desempleo, la corrupción, muchos frentes abiertos, ni uno sólo asegurado.
 
No hay en el ámbito político y económico nacional liderazgos que nos impulsen. La elección del estado de Guerrero es una clara muestra de cómo inicia el año: diatriba, escándalo, lodo, a lo que hay que sumar inflación, alza de precios y otros.
 
Son muchos rounds perdidos ya, nos están noqueando, parecemos Al América que no da una en el actual torneo mexicano de futbol; ni quiera la señorita Laura ni la señorita Niurka podrán hacer el milagro.
 
¿Qué hacemos, dónde buscamos, a quién o a qué recurrimos?
 
Por otra parte, mire usted, entrevistado el día de ayer por la cadena deportiva especializada ESPN, el delantero tapatío hoy inglés Javier “Chicharito” Hernández señalaba que ser o no el mejor jugador mexicano de la historia lo tiene sin cuidado, pues su único objetivo es poner en alto el nombre de su país.
 
“Lo que quiero ser es ser un mexicano ejemplar en el mundo”, afirmó el delantero del Manchester United. Y más adelante, entre otras cosas, agregó: “A fin de cuentas es un juego de conjunto (…) Aquí, tú tienes que dar tu granito de arena para que esto funcione y para que ganemos”, manifestó, reconociendo finalmente que ahora lo único que quiere es perfeccionar su inglés. ¿Actitud humilde y buena onda, no le parece?
 
De igual manera checando las paginas de deportes, encontré que el técnico de la maquina celeste del Cruz Azul, Enrique “Ojitos” Meza, destacaba la humildad del actual técnico de la selección nacional de futbol, José Manuel “Chepo” de la Torre, y en especial Al hecho de que “sigue conservando muy bien los pies en el suelo, él sabe cómo se llama, sabe quién es y creo que lo va a poner muy en práctica porque es un muchacho que no se marea fácilmente".
 
O sea, estamos hablando de levantar el ánimo y uno de nuestros mejores representantes deportivos en el extranjero, joven, capaz, brillante, se comporta de manera humilde y moderada, cuando, considero, debería por el contrario afirmar que aspira, que quiere, que va a luchar por ser el mejor, sin miedo incluso a no lograrlo.
 
Para el caso del Chepo, ¿qué no ha perdido el piso? Si lo más difícil no es llegar, sino dar resultados, éxitos, triunfos y mantenerse; sí, llega por méritos, pero ¿reconocerle que es humilde cuando aún no ha hecho nada? Creo que hay que esperar para eso.
 
Humildad. Virtud que consiste en el conocimiento de las propias limitaciones y debilidades y en obrar de acuerdo con este conocimiento. Sumisión, rendimiento.
 
[email protected]
  • Seguimos trabajando
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Salon de usos multiples
  • Ipax