Ir a Menú

Ir a Contenido

Prevencion de la extorsion telefonica
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Xalapeñas peligran en su hogar; con redes comunitarias, les enseñan a ayudarse

- En periferias de la Capital, enfrentan violencia de género, entre marginación y pobreza

- Ayuntamiento emprendió campaña para empoderarlas laboral y psicológicamente

- Aprenden a estar preparadas en caso de peligro

Katia Dorantes Xalapa, Ver. 05/08/2021

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Las mujeres que viven en las colonias periféricas de Xalapa son las más vulneradas en sus derechos al enfrentar violencia de género, marginación y pobreza.

La mayoría de ellas encara una realidad tumultuosa, con el ingreso precario de un trabajo informal, muchas veces con violencia en el hogar y ahora con la ansiedad e incertidumbre por una enfermedad mortal como el COVID-19.

A partir del 2017, con la primera Alerta de Violencia de Género por agresiones contra mujeres y feminicidios en Xalapa y otros 10 municipios, surgieron las redes comunitarias para identificar cuál es la situación que ellas viven y por qué los altos índices de violencia, explicó la jefa de la Unidad de Vinculación Comunitaria en el Instituto Municipal de las Mujeres de la capital, Emma María Reyes Rosas.



Actualmente, se cuenta con 11 redes comunitarias, una de las primeras que surgió fue en la colonia Veracruz, luego en la colonia El Moral y Plan de Ayala.

Éstas corresponden a una geopolítica dentro del municipio que, además de violencia de género, marginación, y pobreza, advierte violencia social y estructural causada por el alto grado de desempleo, sobre todo porque estas mujeres, en concreto, se dedican a la economía informal. Además de que la misma historia las ha encausado a una “cultura de sometimiento”.

A partir de ello, el Instituto se ha encargado de crear estas redes con el objetivo de brindar herramientas y crear condiciones para que las mujeres de estas colonias puedan tomar decisiones acerca de sus vida, sus cuerpos y crear soluciones colectivas.



Mujeres ayudando a mujeres

Reyes Rosas detalló que dichas redes surgieron como una forma de crear puentes y rutas para proporcionar saberes hacia la prevención de la violencia.

En cada colonia se promueve la auto organización. Si las mujeres están interesadas, arman su propio grupo (a partir de 8 personas) para así promover el proceso para la creación de estos nuevos entramados comunitarios.



En el primero año se hizo un diagnóstico para detactar las colonias en las que existiera una mayor incidencia de violencia, se hizo un trabajo de difusión a través de la radio y de las redes sociales para que ellas mismas pudieran participar y anotarse en estos grupos.

Este programa no contempla estímulos económicos o en especie como despensas, más bien se encargan de brindar herramientas para el trabajo, para la independencia económica y con esto potenciar el empoderamiento de las xalapeñas.

Peligran en casa



Reyes Rosas confirmó que durante pandemia, cuando se activó el “Quédate en Casa”, empezaron a subir los índices de violencia.

La casa no es un lugar seguro para muchas mujeres. En septiembre del año pasado se entrevistaron a estas mujeres en sus colonias y muchas de ellas manifestaron ansiedad y preocupación como una señal del estrés y miedo ante la incertidumbre laboral y el mismo COVID-19.



“Era muy importante reforzar el trabajo en las redes; trabajar el miedo desde un enfoque psicosocial para bajar ese estado de alerta y que esto permitiera manejar serenamente su entorno. Empezamos a crear rutas; qué hacer cuando creemos que estemos en riesgo, cómo avisarle a alguien, cómo acudir al numero de Línea Violeta, qué hay que tener preparado”, refirió.

El plan de seguridad consiste en tener una maleta en un lugar seguro, con acta de nacimiento, las actas de los hijos, la identificación oficial, dinero de ser posible. Tener una lista de contactos a los que acudir y cómo poder hablar con ellos sobre el tema. Además, pedirles que si en algún momento hay necesidad de huir las reciban con sus hijos.

“Aunque tenemos refugios, aún no es suficiente para poder proteger a todas estas mujeres y sus hijos. Hay que buscar una red que nos ayude a dar contención, ademas de la institucional”, dijo Reyes.



Las redes se han ido creado progresivamente. Las inscripciones e informes se dan en Landero y Coss número 36-42 en el Centro de Xalapa o a los teléfonos 2288414010, 2281650996 o por WhatsApp al 2281605889 y actualmente se extienden por las siguientes colonias:

El Moral, Veracruz, Plan de Ayala, Revolución, 21 de Marzo, Cerro Colorado, Congregación Chiltoyac, Lomas de Casa Blanca, Castillo Chico, Las Cruces y El Castillo.

Pese a la ayuda, Reyes Rosas comentó que por más herramientas que tengan aún existen ciertos problemas sociales y estructurales; que no depende solo de nosotras las mujeres terminar con este tema de violencia.



Se sabe que hay una necesidad de ir abonando desde otros lados; organizaciones y demás instituciones publicas o privadas, para que haya masculinidades proactivas, propositivas y programas gubernamentales que integralmente contribuyan a la creación de una cultura de paz y de derechos para que realmente exista una igualdad sustantiva y no sólo esté en papel.

“Actualmente se han creado vínculos con organizaciones como 'El grupo de Hombres Responsabilizándose de su Vida', con el investigador Benno de Keijzer. Se tiene también un vínculo interinstitucional con la Universidad Veracruzana y con otras redes y organismos de la sociedad civil como 'Salud y Género', ‘Trazos A.C’. el colectivo ‘Aquelarre’, vínculos con el centro de ‘Eco-Dialogo’ para poder incidir en la ciudadania y en la creación de políticas públicas a favor de que las mujeres vivan realmente una vida libre de violencia,”dijo.

Asimismo, la encargada de Vinculación Comunitaria del Instituto de las Mujeres en Xalapa aseveró que se encuentran ante un gran reto municipal, “estamos por cerrar el periodo y debemos garantizar la seguridad y el más alto bienestar de las mujeres, dando continuidad a las redes comunitarias; que las políticas públicas vengan respaldadas con presupuesto para que realmente la difusión de los derechos de las mujeres sigan y haya más programas que conlleven al autoconocimiento y se pueda incidir a poner un alto a esta cultura patriarcal con la que hemos vivido desde hace muchas generaciones.”