Ir a Menú

Ir a Contenido

Semana de la Ciencia
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Vázquez Vela, un pueblo fantasma; la mayoría de sus habitantes ha emigrado

No cuentan con agua potable y los tanques que hizo CAEV, están vacíos

Benito Ju?rez Ram?rez/Exclusiva Tezonapa, Ver. 20/02/2014

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
La falta de empleo, apoyos al campo y un pueblo marginado que se ubica en lo alto de la montaña de Tezonapa -a 600 metros sobre el nivel del mar-; es lo que ha hecho que la gente emigre a otras ciudades, o al vecino país del norte.

Ventura San Miguel, un campesino cafetalero, expresa que los que quedan en este pueblo son los viejos y los niños, porque van a la escuela.

Agrega que tan sólo en los últimos cinco años, de 600 habitantes, solamente quedan alrededor de 300, o quizá menos porque ya nada tienen que hacer en esta tierra que los vio nacer.



Dice que sus tres hijos están en los Estados Unidos y hoy, con su esposa, sólo se miran uno a otro. La casa está vacía, no hay nietos, no hay nada, sólo un perro que los cuida.

Recuerda que en Vázquez Vela durante sus mejores tiempos, existió un beneficio de café, propiedad de Ángel Illescas, que dio empleo a más de 800 hombres, de forma directa y se beneficiaron cientos de familias de comunidades aledañas.



Hoy –agrega- todo quedó en ruinas. Lo más grave es que han pasado los años, y la población sigue inmersa en la marginación y la pobreza. Incluso, este pueblo cuenta con una calle pavimentada a medias. No tiene agua potable, mucho menos drenaje; cuenta con 75 tanques que les construyó la CAEV, con Pedro Montalvo, pero de nada sirve si están vacíos. La poca lluvia que cayó, no logró abastecer estos tanques.

Los agentes municipales que han sido elegidos por el pueblo, sólo han ocupado su puesto para beneficio propio, como Jesael Carrera Naranjo, actual regidor por el PRD, que utilizó como trampolín la Agencia Municipal, a quien señala que se quedó con el cemento que le dio el Gobierno para terminar la calle principal, obra que nunca concluyó.

Así como este hombre, otros han hecho lo mismo y por ello asegura que Vázquez Vela no ha podido salir adelante,.



Este pintoresco pueblo, está en lo alto de la montaña, donde cada vez hay menos niños en las escuelas; porque han emigrado familias completas a otras ciudades y los que han podido pasar las fronteras, están el vecino país del norte, ganando dólares.

Algunos se acuerdan de su familia, otros regresan los fines de año, pero hay paisanos que jamás vuelven, incluso, han dejado abandonadas sus fincas de café entre el monte, porque saben que regresar, sería volver a lo mismo, a la miseria, sin dinero para cultivar sus tierras.

Ventura San Miguel, quien recibió a este reportero en su vivienda, dice que con su tiendita se va ayudando, va a su campo y su esperanza es que la SAGARPA le autorice un apoyo o un incentivo para trabajar sus tierras y seguir cosechando café.



Angel Illescas, hijo del fundador de este pueblo y propietario del beneficio de café, recuerda con melancolía a su padre, y dice que en este beneficio, sólo quedaron los recuerdos de las ollas, los petates así como los metlapiles que utilizaban los hombres que llegaban a la cosecha del café.

Además, allí quedaron los tanques para el agua, las galeras y asoleaderos del grano, porque después de la desaparición de INMECAFE, todo quedó en ruinas.



Explica que este pueblo lo fundó su padre, quien donó 200 hectáreas para los pobladores, quienes sobreviven con la poca cosecha y el bajo precio del aromático en el mercado.

Este es Vázquez Vela, una radiografía pura de lo que es el México de hoy.