Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Estado de Veracruz

Alistan carritos para el Día del Niño Perdido, celebración arraigada en Tuxpan

- Artesanos ofertan en las calles los carritos de cartón que saldrán a relucir la noche del 7 de diciembre

- La tradición tiene su origen en Tuxpan, afirman residentes de este municipio

Hiplito Moreno Tapia Tuxpan, Ver. 02/12/2023

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Comerciantes locales y varios artesanos que los elaboran ofertan carritos de cartón en calles de la ciudad, los cuales se utilizan para la celebración del Día del Niño Perdido cada 7 de diciembre.

La escritora Nina Salguero comentó que esta tradición cobra cada vez más fuerza, a lo que contribuyen autoridades municipales ya que en las vísperas regalan miles de velitas para que sean encendidas en las banquetas, a fin de “mostrar el camino al niño Dios que se ha perdido en el templo”.

“Se sabe que también en Colombia se lleva a cabo el mismo día, pero con otra connotación, es decir, se le llama la Fiesta de las Velitas, y en conclusión todo lo que implica fuego es en sí purificador, a este nivel claro, no de incendio”, compartió.



De hecho, varios residentes dan por hecho que aquí surgió la tradición de encender las velitas la noche del 7 de diciembre, a lo que se ha agregado el festival de carritos iluminados que los niños sacan a relucir en la fecha.

En su libro “Tuxpan Ilumina al Mundo”, el profesor Ernesto Franco Cobos explica cómo esta festividad se llevaba a efecto desde el siglo XVIII, y se extendió por la región debido a la evangelización, aunque en realidad ha perdido su esencia, pues los carritos antes elaborados artesanalmente, compiten hoy con carros de juguete eléctricos, añadió Salguero.

La esencia original es una cajita de cartón, sin más adornos que una vela en el centro de la caja, apuntó.



De acuerdo con otros tuxpeños, la celebración se remonta entre 1905 y 1915, dando a Tuxpan la tradición distintiva que comienza cada 7 de diciembre al oscurecer, cuando los niños salen a pasear un carrito elaborado de cartón o madera con una vela encendida.

Actualmente, la tradición se ha extendido a otras ciudades como Poza Rica, Álamo, Papantla, Cerro Azul, Naranjos y las villas de Tihuatlán, Tamiahua, Castillo de Teayo e incluso a la capital Xalapa, pero Tuxpan sigue siendo considerado el eje, donde existe, además un monumento alusivo en el callejón Del Niño Perdido, en plena zona centro.