Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Cientos de xalapeños reciben la ceniza en la Catedral; inicia la Cuaresma

El sacerdote Salvador Ruelas invitó a los feligreses a ayunar y dedicar más tiempo a la oración

Sara Atanasio/Miguel G?mez Xalapa, Ver. 10/02/2016

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Desde las siete de la mañana de este miércoles cientos de feligreses han visitado la Catedral Metropolitana de Xalapa para recibir la ceniza, en este inicio de la Cuaresma.

Durante la misa celebrada a las ocho de la mañana, el padre Salvador Ruelas aseguró que el inicio de la Cuaresma significa iniciar una fiesta porque Dios derrama su misericordia sobre cada persona que recibe la ceniza en la frente.

Abundó que este tiempo es especial y que la Cuaresma no debe poner tristes a las personas y mucho menos sentir que es un tiempo duro o difícil, sino que la gracia de Dios desea acompañar a todos sus hijos de manera especial.



“Es una fiesta que es un preámbulo. La fiesta mayor todavía se va a vivir en unos días”, afirmó el sacerdote.

Afirmó que uno de los días más importantes y bellos de la liturgia es la Cuaresma, e invitó a tomar estas fechas de manera positiva, haciendo oración y acercarse al Señor.

El sacerdote también exhortó a orar de manera personal, callada y en soledad para poder alcanzar esa cercanía con Dios y reconocer que es pecador para que pueda ser perdonado.



Durante la Cuaresma hay un tiempo de ayuno: “el ayuno es precisamente tratar de dejar, de alguna manera, el alimento, según tus posibilidades también según tus responsabilidades”.

Por su parte, indicó que este miércoles es un día de abstinencia de no comer carne, así como todos los viernes de Cuaresma, abstinencia obligatoria para los mayores de 18 años y hasta los de la tercera edad.

Durante la misa, el padre dijo que no se debe tomar alcohol y en vez de ver programas de televisión, utilizar ese tiempo para orarle a Dios.



“Hay que hacer un poco más de sacrificio (…) haz el sacrificio de estar más caritativo y entregado a los demás”, destacó.

Realizan sus labores del día con la cruz en la frente

Fiel a su costumbre, la señora Graciela Medina (*) se levantó temprano y se encaminó hacia su iglesia. Le gusta ser de las primeras en ingresar a su parroquia. Sin embargo, para ella es un día distinto, pues la costumbre católica marca que hoy es miércoles de ceniza.

Tras escuchar atenta el mensaje del sacerdote. Se forma para tomar la ostia, se persigna y se encamina a recibir la señal de la cruz por parte del presbítero. Una vez que finaliza el acto que consiste en que le marcan con ceniza una cruz en su frente, se persigna y se apresta a salir hacia su hogar.

Durante el día, ella realizará sus labores de manera normal, pero no se borrará la señal de la cruz de su frente.



Como ella, muchos católicos acuden a las iglesias para recibir esa señal, pues para muchos representa un signo de arrepentimiento, para recordar el ayuno que realizó Jesús por 40 días en el desierto: “Somos pecadores y es una forma de expiar nuestros pecados, recordando que una vez que muramos nos volveremos polvo, pues de ahí vinimos”, reflexionó.

De acuerdo a la doctrina católica, el miércoles de ceniza es el primer día de la Cuaresma y su celebra 40 días antes del Domingo de Ramos que marca a su vez el inicio de la Semana Santa. Algunos relacionan el miércoles de ceniza con la finalización del carnaval, llamado la fiesta de la carne y muchos acuden a recibir la señal de la cruz con la intención de que sus pecados sean expiados.

Como la señora Graciela, otras también acuden a la iglesia para recibir la señal de la cruz. Por las mañanas, quienes asisten a las iglesias son mayormente adultos, sin embargo, durante el día acudirán personas de todas las edades para recibir esa señal que no constituye un sacramento, sino una forma de guardarse ante la proximidad de la llamada semana mayor.



El miércoles de ceniza coincide con la muy próxima llegada de Francisco Bergoglio, el Papa católico que visitará el país del 12 al 17 de febrero y que celebrará cinco misas masivas y que además, como jefe del estado Vaticano tendrá algunos actos protocolarios con autoridades federales y también visitará un reclusorio, así como un hospital infantil.