Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Estado de Veracruz

CAEV no solventó 13 observaciones y 5 recomendaciones de su Ejercicio 2016

Su Consejo de Administración aprobó los estados financieros de ese año y pasó por alto fraudes o errores

Javier Salas Hernndez Xalapa, Ver. 24/10/2018

alcalorpolitico.com

Al concluir la auditoría a los estados financieros de la Comisión del Agua del Estado de Veracruz (CAEV), que comprenden los estados de situación financiera, los estados analíticos del activo y los estados analíticos de la deuda y otros pasivos al 31 de diciembre de 2016, el Grupo Juárez López Asesores S.C. Hemos, concluyó que hechos o condiciones futuros pueden ser causa de que la entidad deje de ser una en funcionamiento.

La auditoría interna se realizó debido a 13 observaciones y 5 recomendaciones, que no fueron solventadas y/o atendidas al despacho en el proceso de Auditoría.

Al concluir la auditoría, el 30 de enero de este año, Gonzalo Juárez López, representante legal de Grupo Juárez López Asesores S.C. y con Cédula Profesional 3110829, envió el informe a Ramón Tomás Alfonso Figuerola Piñera, contralor general del Estado.



Los estados financieros del Ejercicio 2016 fueron aprobados en la segunda sesión ordinaria del Consejo de Administración de la CAEV.

El despacho contable reconoció que en la preparación de los estados financieros, la administración (de la CAEV) es responsable de la valoración de la capacidad de la entidad para continuar operando como una entidad en funcionamiento, revelando, en su caso, las cuestiones relativas a la entidad en funcionamiento y utilizando las bases contables aplicables a una entidad en funcionamiento, a menos que la administración tenga la intención de liquidar la entidad, cesar sus operaciones o bien no exista una alternativa realista. Los encargados del gobierno de la entidad son responsables de la supervisión del proceso de información financiera de la misma.

El informe especifica que los objetivos son obtener una seguridad razonable sobre que los estados financieros, en su conjunto, se encuentran libres de incorrección material, debido a fraude o error y emitir un informe de auditoría que contiene una opinión.



Aunque se aclara que la seguridad razonable es un alto nivel de seguridad, pero no es una garantía, de que una auditoría realizada de conformidad con las Normas Internacionales de Auditoría siempre detecte una incorrección material cuando existe.

Las incorrecciones pueden deberse a fraude o error y son consideradas materiales si individualmente, o en su conjunto, puede preverse razonablemente que influyan en las decisiones económicas que los usuarios hacen basándose en los estados financieros.

"Como parte de una auditoría de conformidad con las Normas Internacionales de Auditoría, aplicamos nuestro juicio profesional y mantenemos una actitud de escepticismo profesional durante toda la auditoría".

Durante la auditoría, el despacho contable identificó y evaluó los riesgos de incorrección material en los estados financieros, debida a fraude o error; diseñó y aplicó los procedimientos de auditoría para responder a esos riesgos y obtener evidencia de auditoría suficiente y apropiada para obtener una base para emitir una opinión.



El riesgo de no detectar una incorrección material debida a fraude es mayor que en el caso de una incorrección material, ya que el fraude puede implicar colusión, falsificación, manifestaciones intencionalmente erróneas, omisiones intencionales o la anulación del control interno, dice el informe.

“Obtenemos conocimiento del control interno importante para la auditoría con el fin de diseñar los procedimientos de auditoría que consideramos adecuados en las circunstancias y no con la finalidad de expresar una opinión sobre la eficacia del control interno de la entidad.

Asimismo, se evaluó lo apropiado de las políticas contables utilizadas y la razonabilidad de las estimaciones contables, así como las revelaciones hechas por la administración de la entidad.



“Concluimos sobre lo apropiado del uso de la administración de las bases contables aplicables a una entidad en funcionamiento y, con base en la evidencia de auditoría obtenida, concluimos sobre si existe o no incertidumbre importante relacionada con eventos o con condiciones que pueden originar dudas significativas sobre la capacidad de la entidad para continuar como entidad en funcionamiento. En caso de que existiera una incertidumbre importante, se nos requiere que llamemos la atención en nuestro informe de auditoría sobre la correspondiente información revelada en los estados financieros o, si dicha revelación es insuficiente, que expresemos una opinión modificada. Nuestras conclusiones se basan en la evidencia de auditoría obtenida hasta la fecha de nuestro informe. Sin embargo, hechos o condiciones futuros pueden ser causa de que la entidad deje de ser una en funcionamiento”.