Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

La 4ta, transformación empieza hacer agua

Por: Helí Herrera Hernández

20/05/2019

alcalorpolitico.com

[email protected]
twitter: HELÍHERRERA.es
 
¡Ay, qué tiempos, señor don Simón! Sí, aquellos tiempos de finales de diciembre del año pasado, cuando los índices de aprobación para Andrés Manuel López Obrador eran del 78%, y de 82 cuando usted les preguntaba a los mexicanos si le aprobaban la revocación de mandato al tabasqueño.
 
¡Ay qué tiempos aquellos, señor don Simón! Cuando el candidato Andrés Manuel alababa las encuestas que, en el mes de junio de 2018, lo daban como triunfador absoluto en las elecciones del primer domingo de julio de ese año, cuando iba muy arriba de Ricardo Anaya y José Antonio Meade: Mitofsky, de Roy Campos le daba el triunfo con el 48%; GEA-ISA por 44%.
 
AMLO gana con el 53%, en consecuencia, el grado de error de Mitofsky fue de 5 puntos y la de GEA-ISA de 9, empero la encuesta del diario REFORMA, una semana antes de la elección, lo ubico con 52% de intención del voto (uno por ciento de diferencia), reafirmando desde 2012, que ese periódico ha ofrecido las encuestas más certeras en el terreno electoral. El mismo día que salió la encuesta de REFORMA, López Obrador la festinó en sus diversos actos de campaña: “La encuesta de hoy de REFORMA nos obliga a redoblar el esfuerzo. A no aflojar el paso...”.
 
¡Qué tiempos aquellos, señor don Simón!, como aquella película de Julio Bracho protagonizada por Joaquín Pardavé y Arturo de Córdoba, cuando el presidente de México alcanzaba su mayor porcentaje de popularidad en el segmento >Reducción de salarios a funcionarios con 79%<; >Libertad de expresión< con un 66%<; luego en >transparencia y rendición de cuentas con 59%<; >Lucha contra el crimen y la inseguridad 58%<; >Combate a la corrupción 58%<; >Manejo de la economía nacional 53%<; >Creación de empleos 53%<; >Combate a la pobreza 51%<, y >Política exterior su más bajo puntaje con 45%<.
 
Pero la luna de miel indica que ha empezado a fracturarse, y las mismas casas encuestadoras que alababa Andrés Manuel porque le pronosticaban el triunfo, son las mismas que hoy por hoy, le registran una fuerte caída en la aprobación ciudadana en las últimas tres semanas.
 
Todo empezó a cambiar cuando quitó los recursos económicos a las estancias infantiles, que le generó una opinión negativa mayoritaria del 56%, solo lo aprobaron el 27 por ciento; de esa forma los puntos a favor que recibió por el combate al huachicoleo que lo había catapultado al 80% de positivos, empezó a perderlo; más adelante se le sumó el caso del tren maya que los ambientalistas nacionales y extranjeros están cuestionando fuertemente por los estragos que cometerán, en regiones selváticas, a la flora y fauna, y ahora se le suma el cerro de “Santa Lucía”, que en suma, ya lo tienen en “bajada”, aunque no en picada.
 
Ahora Mitofsky nos dice que la aprobación a López Obrador cayó a finales de abril “hay una tendencia clara a la baja de Andrés Manuel en las últimas tres semanas”, asegura Roy Campos, pegándole primordialmente, según sus encuestas, por los casos de inseguridad que se viven en distintas partes del país (matanzas), y las estancias infantiles.
 
GEA-ISA va más allá y su encuesta revela que el 60% no lo cree capaz de gobernar; el 63% considera que no será capaz de resolver los problemas del país, y solo 20% de los encuestados confía que los problemas va a resolverlos Andrés Manuel.
 
MXElige es la otra casa encuestadora que el diez de mayo subió a las redes sociales los resultados de su encuesta sobre el gobierno de AMLO, arrojando, en primer término, que pasó del 73 por ciento de aprobación de diciembre, a solo 54.9 por ciento en la primera semana de mayo de 2019, y su calificación positiva decreció, pasando del 68.8 por ciento de diciembre de 2018 a 51.1%, también en la primera semana de este mes, para una pérdida de simpatía de los mexicanos cercana ya al 20%.
 
Falta la de REFORMA, que se espera a finales de este mes o durante la primera semana de junio. No podemos perder de vista, insisto, que desde 2012 ha sido la encuesta más certera, a grado tal, que las festinaba AMLO, pero ahora habrá que esperar una reacción con el hígado del presidente de la república, porque el medio ha venido realizando una serie de investigaciones periodísticas que lo han cuestionado, y éste ha desatado una feroz ofensiva en contra del periódico y su dueño, acusándolo hasta de cómplice de un presunto fraude electoral de 2006.
 
Los muertos le pesan a don Andrés Manuel. De enero-abril fueron 5,101 ejecuciones (44 diarias). La economía le pesa a don Andrés Manuel; solo creceremos al 1.6% y no al 4 como nos lo ofreció en campaña, según estadísticas del Fondo Monetario Internacional, del Banco de México y de la Secretaria de Hacienda (la suya); Las Estancias Infantiles le pesan a don Andrés Manuel; Los recortes al gasto del CONACYT le pesan a Andrés Manuel; los recortes al presupuesto de CONAFOR le pesan a Andrés Manuel.
 
La 4ta, transformación empieza hacer agua. Las estadísticas no mienten. Esas mismas estadísticas que nos pronosticaron su triunfo, hoy anuncian la infausta noticia de la pérdida de gracia de don Andrés con el grueso de sus simpatizantes.

Columnas recientes