Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Después del escándalo

Plan B

Por: Lydia Cacho

28/07/2014

alcalorpolitico.com

Las autoridades aseguran que rescataron a 596 personas del hospicio-escuela La
Gran Familia de Michoacán; que son 278 niños, 174 niñas y jóvenes, seis bebés y
138 adultos de entre 18 y 40 años; ¿qué ha sido de ellos y ellas después del
escándalo? Rescatar significa recuperar a una persona de alguien que se ha
apoderado de su libertad. Más allá de los dimes y diretes, del encono con que
algunas personas han descalificado la diversidad de opiniones, es urgente
atenernos a la evidencia. A partir de la intervención policíaca hay 150
denuncias penales que incluyen testimonios de padres y madres que admiten que
entregaron a sus hijos a Mamá Rosa frente a notario público, unos porque les era
imposible “controlarles”; otros porque no tenían recursos para alimentarles y
educarles. Por el momento se intenta desentrañar quiénes y en qué condiciones
entregaron a más de seis mil niñas, niños y jóvenes a La Gran Familia a lo largo
de los años, esa tarea la deben hacer el DIF y el Ministerio Público. Colegas de
EL UNIVERSAL publicaron que una familia firmó una “carta compromiso” para no
denunciar a Mamá Rosa a cambio de que les devolviera a un niño a sus padres.
Hasta el momento hay 6 detenidos y 12 acusaciones de abuso sexual infantil.
Según la propia autoridad no se han fincado responsabilidades penales contra
Verduzco por abusos sexuales, negligencia o privación ilegal de la libertad. Las
imputaciones directas son contra los abusadores (maestros y cuidadoras); algunos
niños señalaron que Mamá Rosa les daba bofetadas y les encerraba cuando
desobedecían. Según la PGR, Verduzco no es imputable, tiene síntomas de
senilidad y problemas cardiacos. Desde el 2010 EL UNIVERSAL publicó testimonios
de la CNDH DF que intentó rescatar a niños del hospicio de Mamá Rosa y que ella
lo impidió. En aquellos tiempos, me dice el propio Gerardo Sauri quien presidía
la Red por los derechos de la infancia y estuvo implicado en el caso, las
autoridades dijeron que la comisión capitalina no tenía jurisdicción en
Michoacán ¿Y después qué sucedió? Otra vez buscamos evidencia: la procuraduría
de Michoacán no tiene viejas causas acumuladas ¿por qué?
 
 
Aun no está claro (fuentes de PGR aseguran que hay versiones encontradas)
cuántas de las 138 personas adultas en realidad dijeron estar privadas de la
libertad; a cuántas se les pidió al cumplir la mayoría de edad que se quedaran a
trabajar allí por haber recibido educación; que lo hicieron porque no sabían
cómo vivir en un estado rodeado de pobreza, desigualdad, violencia y falta de
oportunidades. Dicen que Mamá Rosa les tenía controlados psicológicamente; por
desgracia aun no hay un dictamen psicológico pericial que compruebe ese ambiente
de supuesto “campo de concentración” que algunos señalan. México tiene miles de
expertas y expertos en psicotrauma capaces de determinar si hay trauma, quién lo
infringió y durante cuánto tiempo. Es necesario esclarecer si en realidad esas
596 personas fueron víctimas: sólo así se puede asegurar el apoyo en salud
mental y física adecuado que se les debe proporcionar. En las próximas semanas
las autoridades debe responder públicamente qué tipo de intervención
multisectorial se dará a las y los sobrevivientes; deben establecer fecha límite
para obtener los datos de cada niña, niño y joven del hospicio; deben tener
claro quiénes no pueden volver a su familia de origen por peligro de ser
revictimizados; qué instituciones se harán cargo del bienestar de las y los
rescatados; cómo pueden participar las organizaciones especializadas en
psicotrauma y cuál será el plan nacional para la protección integral de la
infancia. El DIF claramente es obsoleto, ya no podemos seguir saltando de drama
en drama sin medidas efectivas. Peña Nieto debe asumir su responsabilidad en
implementar una reforma integral para la seguridad humana que tenga en el centro
el interés superior de niñas, niños y jóvenes.

Columnas recientes