Ir a Menú

Ir a Contenido

Casas Carpin

Seccin: V?a Correo Electr?nico

Desde Zimpizahua

Celulares e internet, la moda

Joaqu?n Alc?ntara Hern?ndez 22/04/2013

alcalorpolitico.com

Estos espacios no son para escribir únicamente temas ‘formales’… la vida realmente está compuesta de un coctel de experiencias distintas, incluyendo cosas triviales de las cuales recibimos importantes lecciones. De eso está hecha la vida, de cosas sencillas, espontáneas, no siempre planeadas. Finalmente cuando partamos de este mundo lo único que nos llevaremos son los momentos vividos, dulces o amargos, alegres o tristes, tranquilos o inquietos… solo los momentos, sí, porque lo que a la materia pertenece a la materia se le queda. Tal vez así pensó quien escribió esta frase: “A mí para vivir me basta, un pedazo de pan blanco y una botella de vino rojo y fresco; un libro que hable del amor en verso; ella con su placer insatisfecho y un verde prado en el cuál poderme tender. Lo demás, el poder, la gloria y los dineros, para los pobres y los perros”… ¡Vaya! mensaje… propio para meditarlo un buen rato porque en el fondo tiene un profundo contenido.
 
 Prosigamos, es solo nuestro espíritu que continúa vivo, no pertenece a la materia y, por lo mismo, es eterno, nunca muere. Siempre estamos regresando en cuerpo nuevo para continuar nuestra evolución espiritual en diferentes rencarnaciones. Así lo establece la ley de reencarnación que es, además, la única forma lógica y de sentido común para aceptar que la vida es eterna. La otra forma es dogmática y ya no son tiempos de dogmas. Nadie o muy pocos creen en los dogmas. Estamos en la nueva Era del saber, del discernimiento, de la explicación, no del dogma que impone creencias sin explicaciones, o sea, la verdad es sencilla, la mentira es complicada. ¿Ok?...
 
Así las cosas, en esta Era del saber, la de Acuario, que está regida por el elemento Aire; vemos como se manifiesta su presencia con los avances de la ciencia inalámbrica, es por esa razón que aparecen los adelantos que traspasan la berrera del tiempo y en milésimas de segundo estamos comunicados con el otro lado del planeta Tierra. En cambio, en la Era pasada, de Piscis, que fue regida por el elemento Agua, ésta se dominó y surgieron entonces los submarinos. Pero hoy, en la nueva Era de Acuario cuyo regente es el Aire, surge el teléfono celular y el Internet… ¡¡¡PERFERCTO!!!... ¡¡¡QUÉ MARAVILLA!!!... sin alambres estamos conectados dominando así al Aire como elemento. Los satélites han triunfado. Sin embargo, surge paralelamente a estos inventos un catastrófico problema, las familias se están desintegrando como tales… lejos de tener mejor comunicación, hoy padres e hijos viven un mundo diferente, distante, separatista… cada uno por su lado; así los vemos penosamente atrapados por la ‘tecnología’ sin que haya entre ellos la comunicación, padre-hijo.
 
Verá usted, me reservo el nombre de un niño por respeto a él mismo más no a sus padres. Pues éstos jóvenes viven esclavizados a la ‘tecnología’ y olvidan a su hijo. Me platica el niño con la inocencia propia de su edad, que sus papás van manejando con sus celulares funcionando, pero su plática denota angustia. Vive y sufre lo indecible temeroso que suceda un accidente… va estresado, sufriendo internamente. Me recordó éste niño con su charla un correo que ya circula precisamente en Internet, es sobre otro niño cuyos padres lo llevaron al psicólogo debido a los terribles problemas de depresión que ya padecía. Fueron varias sesiones sin que el profesionista lograra llegar al origen del problema. Entonces uso otra estrategia, lo hizo su amigo, jugaba con él, hasta que por fin, un día, el niño habló. Le preguntó entonces al psicólogo que qué podría hacer para que su papá se fijara en él, jugara con él, le ayudara en sus tareas de la escuela, ¡Vamos!, cómo hacerle para que su papá le pusiera más atención que a su mendigo celular o su maldita computadora porque, oiga usted, todo el tiempo su atolondrado padre está pegado a esos absorbentes aparatos, incluso, a la hora de comer. ¡Vaya! Torpeza del papá haciendo un papel por demás ridículo. ¿Qué es eso de estar tomando sus alimentos pegado al celular?, no solo es un cuadro detestable, sino ¡¡total falta de educación!!
 
En ese archivo el papá del niño no se percata del papel grotesco y miope que ante sus propios hijos está haciendo. Sino además, no digiere que con esa actitud está causando terrible daño psicológico provocando la separación en su familia. El hombrecillo desde que despierta no suelta el puto celular ni para ir al baño. Hasta en sus momentos de intimidad solo lo pone en ‘vibrador’. ¡Hágame el refavrón cavor!, ¡Vaya! Terrible adicción de estos pobres tontos esclavos de la ‘tecnología’ que siempre tienen pretexto para ‘justificar’ su destructiva y nociva adicción… allá ellos.
 
Viene a mi mente otro archivo parecido que compartí con mis contactos. Se intitula ‘Reunión de amigos’… estos jóvenes se citan en un café, pero sucede que estando ahí cada uno se pega a su celular y se olvidan por completo que se citaron para charlar personalmente… surge entonces la escena por demás ridícula, lamentable, la gente observa su rostro idiotizado, están idos, es notoria su vaguedad y extravío mental, cada uno está entregado a su celular. Hasta se nota en ese archivo como uno de ellos, el más idiotizado, tiene tres celulares, totalmente enajenado. ¡¡Pobre tipo!!...
 
Jamás entenderán estos torpes adictos con su cerebro atrofiado, que la vida equilibrada se divide en cuatro tiempos, es decir, un tiempo para la sana diversión, claro, por supuesto. Otro para trabajar, otro más para dedicarlo a la familia y uno más para dedicarlo a Dios. Esa es la Cruz de la Sobriedad, así nos lo explica. Porque estar sobrios no significa no beber alcohol, habemos otros borrachos de soberbia, de poder, de dinero, de falso orgullo y, obviamente ahora hay los borrachos cibernautas… todo el santo día pegados al Internet… siendo que un rato es lo correcto, lo prudente, (a no ser que tengan la imperiosa necesidad que su trabajo dependa del Internet, eso es otra cosa). Y ya después todo el tiempo debemos ocuparlo para vivir con toda intensidad como si fuera el último día de nuestro paso por este mundo, vivir el diario acontecer con todos sus vaivenes, sus altas y bajas, su realidad palpable y sonante… el chiste es vivir la vida en cuerpo y alma, no virtualmente con masturbaciones mentales. La vida, pues, es para vivirla, disfrutarla, bailarla, sentirla, compartirla, ¡Aguas jóvenes! No se apendejen y menos si llevan infantes inocentes cuando van manejando. ¡¡¡Viva México señores!!! Ajuaaaaaaaaa…
  • Salon de usos multiples
  • La Parroquia Xalapa
  • Ipax