Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Barbas

Mira Política

Por: Guadalupe H. Mar

11/11/2020

alcalorpolitico.com

BARBAS
 
PONERLAS A REMOJAR... ¡Ah! la conseja popular que sabia es y nos lo demuestra constantemente, como por ejemplo esa de que “cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar”, la cual traemos a este espacio pensando en lo que sucede en los últimos años en la ciudad de Xalapa, la capital del estado, donde con cualquiera de sus tradicionales aguaceros se inunda cada vez más, incluso en zonas donde era difícil que se anegaran.
 
Los medios de comunicación de la región de Xalapa dan cuenta de esas inundaciones, mas severas últimamente, sin que hasta ahora alguien lidere una acción seria, responsable y espontánea –sobre todo- para dar con las causas de esas inundaciones, además de la lluvia y proponer soluciones a mediano largo plazo antes de que el destino los alcance.
 
Hay quienes mencionan que el crecimiento urbano de la ciudad de Xalapa es la principal causa de sus inundaciones y otros que se debe a la falta de mantenimiento de los cauces naturales por los que escurre el agua de lluvia, lo cual tiene sentido, sin embargo, el asunto por ser mas grave de lo que parece requiere del conocimiento científico, lo cual, dicho sea de paso, abunda en la capital del estado.
 
La Universidad Veracruzana, por ejemplo, tiene entre sus destacados investigadores al doctor Adalberto Tejeda Martínez, Coordinador del Programa de Estudios de Cambio Climático de la UV, quien por cierto el sábado de la semana pasada publicó en un medio de la localidad –La Jornada- su colaboración titulada “El Edén anegado”, donde en cuatro párrafos explica muy bien el asunto de la inundación que padece en estos días, en el vecino estado de Tabasco.
 
El especialista de la Universidad Veracruzana explica de la siguiente manera lo sucedido en la entidad tabasqueña: “El 40% del estado es susceptible a inundaciones frecuentes, según el Plan de Acción Climática estatal de 2011 (disponible en la Web). La costa va en retroceso a más de un metro por año por efectos del cambio climático, lo que dificulta cada vez más la desembocadura de la majestuosa pareja Grijalva-Usumacinta en el delta de los Pantanos de Centla, y propicia las inundaciones de tierras bajas. En pocas palabras, el Edén no solo está anegado ahora, sino que año tras año se seguirá anegando, a veces más, como hoy y hace trece años, y a veces menos”.
 
Determinante diagnóstico del Coordinador del Programa de Estudios de Cambio Climático de la UV, quien advierte que el pasado 30 de octubre se rompió en Tabasco el récord de lluvias en un día, con 450 litros por metro cuadrado, increíble cantidad de agua que causó estragos.
 
Tajante, el doctor Adalberto Tejeda Martínez reconoció que en gran parte las inundaciones en Tabasco “se deben a la corrupción y el desorden del pasado. Sí, asentamientos irregulares, desarrollos urbanos sobre el pantano, deforestación, arbitrariedades de PEMEX y la CFE, y la falta de entendimiento de parte de todos que esa zona se inunda y se inundara”.
 
Si esto lo extrapolamos a la ciudad de Xalapa, hagan memoria amables lectores de aquella parte del estado de Veracruz y recuerden por dónde corría el agua de lluvia antiguamente y qué se construyó en esos cauces.
 
Hagan memoria y recuerden si las colonas o asentamientos humanos que ahora se inundan, se construyeron en zonas inundables, que no tenían la vocación para ser urbanas.
 
Por ello insistimos, antes de que el destino alcance a los xalapeños, ya va siendo hora de buscar una o las soluciones necesarias para que la capital del estado no se convierta en una gigantesca alberca cada vez que llueve. Existe el conocimiento y los científicos necesarios para analizar esta problemática. Solo se requiere que alguien rompa el círculo vicioso de solo echarle la culpa de todo, o esperar que haga algo esa entelequia llamada gobierno del estado de Veracruz, que según se ve es reactivo, no proactivo.
 
DÍGALO SIN MIEDO... Comentarios o sugerencias a través del correo electrónico: [email protected] o bien en el Twitter: @guadalupehmar

Columnas recientes