Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Estado de Veracruz

¿Buen fin?

Sergio Gonzlez Levet 22/11/2018

alcalorpolitico.com

Los comerciantes mexicanos están felices, eufóricos, pletóricos. Los chicos, mucho; los grandes, mucho más.

Con el exitazo este año del Buen Fin, ganaron cientos, miles, miles de miles de millones. Las cantidades enormes de clientes que en esos cuatro días de vértigo abarrotaron las tiendas de todos tamaños significaron para ellos ganancias fabulosas, faraónicas, estratosféricas.

El sesudo politólogo que siempre mantengo cerca de mí me dice que las multitudes agolpadas y ávidas de comprar en todo el país son un fenómeno sociológico, y como tal necesita explicarse, razonarse, entenderse.



¿Por qué se engancharon los mexicanos como nunca con las ofertas del Buen Fin? ¿Por qué dislocaron las plazas comerciales, los almacenes, los negocios de toda monta?

Para mí hay varias razones que pueden justificar esa estampida de consumidores.

1. Lo primordial de todo fue la acción del Gobierno federal de pagar el aguinaldo con antelación, con lo que los burócratas y los profesores tuvieron un recurso para gastarlo en lujos y ostentaciones -como siempre termina por suceder- y obedientemente siguieron las indicaciones de la propaganda comercial.



2. Una razón emocional fue el fin del sexenio federal y el arribo de una nueva era en la figura del entrante presidente Andrés Manuel López Obrador. Para muchos, la llegada del candidato de Morena significa el fin del mundo… el fin de su mundo, porque las reglas del juego van a cambiar por completo, y también muchos nombres de las camarillas que estuvieron por años enquistadas en el poder. En la imaginaria de muchos que ya no van a poder cobrar aviadurías ni hacer negocios ultramillonarios al amparo de la corrupción la vida terminará el primero de diciembre, y por eso se fueron a hacer compras de locura, para vivir hasta el último momento la vida de derroche que tuvieron sin merecer.

3. Otros, por el contrario, acudieron por optimismo frente a un futuro que imaginan promisorio porque piensan que AMLO les va a resolver todos los problemas, que va a convertir a nuestro país en un paraíso en el que vamos a ganar mucho dinero, aunque no trabajemos muy bien. Éstos nuevos ilusos salieron a comprar como un ensayo de los buenos tiempos que -según ellos- vienen.

Por otra parte, los comerciantes que hoy están felices con las ganancias obtenidas no se dan cuenta en su euforia que seguramente mataron la gallina de los huevos de oro (no tibios), porque los ciudadanos que del 16 al 19 del presente se acabaron su aguinaldo, en diciembre no van a tener con qué comprar, y es probable que veamos tiendas vacías en la opima época decembrina.



Bueno, pero todavía queda el recurso del Monte.

Agradezco comentarios a [email protected]