Ir a Menú

Ir a Contenido

Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Ante ola de violencia en Mina, se estarían formando grupos de autodefensa

Se comunican a través de radios portátiles y a partir de las 21:00 horas el paso por aquella zona es difícil pues te debes identificar

De la Redacci?n Minatitl?n, Ver. 24/08/2016

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
En la zona rural de Minatitlán podrían estarse gestando grupos de autodefensa ante la ola de violencia que se vive actualmente.

Y es que los habitantes de aquel lugar, enardecidos por la nula actuación de las autoridades, han tomado sus armas de caza para ahuyentar a los delincuentes.

En sitios como el Uxapanapa y sus alrededores, hombres y mujeres cargan rifles y escopetas de diferentes calibres y están dispuestos a usarlos en caso de ser necesario.



Además, se comunican a través de radios portátiles y a partir de las 21:00 horas el paso por aquella zona es difícil pues te debes identificar.

Durante los hechos violentos ocurridos este martes en la comunidad Ojochapa, habitantes de Uxpanapa rodearon el área con escopetas y rifles en mano, incluso frente a elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y nadie les pidió explicación sobre el uso de armas largas de fuego.

Aunque esta gente armada no molestó en ningún momento a las autoridades que llevaban a cabo las diligencias correspondientes por el levantamiento de los seis cadáveres de los secuestradores, cada que una persona ajena a las comunidades, es decir, “foránea” llegaba cerca de la zona acordonada, ésta era insistentemente cuestionada sobre su procedencia.



“¿Y usted qué señora?, ¿quién es?, ¿qué quiere aquí?, ¡deje de tomar fotos!, ¡deme su teléfono!, a ver chequen quién es, revísale el teléfono, ¡quítale el teléfono!, ¡quítale el chip!, déjame ver qué tomaste muchacha”, decían.

Luego de cinco minutos hostigando a los foráneos y cerciorarse que nadie de los presentes tenían material que los comprometiera, los dejaron marcharse con sus equipos móviles. Las autoridades finalizaron sus actividades y al fin abrieron el paso. En ningún momento se les cuestionó sobre su portación ilegal de armas.