Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Vía Correo Electrónico

El Presidente de México no tiene amigos: EPN

Cirilo J. Rincón Aguilar 12/10/2012

alcalorpolitico.com

Segunda parte

Los personajes que referí en la primera entrega, hombres en su mayoría, con excepción de Rosa Luz Alegría –veracruzana por cierto– a quien José López Portillo designó Secretaria de Turismo, Julia Carabias y Rosario Green designadas por Ernesto Zedillo titulares del Medio Ambiente y Relaciones Exteriores respectivamente, son a criterio personal, algunos de los más destacables funcionarios de alto nivel que estuvieron en uno o varios gabinetes de la era priísta, tras una larguísima estadía en varias dependencias públicas fueron una inagotable cantera de experimentados funcionarios de los que tenía a la mano el presidente en turno para llamarlos a compartir la delicada y compleja responsabilidad de dirigir a la nación.

Un caso actual lo constituye el senador, Emilio Gamboa Patrón, quien en los últimos 30 años se ha desempeñado como secretario particular del presidente Miguel de la Madrid desde que fue Secretario de Programación y Presupuesto, después como presidente de la República siguió siendo un poderoso Secretario Particular, pasaría en el siguiente sexenio como director general del IMSS, Secretario de Comunicaciones y Transportes, Senador y Diputado Federal en los sexenios panistas hasta la presidencia de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República que actualmente desempeña en la LXII Legislatura Federal.

Con una gruesa baraja de figuras en la mano -como la americana- el presidente en la soledad del poder, barajaba y barajaba nombres mientras la sociedad indiferente jugaba a la gabinetitis, que al igual que los comunicadores, generalmente acertaban con suficiente antelación. “Son las mismas cartas, decían, solo que nomas reacomodadas”.

Pero como nada es para siempre, el otrora invencible PRI dejó de serlo en las elecciones federales del año 2000, el cansancio social tras 72 años en el poder, los señalamientos de corrupción de algunos malos servidores, las vendettas como las que llevaron a prisión al poderoso magnate petrolero Jorge Díaz Serrano o a perder los liderazgos del sindicato de Pemex a Joaquín Hernández Galicia o en el SENTE a Carlos Jongitud Barrios y las razones que usted quiera sumarle amigo lector, llevaron al fracaso electoral al candidato priista Francisco Labastida Ochoa.

Para Vicente Fox Quezada, quien alcanzo la presidencia de la República como candidato del Partido Acción Nacional - PAN, la designación de su “gabinetazo” se convirtió en un verdadero dolor de cabeza. ¿De dónde echar mano para cubrir tan compleja nomenclatura gubernamental? A falta de militantes del Partido Acción Nacional con experiencia de gobierno, al presidente Fox no le quedó más alternativa que buscar por interpósitas personas -Head Hunter- talentos donde los encontraran a sabiendas que tendrían que llegar a aprender bajo el binomio ensayo error, sin compromiso personal, ajenos por completo a la ideología del partido en el gobierno y sin vocación por el servicio público.
Sumidos en el proceso de aprendizaje presidente y gabinete y, compartido el poder por la “pareja presidencial”, el país vio perder seis largos años en medio de ocurrencias, disparates y locuras como el beso que obsequió a doña Marta Sahagún, o la promoción de su nuevo modelo de botas “FOX” en la plaza de San Pedro en la ciudad del Vaticano. Para qué ir a Venecia en plan de amores si ahí estaban en el cielo.

Cuánta razón tuvo el ex líder del PRI Mariano Palacios Alcocer cuando expresó que el gabinete del presidente Vicente Fox fue “un levantamiento de empresarios incorporados al servicio no a los grupos formados ideológicamente en el PAN”.

Las desafortunadas e imprudentes intromisiones de Vicente Fox en los asuntos del presidente Felipe Calderón, abrieron profundas e insalvables brechas en las filas panistas que alejaron toda posibilidad de continuar en el gobierno y con ello la oportunidad para preparar los nuevos cuadros con los que se pudo haber consolidado una nueva generación de servidores públicos desde las doctrinas conservadoras del nuevo gobierno.

Cuando no fueron conflictos internos lo que no hicieron crecer a los hombres del PAN, fue la fatalidad la que se interpuso en el camino. Así, vimos extinguirse a personajes como Juan Camilo Muriño y José Francisco Blake Mora ligados a las confianzas y afecto del presidente Calderón con quienes pudo haber consolidado nuevos liderazgos.

Fue tan grande el desencanto que los gobiernos de la alternancia produjeron entre los mexicanos que pronto le dieron la espalda y buscaron nuevamente las opciones del Partido Revolucionario Institucional en las subsecuentes elecciones para gobernadores, diputados, senadores y puestos edilicios hasta la reconciliación con el electorado que permitió el triunfo del PRI en las elecciones federales del pasado mes de julio y con ello el retorno al Palacio Nacional.

“El Presidente de la República no tiene amigos” expresó el presidente electo Enrique Peña Nieto en la reunión que sostuvo con los 300 líderes más influyentes de México. Mal nos iría a los mexicanos si cometiera los mismos errores de los dos últimos presidentes en la integración de su grupo de trabajo. Sus amigos, los del equipo de Transición dejaron de serlo desde el momento en que fueron seleccionados para atender los diversos temas de la agenda nacional; se trata de políticos experimentados casi todos de la generación del Presidente, con oficio probado y compromiso social para atender los delicados problemas de la seguridad pública, finanzas, seguridad social, energía, desarrollo económico, empleo, educación, cultura, deporte y recreación que tanta falta hace a los mexicanos.

Cierto, veremos en el gabinete a Luis Videgaray Caso, eficaz coordinador General de la Campaña y Coordinador General para la Transición Gubernamental, a doña Rosario Roble Berlanga mujer de izquierda como ella se define y ex Jefe del Departamento del DF., Emilio Lozoya Austin con dos licenciaturas, Economía por el ITAM y Derecho por la UNAM, egresado de Harvard y ex director para América Latina del Foro Económico Mundial, Marcela Velazco González, Enrique de la Madrid Cordero, Miguel Ángel Osorio Chong, Jorge Carlos Ramírez Marín, Claudia Ruíz Massieu Salinas, Carlos Joaquín González, María de los Ángeles Fromow Rangel y la lista se extiende a mas de 45 militantes priistas entre los que se cuenta a mas de 10 mujeres que forman parte del Equipo para la Transición Gubernamental para el gobierno que se inicia el próximo 1 de diciembre del 2012.
  • Escuela Cervantes
  • La Parroquia Xalapa
  • Casas Murano