Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Estado de Veracruz

Carretera Xalapa-Coatepec, insegura y peligrosa para conductores, determina ORFIS

- Los recientes trabajos de reconstrucción se hicieron sin replantear sus parámetros originales

- La carretera tiene escurrimientos de agua naturales, que cruzan de lado a lado y no hay suficientes elementos de desagüe

- El Órgano recomienda medidas correctivas en la carretera, como el uso de reductores de velocidad

Javier Salas Hernndez Xalapa, Ver. 03/10/2018

alcalorpolitico.com

La carretera Xalapa-Coatepec presenta condiciones inseguras y de peligro para los conductores, toda vez que los recientes trabajos de reconstrucción se hicieron sin replantear sus parámetros originales, ni se realizaron adecuaciones a su trazo en algunas zonas; por lo que de no corregirse las inconsistencias seguirá habiendo más accidentes automovilísticos.

Lo anterior fue advertido por el Órgano de Fiscalización Superior (ORFIS) en el Informe General del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2017 a los entes estatales.

El ente fiscalizador determinó que las condiciones actuales, como el crecimiento de la mancha urbana, la existencia de casas y negocios a los costados de la carretera aportan constantemente vehículos a la circulación y no favorece que las condiciones físicas y de diseño logren una incorporación vehicular armónica; sin olvidar que la vía recientemente reconstruida propicia que los usuarios la utilicen como vía de alta velocidad, siendo que su trazo de diseño está limitado para circular a 60 kilómetros por hora como mucho.



La carretera tiene escurrimientos de agua naturales, que cruzan de lado a lado y no en todo lo largo de la carretera se cuenta con cunetas o elementos de desagüe que recolecten estos escurrimientos antes de que crucen por encima de la carpeta.

Tales escurrimientos crean efectos de acuaplaneo provocando una condición insegura y de peligro para los conductores, al aumentar la lluvia, aumentan los escurrimientos y el riesgo, que aunado a la velocidad inmoderada y a la corta distancia entre autos, dará como resultado más accidentes en la autopista.

Además, existen algunos lugares que se pueden considerar peligrosos en donde existen postes, árboles e incluso estructuras con publicidad que carecen de las medidas de seguridad.



También se advirtió que los usuarios no conservan al circular una distancia adecuada entre vehículos, esto es necesario para tener un margen de seguridad que permita llevar a cabo maniobras para aminorar la velocidad hasta hacer alto total en caso de un posible accidente. Se pudo observar vehículos con una separación entre sí no mayor a 15 metros, detectando que circulan a una velocidad mayor a los 60 kilómetros por hora aun cuando las condiciones climatológicas afectan la conducción segura.

Incluso se realizaron dos pruebas de frenado, una a 60 kilómetros por hora y otra a 80 kilómetros por hora, sin detectar ninguna diferencia en el frenado con algún otro pavimento de concreto convencional, pudiendo presumir que no hay un efecto deslizante en el pavimento que esté provocando más accidentes.

Para subsanar esas inconsistencias, el ORFIS recomienda llevar a cabo medidas correctivas en la carretera, como el incremento en el uso de reductores de velocidad, señales informativas y letreros luminosos.



Asimismo, realizar una revisión de los peraltes en las zonas de curvas horizontales para determinar si existe la necesidad de reducir las fuerzas centrífugas que gobiernan dichas curvas y hacer un análisis de los escurrimientos pluviales y proponer desagües que los atrapen antes de que lleguen a la superficie de la carretera.

Programar un mantenimiento periódico al camellón central, libre de vegetación excesiva con el fin de propiciar la visualización necesaria en el tránsito.

Por último, considerar que se consiga una vialidad segura en la zona urbana en el tramo Los Arenales y en la zona urbana del acceso a Coatepec, por lo que se debe fomentar una educación vial suficiente por parte de los usuarios para respetar el límite de 60 kilómetros por hora, con reducciones a 40 kilómetros por hora en las zonas de transición de vía rápida a vialidad urbana; creando a corta distancia zonas de desaceleración que puedan funcionar como pasos, instalar vialetas, botones, señalamiento horizontal y vertical suficiente, además de la iluminación adecuada y señales luminosas informativas que recuerden al usuario no utilizarla como vía de alta velocidad.