Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Tránsito

Mira Política

Por: Guadalupe H. Mar

25/10/2019

alcalorpolitico.com

TRÁNSITO
 
HERENCIA PATERNA... En este mes de octubre estamos cumpliendo un año de que la comisión permanente de Tránsito, Transporte y Vialidad de la pasada Legislatura Veracruzana, la LXIV, aprobó con siete votos a favor, dos en contra y una abstención, la municipalización de esta importante área a favor del ayuntamiento de Veracruz.
 
La aprobación, por cierto, se dio apenas un par de semanas antes de que concluyera la gestión de los legisladores de la sesenta y cuatro, con marcada tendencia panperredista- yunista, pues el cinco de noviembre de 2018, inició la LXV, con mayoría morenista.
 
El 14 de diciembre de 2018, en el número extraordinario 500 de la Gaceta del estado de Veracruz, se publicó el nuevo Reglamento de Tránsito de la ciudad de Veracruz, que a partir de entonces establecía que las multas de Tránsito en el municipio jarocho, irían desde 169 pesos la mínima, hasta ocho mil 449 pesos la máxima.
 
“Ay primo hermano” dirían los cuenqueños, menos Patrocinio que es Bajacaliforniano. Desde entonces y vamos para un año, solo un grupo de funcionarios del ayuntamiento de Veracruz sabe realmente cuánto se capta por infracciones o multas aplicadas por los aguerridos elementos de esta corporación.
 
Por más que preguntamos por aquí, allá y acullá para saber a cuánto asciende la captación económica por concepto de infracciones o multas, nadie sabe, ni tiene el dato.
 
Por ello amables lectores, nos apersonamos en la sede de Dirección de Tránsito municipal, de la ciudad de Veracruz, ubicada en la avenida Montesinos, para tener más o menos una idea de cuánto se capta por este concepto.
 
Allí tampoco obtuvimos el dato requerido, pero si pudimos darnos cuenta de que eso de las infracciones o multas de Tránsito en el municipio de Veracruz, son una importante fuente de ingresos frescos, contantes y sonantes, por los que prácticamente no se entrega recibo a los infraccionados.
 
Les explicamos. Usted llega a la sede de la dirección municipal de Tránsito de la ciudad de Veracruz, a un pasillo sin aire acondicionado, a la intemperie, con un solo ventilador que no funciona, baños cerrados- para que no ensucien-y con el calor típico del puerto, se integra a una larga fila de personas que llevan en mano la boleta de la infracción.
 
En un par de ventanitas, usted se asoma para entregar su boleta de infracción y disfrutar, aunque sea unos minutos del potente aire acondicionado del que gozan los funcionarios de la Tesorería del ayuntamiento de Veracruz, quienes le entregan un recibo que especifica el monto a pagar. Obvio, no hay mediación y le aplican la multa más alta, para graciosamente darle el beneficio de cobrarle la mitad si paga en los primeros cinco días.
 
Con ese recibo, se integra a otra fila, a la intemperie, sin aire acondicionado hasta llegar a otro par de ventanillas donde paga, le entregan su licencia de conducir o documento que le haya retenido el agente de Tránsito y cuando espera que le entreguen un recibo por el dinero que pagó, el empleado- ese sí de la Dirección de Tránsito municipal- le regaña por no haber leído un pequeño letrero donde indica a los interesados que en caso de requerir recibo oficial, vaya usted a fotocopiar el que le entregaron los de tesorería. Mis chulos.
 
Acalorados, molestos, los usuarios nada más mueven la cabeza y se resignan a quedarse sin recibo oficial que compruebe que pagó la multa correspondiente.
 
Dicen y bien, piensa mal y acertarás. Lo cual viene como anillo al dedo para sospechar que como recitaba la Bruja Maldita en un viejo programa de televisión, “nadie sabe, nadie supo”, cuánto dinero ingresa a las arcas del ayuntamiento de Veracruz por concepto de multas e infracciones de Tránsito municipal.
 
LA PASAN DE HUMO… Peor es el caso del ayuntamiento panperredista de Medellín de Bravo, donde gobierna Hipólito Deschamps Espino Barros, quien el miércoles pasado tuvo que emitir un comunicado de prensa para aclarar que los elementos y delegación de Tránsito y Vialidad en esa demarcación, “no forman parte del Ayuntamiento, sino corresponden a la dirección de Tránsito del estado, dependiente de la Secretaría de Seguridad Pública de Veracruz”, esto porque se viralizó o generalizó un video donde supuestamente captaron a elementos de esa corporación recibiendo dinero de un infraccionado.
 
Por ello el gobierno municipal de Medellín de Bravo, invitaba a los ciudadanos “a realizar denuncias a todo tipo de actos de corrupción en que incurran funcionarios públicos de esta demarcación y a no ser partícipes de ellos”.
 
Obvio, Tránsito y Vialidad en ese municipio sigue dependiendo de la Secretaría de Seguridad Pública del gobierno del estado de Veracruz, de esos que, por ser de la autonombrada Cuarta Transformación, “No Roban, No mienten, No Engañan”. Así con mayúsculas.
 
DÍGALO SIN MIEDO … Comentarios o sugerencias a través del correo electrónico: [email protected] o bien en el Twitter: @guadalupehmar

Columnas recientes