Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Va Correo Electrnico

 Vacunarse o no vacunarse, ese es el dilema

Jorge Salazar Garca 18/09/2023

alcalorpolitico.com

“Velar con el máximo respeto por la vida humana desde su comienzo…”
Hipócrates


En las siguientes líneas se transcriben datos y hechos relacionados con las vacunas contra el COVID-19. Aunque algunos ya fueron publicados en este y otros medios; hoy, ante las advertencias de la OMS (mayo y septiembre 2023) de que se aproxima una pandemia más mortífera, parece oportuno volver a ventilarlos agregando información reciente sobre la vacunación anterior. También serán incluidos datos tomados de los libros “La Mafia Médica” (Ghislaine Lanctot, 2008) y “La Verdad acerca de la Industria Farmacéutica” (Marcia Angell, 2004).



Se sugiere leer este texto con serenidad, sin asumir posturas irreductibles, tomando en cuenta que los fármacos producidos en laboratorios generalmente tienen el objetivo de auxiliar al sistema inmunológico natural (SIN) en su lucha contra sustancias, bacterias, virus o fármacos que invaden al cuerpo. Es importante tener presente el juramento del padre de la medicina, Hipócrates de Cos, sobre velar por el cuerpo respetando sus leyes, atendiendo las enfermedades según provengan del aire o la dieta. Es decir del ambiente o de la alimentación. Además de sus protocolos, Hipócrates también nos legó aquella recomendación para sanarnos que dice: “Que tu medicina sea tu alimento y el alimento tu medicina”.

Procese la información sin prejuicios. Recuerde que nadie posee la verdad absoluta, todo conocimiento está afectado por la subjetividad humana. Lo que una vez fue aceptado como verdad, debido a su evolución, puede dejar de serlo totalmente o en parte. Sólo a usted corresponde juzgar si los hechos citados a continuación se ajustan a su realidad y actuar en consecuencia.

Comencemos por entender qué es vacunar y cuándo procede la vacunación.



Vacunar es la acción de introducir al cuerpo sustancias destinadas a reforzar artificialmente el SIN debilitado por gérmenes patógenos que invaden el organismo.

La autorización para vacunar sólo procede si la vacuna: 1) Garantiza efectividad y seguridad, 2) Refuerza un SIN debilitado, 3) Concluyó las etapas protocolarias (5 años como mínimo) para su aprobación y 4) Que no haya una pandemia.

Dado que las vacunas inmunizan parcialmente, estas restricciones legales se cumplían estrictamente antes de 2019. Pues, tarde o temprano, “erosionan el sistema inmunológico” (revista “The Lancet”). Conforme más se vacuna una persona, mayor es el debilitamiento de sus defensas naturales. Además, se hace dependiente de las vacunas y de sus versiones posteriores. Increíblemente la vacuna COVID-19 no cumplió ninguna de las 4 condiciones citadas. ¿Por qué?



La respuesta la dieron cientos de científicos quienes advirtieron que no era una vacuna. Lo que lleva a preguntarnos qué es realmente y por qué se aplicó entonces.

La siguiente crónica sobre la vacunación masiva podría dar alguna luz al respecto.

1963: Refiriéndose a la sobrepoblación, el presidente Lyndon Johnson dijo: “5 dólares invertidos contra el crecimiento de la población son más eficaces que 100 dólares invertidos en el crecimiento económico”.



1977: Financiada por las fundaciones Carnegie, Rockefeller y el Banco Mundial, la OMS globalizó el informe Flexner, iniciando la obstrucción de la medicina preventiva y universalizando la necesidad de vacunas.

1983: Se creó el Comité de Vacunación. Su presidente, Robert McNamara, exsecretario de Defensa yanqui, fue asesorado por Jonas Salk, virólogo, director del Instituto Salk, fabricante de vacunas y reactivos biológicos para el Ejército estadounidense.

1984: La OMS, UNICEF, BM, PNUD (programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) y la Fundación Rockefeller, crearon ”La Fuerza de Intervención” ampliando a escala mundial la vacunación.



1985: Robert Strecker, doctor en Farmacología, concluyó que el SIDA había sido provocado por los ensayos de vacunación contra la hepatitis B en grupos de homosexuales.

1987: Robert McNamara declaró: “Hay que tomar medidas draconianas para la reducción demográfica, contra la voluntad de la población, aumentando las tasas de mortalidad.

1989: Gracias a la “Convención de los Derechos del Niño”, la OMS impuso el programa Ampliado de Vacunación Universal (PAV), que permite vacunar a los hijos sin el consentimiento de sus padres. A partir de entonces el control de la salud pasó a manos de las corporaciones farmacéuticas y la OMS.



2000: La fundación de Bill y Melinda Gates, con Anthony Fauci de aliado, financiaron con 750 millones de dólares La Alianza Global para las Vacunas y la Inmunización (GAVI).

2008 Se reportó que 20 por ciento de niños vacunados sufrieron trastornos de desarrollo originando personalidades sociópatas en Estados Unidos. A pesar de las demandas, la información fue reservada por 40 años.

2009 GAVI fue rebautizada como “La Década de las Vacunas”. Y se legalizó la vacunación obligatoria de todos los niños y adultos del planeta. Precisamente esa década concluyó en 2019, cuando llega el COVID-19.



2023: La OMS alerta que la próxima pandemia será más mortífera.

Seguramente usted ya ha leído noticias sobre el aumento anormal de muertes por miocarditis, cánceres agresivos, derrames, paros cardiacos, ocurridas después de la pandemia en los triplemente vacunados. Son conocidas las padecidas por jóvenes, deportistas y en aquellos youtubers pagados por las farmacéuticas que pedían a sus seguidores se vacunaran. Lo normal sería que se investigara la relación de las vacunas con esas muertes, no censurar o descalificar como paranoicos, esquizofrénicos y conspiradores a quienes afirman que sí la hay. Determinar fehacientemente que la pandemia y la vacunación masiva forman parte de un proceso de despoblación, no será fácil. Sin embargo los siguientes datos abruman por su contundencia:

a) Las autoridades no permitieron se hicieran autopsias a los fallecidos por COVID.



b) Las compañías aseguradora clasificaron la muerte por COVID como suicidio.

c) Ocultaron la denuncia que el Dr. Reiner Fuellmich, respaldado por mil abogados y 10 mil expertos médicos, interpuso en Alemania contra la OMS, CDC y el grupo de Davos.

d) Más de una decena de influencers y youtubers que promocionaron la vacunación están padeciendo cánceres raros agresivos y otros daños. Por ejemplo, Grace Helbing, (2.6 millones de seguidores), menor de 40 años le fue diagnosticado cáncer de mamá triple positivo. El cual puede ser provocado por virus, sustancia químicas o fármacos.



e) El Dr. Mike Yaden, exvicepresidente de Pfizer, afirmó: “las vacunas COVID son armas biológicas utilizadas como parte de una agenda de despoblación. Lo de 2019 sólo fue una prueba… “.

f) El director general de BioNTech, Dr. Ugor Sahin, se negó a vacunarse. Fue uno de los creadores de la vacuna Pfizer

g) Por todo el mundo se multiplicaron las muertes fulminantes. La gente se desploma en las calles, dentro de autos, comercios o en canchas deportivas. Muertes que son minimizadas o tomadas como situaciones aisladas. En Xalapa son ya varios los casos reportados.



3 hechos históricos más

1) En 1905 la viruela mataba el 10 por ciento de los infectados no vacunados. Después de aplicar la vacuna, la mortalidad aumentó a 25 por ciento. No obstante, en 1918, se intensificó la vacunación. El 54 por ciento del 95 por ciento de la población vacunada murió. A Manila le fue peor: de los ya revacunados murió el 65.3 por ciento. En cambio, los indígenas de la isla Mindanao que rechazaron la vacunación sólo tuvieron el 11.4 por ciento de mortandad. Confirmándose la superioridad de la inmunidad natural. Entendida esta como la capacidad de nuestro organismo para protegerse de patógenos por medio de anticuerpos producidos por las células Beta

2) Los neoliberales del PRIAN permitieron a las corporaciones promover el consumo de fármacos y comida chatarra, hasta en las escuelas. Muchos mexicanos abandonaron la comida tradicional, (frutas, legumbres, granos) y rechazaron la medicina alternativa. Su sistema inmune colapsó. Mientras unas trasnacionales enferman al cuerpo, otras crean los fármacos y vacunas, para tratarlas. ¡Negocio redondo!



3) Rusia y China denunciaron que Estados Unidos tenía 130 laboratorios biológicos en Ucrania donde se investigaban armas genéticas.

¿Qué hacer?

Independientemente si se ha vacunado o no, deje de consumir refrescos y comida chatarra. Disminuya la ingesta de embutidos, alimentos muy procesados, azúcar, harina y sal refinadas. Refuerce sus defensas naturales comiendo frutas, verduras y legumbres, durmiendo 8 horas diarias, bebiendo mínimo 2 litros de agua diarios, ejercitándose y comiendo 2 veces al día, (desayuno y comida). Así descansará su hígado, se fortalecerá su SIN y su salud mejorará.



*Nota: El título hace referencia al dilema existencial que pone en conflicto la voluntad humana con la realidad. La pronuncia Hamlet, personaje de la obra de William Shakespeare del mismo nombre. “Ser o no ser, ese es el dilema”.