Ir a Menú

Ir a Contenido

Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Centros de Convivencia Familiar, rescatan del sufrimiento a menores en proceso de divorcio

- Velan por los hijos que sufren dolor cuando sus padres se separan, se agreden y violentan

- Red Nacional de Centros de Convivencia Familiar reconoce labor del Poder Judicial de Veracruz

Xalapa, Ver. 23/05/2019

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Al participar como ponente durante el conversatorio “Cómo ser un héroe emocional para tu hijo o hija durante el proceso de divorcio o separación”, organizado por el Consejo de la Judicatura del Estado, Mario Enrique Herrera Carrasco, director del Centro de Convivencia Familiar del Poder Judicial de Quintana Roo y actual secretario ejecutivo de la Red Nacional de Centros de Convivencia Familiar de la República Mexicana, reconoció la labor del Tribunal Superior de Justicia que preside el Magistrado Edel Álvarez Peña, por la apertura de nuevos centros de convivencia en la entidad.

Sostuvo que en el caso de Veracruz “por fortuna se han aperturado más Centros de Convivencia Familiar; por ello expreso una gran felicitación al Poder Judicial por esa constitución tan bondadosa de los centros que son partícipes para seguir ayudando a esos padres que se sienten violentados por la otra parte que no les permite ver a sus hijos no nada más por días o semanas sino por meses; estos centros ayudan mucho a corregir esos errores de los progenitores; por eso muchas felicidades al Poder Judicial”.

Entrevistado sobre su participación en el conversatorio, Herrera Carrasco dijo que estos temas “son muy sensibles e involucran no sólo a jurisconsultos sino a los padres, a las madres, y sobre todo a los pequeñitos que son el principal factor a proteger por parte de quienes impartimos justicia; siempre debemos velar por el interés superior del menor que sufre, que siente el dolor de que esos padres a pesar de que ya se separaron, a pesar de que ya se divorciaron y de que con eso ya están lastimando al pequeñito todavía se ofendan, se agredan y violenten aún separados; y eso es algo que debemos evitar”.



Dijo que los Centros de Convivencia Familiar “son espacios para fortalecer los vínculos paterno y materno filiales entre quien convive y el menor de edad y una vez que se logra ese vínculo afectivo entre uno y otro, el centro de convivencia ha cumplido cabalmente su función; no podría ser de otra manera si no es con una coordinación puntual con quienes imparten justicia que son los jueces, los magistrados, los propios Consejos de la Judicatura y que al día de hoy han dado un estupendo resultado en auxilio al juzgador cuando llegan los menores de edad al juzgado o a las salas”.

No obstante, dijo que “a pesar de que se siguen construyendo centros de convivencia la verdad de las cosas nosotros como sociedad podríamos corregir, arreglar y enmendar estos problemas de orden familiar antes de que se judicialicen. Hablo del tema de mediación, hablo del tema de enmendar los problemas antes de que lleguen al juzgado”.