Ir a Menú

Ir a Contenido

Verificacin 2022
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Zona norte del estado vuelve a sufrir por inundaciones igual que hace 11 años

- Nautla y Tecolutla, además de Gutiérrez Zamora y Tuxpan, dos días bajo el agua

- Pobladores tienen miedo de que la tragedia de aquella ocasión vuelva a suceder

Lidia L?pez Poza Rica, Ver. 05/10/2010

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Once años después, las familias del norte de Veracruz padecen nuevamente por inundaciones, los municipios de Nautla y Tecolutla permanecieron bajo el agua por dos semanas. Mientras que el proyecto de mil 300 viviendas del Fondo de Desastres Naturales (FONDEN) para damnificados en 1999 pierde su objetivo por constantes invasiones, sin importar que la única institución educativa quede sin predio.

La noche del 5 de octubre de 1999 inició con lluvias intensas sobre los municipios de Poza Rica, Tuxpan, Álamo, Cazones, Coatzintla, Gutiérrez Zamora, Tecolutla y Vega de Alatorre.

Durante dos días, los habitantes del norte de Veracruz pasaron momentos de angustia al inundarse sus hogares, con altura superior de un metro con 50 centímetros.

Varios municipios como Nautla y Tecolutla, además de Gutiérrez Zamora y Tuxpan, estaban bajo el agua. Mientras que en Poza Rica, se daba por pérdida total en bienes para familias de los fraccionamientos Florida y Floresta, así también de las unidades habitacionales Gaviotas 1 y 2.

Luego, el entonces presidente de la república Ernesto Zedillo Ponce de León recorría los lugares en desastre del norte de Veracruz.

Las pérdidas humanas existieron, pero sin conocerse oficialmente una cifra, sin embargo el temor para los veracruzanos del norte de la entidad persiste y se recuerda el pasado.

Con el fenómeno meteorológico “Karl”, dejó en secuela fuertes lluvias que en menos de una hora provocaron nuevamente inundaciones en Poza Rica, nuevamente Gaviotas 1 y 2 padecieron, pero también otros sectores que no eran de riesgo como antes.

Pero en Nautla y Tecolutla durante dos semanas repitieron los estragos de la inundación de 1999, “bajo el agua” con un metro 50 centímetros aproximadamente de altura.

Resultaron afectadas 800 familias de estos dos municipioscuyos habitantes subsisten del sector turístico y comercial.

A partir de este lunes, trabajadores del sector salud arribaron a estas localidades para iniciar programa de saneamiento debido a los encharcamientos que permanecieron por 15 días.

En Tecolutla la inundación afectó a comunidades de Casitas, Montegordo, Ricardo Flores Magón, Las Palmas, La Vigueta, La Guadalupe, Cruz de los Esteros, Riachuelos y daños en algunos accesos carreteros. Mientras que en Nautla las afectaciones se registran en siete rancherías y cuatro colonias.

A pesar de la experiencia de 1999, las inundaciones de este añofueron por las lluvias, se incrementó

el cauce en el estero “Tres Bocas” que afectó a Tecolutla. En Nautla, por desbordamiento del río “Bobos”.

Personal de la Secretaría de Desarrollo Social y Medio Ambiente (SEDESMA) efectúa valoraciones para conocer la intensidad de los daños y a cuánto ascienden económicamente, mientras que los sectores productivos turístico y comercial quedaron varados pero sin afectaciones en infraestructura.

En Nautla se planea la reubicación de las familias a zonas seguras; se construirán 185 casas. La colonia María Iglesias será la primera en ser traslada a sitios fuera de riesgo, en una primera etapa serán 20 las viviendas a edificar, explicó el alcalde Gumaro Ochoa Artezán.

Se inició con la edificación de cuatro casas; el resto serán distribuidas a diversas colonias seguras. Desde hace un año se comenzó con el proceso para el traslado, debido a que en las zonas bajas, cada temporada de lluvias hay estragos, además temen que se repita la historia de la inundación de octubre de 1999.
Sin ley Arroyo del Maíz-FONDEN

Aproximadamente ocho hectáreas del sector noroeste de la ciudad fueron designadas para la construcción de viviendas que el FONDEN otorgó para familias damnificadas de los municipios del norte de Veracruz, luego de las inundaciones de 1999. Dos años después del desastre, nuevamente obtienen un patrimonio para sus hijos, mas de mil 300 familias.

En agosto del 2008, cuatro hectáreas que aún estaban disponibles para construcción de más viviendas y los espacios de áreas verdes y equipamiento urbano fueron invadidas por presuntos compromisos electorales con Pablo Anaya Rivera, quien iniciaba funciones como presidente municipal de Poza Rica.

Las familias reubicadas pelearon contra los líderes de la invasión en defensa de esas tierras, entre estos José Manuel Ramírez Luna que se desempeña como empleado de confianza en la administración de Anaya Rivera, actualmente de Marco Aurelio Alarcón Trueba quien le relevó para contender en pasadas elecciones para diputación local.

Las disputas tornaron en escenas de violencia dentro de Arroyo del Maíz, que según versión de familias, varios vecinos abandonaron las viviendas que les otorgo FONDEN ante la inseguridad.

A estos conflictos, representantes de la organización Movimiento Antorcha Campesina, abanderan a invasores que dejan las filas de José Manuel Ramírez Luna por supuestos actos de arbitrariedad, despojo y violencia.

Ahora, las cuatro hectáreas están divididas entre dos grupos de invasores. Mientras, autoridades municipales se escudan que no pueden intervenir porque aún está en proceso la legalidad de Arroyo del Maíz a través de Patrimonio del Estado, INVIVIENDA y FONDEN.

Para las familias asentadas como invasores en Arroyo del Maíz, la necesidad de un patrimonio les obligó ocupar área destinada para damnificados en casos de desastres naturales.

Esto ha importado poco para quienes ahora invaden parte del predio del jardín de niños Francisco Morosini, donde los menores antes cursaban aprendizaje en bodegas del Instituto del Fomento al Desarrollo Regional (IDERE).

Originalmente, la única institución que opera en esta gran colonia debía de tener su propio predio de 480 metros cuadrados en la Manzana 36 de la calle Papaloapan, información que existe en la dirección municipal de Asentamientos Humanos.

Ese predio quedo “perdido”, el presunto operador del dirigente Ramírez Luna, Luciano Guzmán Mateos, lo tomó como su “patrimonio”.

Las autoridades municipales, en coordinación con la delegación de Patrimonio del Estado, finalmente “intervienen”, el kínder Francisco Morosini es reubicado en la única área verde que estaba disponible, el campo de futbol “La Palma” en la misma colonia.

A un año la escuela opera con techo de láminas y paredes de malla cubiertas con plástico, instalados a orillas del arroyo del mismo nombre de la colonia, donde padres de familia creen estar los niños en riesgo por ser de respuesta rápida.

Pero este predio también comenzó con invasiones, hay cinco casas improvisadas que se ubican alrededor del jardín de niños.

De acuerdo con propios padres y vecinos, corren el riesgo de perder el predio mientras que ya tenían promesa de Alfredo Gándara Andrade, alcalde electo de Poza Rica para apoyarles con la legalización de sus instalaciones, así también iniciar la construcción adecuada para funciones.