Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

¿Fe o coincidencia planeada?: conveniencia y sumisión del Estado Mexicano

Zeitgeist

Por: Armando Chama Tlaxcalteco

28/05/2012

alcalorpolitico.com

 “En tiempos de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario”
Aaron Russo, “América: Libertad para el fascismo”, 2007

 
Hace ya más dos meses, para ser preciso del 23 al 26 de marzo pasado (cosa que creo ya olvidamos pero que hoy por la infiltración de un espía en el vaticano resulta útil resaltar que se han llevado una “pequeña cucharada de su propia medicina”)México recibió la visita del jerarca máximo de la iglesia católica en el mundo Benedicto XVI, hecho que llenó de júbilo a toda la feligresía que de corazón profesa la fe; sin embargo el país está tan aletargado y distraído por tantas “telenovelas” y “reality shows” que difícilmente puede distinguir entre la fe y la praxis, es decir, al parecer el “Guadalupanismo” no ha dejado resquicio del país sin ungir, aún a sus gobernantes, aunque estos mismos en el mal ejercicio del poder, tal parece que despotrican de los principios morales de su propia fe, al dejar en la indefensión cada vez a más mexicanos.

Pero a pesar de todo no debemos preocuparnos porque esa misma fe dará esperanza al pueblo, lástima que en esta vida no la conocerán más de 55 millones de mexicanos que se retuercen en la miseria, tal vez sea en la otra vida, esa que “se gana siendo buenos cristianos” porque en ésta…definitivamente no; pues ya lo dice el viejo refrán mexicano “Estamos pobres pero jodidos”. No importa morir de hambre pero no toquen nuestra religión. Lástima que de esa idiosincrasia se sirva la clase gobernante para seguir embaucando a su pueblo.

Hoy, lejos de criticar la forma en cómo históricamente se nos ha endilgado culturalmente ésta ideología, lo que hoy es susceptible de crítica es el contexto en el que se dio esta visita, pues, aunque la gente no sabe diferenciar entre la fe y la realidad, lo que es cuestionable es que el Papa no visitó México en su calidad de jerarca católico sino como jefe del Estado Vaticano, hecho que despierta la suspicacia de algunas asociaciones políticas que asienten timoratas ante ese hecho, pero que guardan sus palabras, pues sea quien sea, al final, la religión es una poderosa aliada para el control social.

Insisto en la diferencia entre el dogma y la realidad social del país porque me parece que es una línea sumamente delgada y peligrosa, que en este caso, el gobierno federal quisiera exprimirle hasta la última ganancia, hablando en términos electorales claro está, y aunque es bien sabido que Vázquez Mota no era su carta fuerte, aun así tratará a regañadientes dar un espaldarazo a la representante de su partido. En ese sentido, tal vez la gente, consciente o inconscientemente, asociará procedencia azul de Calderón con imagen del gobernante benévolo que hizo posible el acontecimiento papal, sin embargo, como se trata de “Su Santidad”, en la mente del pueblo queda eliminado todo hecho malintencionado, aunque sea víspera electoral.

A pesar de todo ello es algo complejo descifrar el mensaje del gobierno federal, pues de una parte seria “lógico” el apoyo a la candidata de su partido y por otro es absurdo (¿o no?) la división al interior del PAN, cuando Vázquez Mota echa de su equipo de campaña a quienes, palabras más palabras menos, tacha de incompetentes, además de que por el tono y la forma en que lo dice, hace pensar que hasta “estaban metiendo autogoles”. Gente que por cierto la dejó sola hace seis años cuando Calderón “ganó” las elecciones y ella no sabía “para donde jalar”, curiosamente hoy parece repetirse el abandono. Al final, para evitar la eventual desbandada, su premio de consolación fue la Secretaría de Educación.

En otro orden de ideas, ojalá solo fuera ese el móvil de la visita, sin embargo, existe un motivo aún más grande y tal vez más perverso, pues el Papa viene, al parecer subrepticiamente, a dar el visto bueno a los cabildeos que realiza la iglesia católica para reformar el artículo 24 constitucional que hace alusión a que México es un Estado laico, y que ahora gracias a lo que la iglesia católica llama “libertad religiosa” y en aras de la “libertad de convicciones” de todo tipo, se les permita impartir educación religiosa en las escuela de educación pública bajo ese mismo argumento, el de la libertad de credo.

Eso por un lado, y por otro para “acabar de cerrar la pinza”, la intención de esa misma reforma es permitir a la iglesia tener medios de comunicación públicos, porque privados ya los tienen, seguramente amigo lector sí Usted cuenta con televisión por cable habrase dando cuenta, sí no ahí está “Mariavision” y algunos otros. Al parecer tienen acuerdos muy fuertes con Televisa y Azteca para imponer el catolicismo, tal vez por ello ahí estén las transmisiones de las celebraciones eucarísticas desde la basílica todos los domingos por la mañana, todo ello ante la fuga de “clientes”.

En ese mismo orden, no nos sorprenda que el duopolio no deje de trasmitir series con sentido religioso, por una parte Azteca emite series irrisorias en las que diariamente incita al culto de cada uno de los “santos” que desde tiempos remotos, el Vaticano ha hecho estandartes para su conveniencia, y por otra parte, tal parece que Televisa ha hecho de la imagen guadalupana una marca registrada. Por la tranquilidad de los feligreses, ojala que después no tengan que pagar por el uso su sacrosanta imagen, que ahora parece, ya es propiedad comercial del emporio de Chapultepec. “Dios nos libre de esa libertad religiosa”.

Por otro lado, es importante mencionar que el Papa recibió a los familiares de las víctimas de la delincuencia, sin embargo, según comentarios de las propias televisoras, hubo un acuerdo expreso para no llevar a cabo una recepción de los familiares de los niños abusados por sacerdotes, hecho que no deja de sorprender, ya que es inconcebible que los grupos cabilderos de la iglesia católica sean tan incongruentes, pues por una parte enarbolan la libertad y por otra coartan no solo la justicia terrena, de la cual por cierto el Estado no mueve un solo dedo, además de que, intentan dar una gran resanada a la “justicia que divina”.

En fin, así “se las gasta” el clero de nuestro país ante la complacencia del Estado. Es curioso, un economista clásico francés llamado Francois Quesnay según su categorización de los estratos socioeconómicos, llamaba al clero “clase estéril” ante la nula participación en la actividad económica de la sociedad de su tiempo. Hoy, convendría preguntarse, sí Usted quiere por morbo, cual es la actividad económica principal del Estado Vaticano, a cuánto asciende su producción de bienes y servicios y cuál es su aportación al PIB mundial, y veremos que no ha cambiado esa etiqueta, sin embargo, los cabildeos y negociaciones de las prebendas y privilegios del clero, son cada vez más feroces.

A escasos días de distancia de la elección tal parece, “gracias a Dios”, que al menos en el aspecto político no se inclinará la balanza como era de esperarse, sin embargo, las víctimas de la lujuria del clero tendrán que seguir esperando “el día en que tal vez Dios mismo baje”, porque la justicia del hombre responde a conveniencias que difícilmente hacen efectiva una verdadera justicia, pues como dijo Hobbes <<homo hominis lupus>>. Esperando el día en que no se pueda ocultar mas, la conveniencia y la sumisión del Estado Mexicano.

Columnas recientes