Ir a Menú

Ir a Contenido

Prevencion de la extorsion telefonica
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Urgen políticas públicas para erradicar masculinidad hegemónica: Investigador

- Debe ser a edad temprana para que varones manejen mejor sus emociones

- “Ser hombre dominante” es causa de violencia hacia la mujer, dijo Benno de Keijzer

- En casi 50% de asesinatos de féminas, el responsable es la pareja

Katia Dorantes Xalapa, Ver. 21/07/2021

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
El feminicidio es la muerte violenta de las mujeres por razones de género; tiene su origen en la sociedad y cultura patriarcal en la que nos encontramos inmersos, expuso el doctor Benno George Alvaro de Keijzer, investigador de Salud Pública de la Universidad Veracruzana (UV).

Este delito (que está tipificado en el Artículo 325 del Código Penal Federal) tiene su génesis en el modelo de masculinidad dominante que existe. “En la mayoría de los países, casi el 50 por ciento de las mujeres que mueren asesinadas es a manos de su pareja sentimental. Frecuentemente cuando ella quiere romper la relación, los hombres terminan persiguiendo y matando (porque) considerando a la mujer como algo de su propiedad,” aseveró.

En los primeros cinco meses de 2021, los feminicidios han incrementado un 7.1 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior, según cifras de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP). Veracruz, con corte a mayo, se posicionó en tercer lugar en casos de feminicidios cometidos; de acuerdo con datos del Observatorio Universitario de Violencia Contra Las Mujeres; entre enero y mayo de 2021 se registraron 248 desapariciones, 37 feminicidios, 36 homicidios y 250 agresiones, concentrándose estos en los municipios de Emiliano Zapata, Tuxpan, Veracruz Puerto y Xalapa.



El invesigador destacó que la masculinidad es la forma en cómo los varones, en una cultura y época histórica determinada, aprenden a ser hombres. Añadió que en general se habla de masculinidades porque es relativamente distinto las que se construyen de acuerdo con la clase social o la región, por ejemplo el centro, norte, sur, costa o sierra.

Refirió que el proceso de "hacerse hombre" conlleva ciertos riesgos: violencia, dificultad para expresar sufrimiento, consumo de enervantes, velocidad excesiva en vehículos motorizados, mayores tasas de suicidio y homicidio. En México y Estados Unidos, la esperanza de vida de los hombres es menor que la de las mujeres.

“Todos los hombres entran en mandato con la masculinidad dominante o hegemónica, que les enseña o demanda que deben de ser proveedores. Los convence de que son superiores a las mujeres y del deber de ser autoritarios. Promueve la competencia entre ellos mismos, a ejercer la estricta heterosexualidad y rechazar cualquiera otra manifestación de sexualidad. Legitimiza utilizar la violencia hacia las mujeres e incluso entre ellos mismos”, explicó.



La masculinidad hegemónica o dominante la podemos ver en las telenovelas, en el cine mexicano, en el cine de acción como promotor de violencia, considerada un elemento que supuestamente sirve para resolver situaciones de conflicto, para mantener el dominio.

Rita Segato (autora de La nación y sus otros. Las estructuras elementales de la violencia) ve en el aumento de las cifras del feminicidio una respuesta de cierto sector de los hombres ante el avance de las mujeres.

El académico sostuvo que este modelo existe en Veracruz y origina el alto indice de feminicidios, lo que contrasta con un movimiento feminista muy fuerte. “Pareciera una contradicción pero justamente se debe al alto grado de injusticia que se mantiene en nuestro Estado. Si bien hay políticas públicas para buscar una solución (existen dos alertas de género) no han sido lo suficientemente amplias ni profundas para modificar esta estructura patriarcal.



Alvaro de Keijzer consideró que las políticas públicas tienen que enfocarse en hacer un trabajo preventivo, mucho más temprano, con niños y hombres jóvenes hacia un mejor manejo de las emociones, además que, las necesidades políticas busquen diagnosticar, atender y erradicar las formas de violencia estructural en las mismas instituciones.

Añadió que actualmente en Veracruz existe un trabajo con hombres, aunque marginal e insuficiente, en torno a la búsqueda de estrategias para frenar la violencia de los hombres. La más antigua de ellas es el grupo “Hombres Responsabilizándose de su Vida”, creación original del Centro de Integración Juvenil y la Organización Civil Salud y Género, el cual recibe apoyo de la Universidad Veracruzana. En los casi 19 años de implementada esta iniciativa se han implementado estrategias para que los hombres reconozcan y puedan parar su violencia y sus malestares.

En varias ciudades también existe un programa semejante por parte de la Secretaría de Salud pero son esfuerzos relativamente insuficientes para lo que se debe de hacer, sostuvo De Keijzer.



A nivel nacional está la “Red Nacional de Masculinidades Cómplices por La Igualdad” que justamente pugna porque haya políticas públicas enfocadas en la igualdad de género.