Ir a Menú

Ir a Contenido

Clases a distancia
Universidad Anahuac

Seccin: V?a Correo Electr?nico

Utopía Penitenciaria, onceava parte

Irene Casimiro G?mez 08/02/2017

alcalorpolitico.com

Han pasado ya algunos meses de que se escribiera el último capítulo de esta serie de comentarios e investigación relacionados con el sistema penitenciario y una vez que ha terminado el vulnerado régimen gubernamental, dando paso a la alternancia en nuestro Estado, hoy se retoma con la firme y única idea de que vuelva a tener la importancia que se le dejo de dar en las dos últimas administraciones. Por lo que recordemos la esencia de estos comentarios, los cuales tienen como característica especial ser escritos conforme cambia la administración de esta área, con la finalidad de dar una crítica constructiva de las actividades correctas e incorrectas que se ha realizado en el sistema penitenciario…
 
En el anterior capítulo se analizó para poder entender la realidad del sistema penitenciario veracruzano, las diferencias que hacen historia de la Prevención y Readaptación, hoy llamada Reinserción social, de igual forma se mencionó de que el sistema de justicia penal se ve influido por las políticas gubernamentales y del clima político del momento; llegando a la conclusión que no se ha entendido que no es lo mismo readaptar que reinsertar al interno, dos palabras con diferentes acepciones y que el sistema penitenciario veracruzano, nunca ha dejado de estar influenciado por las políticas gubernamental. Dejando en torno a lo investigado una inquietud ¿Qué mejoría hemos visto en el sistema penitenciario veracruzano, con los diferentes cambios de secretarias?
 
Haciendo un recuento de los daños, la interrogante anterior surgió durante la administración del licenciado Remigio Ortiz Olivares, quien dejó el cargo a principios del mes de julio del año 2014, fecha en que inicia su administración el Capitán Piloto Aviador Comercial Oscar Sánchez Tirado, funcionario que siempre se desempeñó con la característica de hombre “bonachón”, pero con un total desconocimiento del sistema penitenciario, por lo que se dedicó a dar paso a un sinfín de inventivas para llevar a cabo su encomienda, las cuales más allá de dar cumplimiento a la visión y misión de la dependencia, originaban que el declive de la misma se hiciera aún más notoria, hasta el momento de su salida, ya que causo gran revuelo, porque estuvo envuelta en un escándalo de corrupción por la supuesta venta de beneficios de libertad a internos que estaban muy lejos de merecerlos… eso el tiempo dirá si fue así…
 
En el mes de febrero de 2016, toma posesión el licenciado Jorge Israel Ponce de León Bórquez, servidor público que los primeros meses de su gestión no hizo tanta presencia en su nueva encomienda, ya que siempre se dijo se encontraba en cursos, dejando la responsabilidad de la Dirección en manos de terceras personas, las cuales, algunos de ellos estaban muy lejos de demostrar conocimiento y compromiso para atender tan noble tarea, y aunque en los últimos días de su cargo se notó un poco más su presencia en dicha Dirección General, así como su ganas por saber y entender su encargo, lamentablemente se continuó observando encargados, en los cuales recaía el compromiso del mismo sistema y que eran medulares para llevar a cabo el objetivo de los programas estipulados y sin menoscabo se denotaba desatención, falta de esmero en sus actividades, demostrando un soberbio poder, ¿concedido o adquirido?, incluyendo prepotencia, desconocimiento y desinterés del sistema … Es inexplicable una respuesta hacia a las actitudes laborales de quienes representan la “verdadera” Reinserción, dejando en evidencia a quien les dio la oportunidad de desempeñar un cargo, quizás derivado esto a su inexperiencia o desconocimiento del área…
 
Debido a los cambios en la Secretaria de Seguridad Pública en los últimos días de la anterior administración, es designado el maestro Erick Romero Vázquez como Director General, quien tuvo que enfrentar la entrega-recepción de un sistema demasiado dañado por el desinterés de los que estuvieron a cargo, un servidor público que demostró en tan sólo ocho días un interés por el encargo, aunque lamentablemente esto duro poco tiempo…
 
Por lo que retomando la interrogante que hiciéramos en líneas anteriores, el análisis al desempeño de estas tres últimas administraciones, dependientes de la Secretaría de Seguridad Pública, se observa que se recrudeció el declive de la reiterada perspectiva de la dependencia, ya que se dio paso a servidores públicos que sólo desearon demostrar su poderío, que preocuparse u ocuparse por la aplicación de los cuatro pilares de la Readaptación Social, que son la Educación, el Trabajo, la Capacitación para el mismo y la Conducta, factores esenciales para la Reinserción Social del interno. Pero para ello, querido lector, debe darse el acercamiento con el mismo, pero si las o los responsables de dicha encomienda no se comprometen con el cargo asignado, la tarea es más difícil, ya que la ideología no es compatible con las actividades que se deben llevar a cabo de acuerdo a los programas estipulados dentro del sistema penitenciario…¿Es una falacia? Entonces pensar un poco… Que se puede coadyuvar y demostrar que existe la reinserción y obtener resultados… ¡Claro que no!... simplemente es trabajando en conjunto con esas personas que por circunstancias de la vida cumplen una sentencia, en lugar de discriminarlas y por obviedad el encargo se cumplirá…
 
Pero no todo estuvo perdido, mientras que en estas administraciones se pensó más en eventos sociales, administraciones anteriores dieron paso a uno de los pilares de la readaptación social, como lo es la educación, dando inicio en el año 2013 la Licenciatura de Derecho en el Centro de Reinserción Social de Pacho Viejo. La cual, a pesar de enfrentarse a los cambios de administración, así como a la forma de pensar de los responsables de dicha área (reinserción social), el pasado 2 de septiembre, cinco internos presentaron su trabajo de investigación para aprobar la materia de Seminario de Tesis II, los cuales dieron su mejor esfuerzo para desarrollar su trabajo, a sabiendas que se lastimarían susceptibilidades al abordarlos, ya que algunos temas eran, por demás, delicados dentro del Sistema Penitenciario. No obstante, queridos lectores, la suscrita erróneamente pensó que esto no sucedería, pensando que habría amplio criterio al conocerlos por parte de las autoridades, sin embargo, ocasionó el desagrado de las autoridades penitenciarias, cuando lo hubiesen visto como una crítica constructiva y no denotar su molestia, conociendo mejor la problemática que se vive, no sólo en ese Centro Penitenciario, sino en la mayoría de estos… Además de reconocer la labor de investigación de los alumnos, lo cuales se enfrentaron a una carencia de herramientas para realizar sus trabajos.
 
Vaya desde aquí mi admiración y respeto para estos chicos, que buscaron como futuros abogados el bien común de sus compañeros de reclusión, tratando de rescatar la equidad e igualdad, para aquellas personas que por desavenencias de la vida violentaron las normas jurídicas, pero que no por ello perdieron sus derechos fundamentales… Sirva esto como un reconocimiento, esperando haber contribuido para su superación personal y educativa. Me permito presentar a ustedes, estimados lectores, los temas de los alumnos de la primera generación de la Licenciatura en Derecho del CERESO de Pacho Viejo, y que a continuación se mencionan:
 
“La falta de atención en el cuidado de las personas vulnerables de la tercera edad en reclusión del CERESO. Zona I Xalapa de Pacho Viejo, Ver”; “Contaminación ambiental en el Centro de Reinserción Social Zona I “Xalapa”, Veracruz”; “Factores en la falta de aplicación de los Derechos de las mujeres embarazadas del CERESO. Zona I Xalapa, Pacho Viejo, Veracruz”, y por último “La inconstitucionalidad del artículo 61 fracción I de la Ley de Amparo”. Es importante mencionar que se omiten los nombres de los alumnos, ya que no se pretende entorpecer su situación jurídica.
 
Hay mucho por hacer en el Sistema Penitenciario, ya que existe un modelo actualizado para la gestión penitenciara en el siglo XXI y que son Las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos (Las Reglas Nelson Mandela), las cuales constituyen los estándares mínimos universalmente reconocidos para la gestión de los centros penitenciarios y el tratamiento de las personas privadas de libertad, y han tenido un inmenso valor e influencia en el desarrollo de leyes, políticas y prácticas penitenciarias. Aprovecho la oportunidad para enviar un saludo a la maestra Rosa Hilda Rojas Pérez, ya que con su gran conocimiento del tema, aporto un rayo de esperanza para este sistema. y a la maestra Norma Araceli Hernández Fontes, por su labor altruista en dicha licenciatura...
 
Las expectativas de cambio que se viven actualmente en nuestro Estado, esperamos sean también reflejadas en el ámbito del sistema penitenciario y esta noble tarea se vea beneficiada, deseando fervientemente que algún día estos comentarios dejen de ser una “Utopía Penitenciaria”…
 
“Suele decirse que nadie conoce realmente cómo es una nación hasta haber estado en una de sus cárceles. Una nación no debe juzgarse por cómo trata a sus ciudadanos con mejor posición, sino por cómo trata a los que tienen poco o nada.”
Nelson Rolihlahla Mandela
 
Hasta la próxima…
 
[email protected]
  • Salon de usos multiples
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Seguimos trabajando
  • Ipax