Ir a Menú

Ir a Contenido

Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Con conversatorio y documental concluye Festival Internacional de Fotografía

- Fotoperiodistas de la nota roja coincidieron en que es un trabajo de riesgo y que autoridades obstaculizan labor

- Se proyectó “El hombre que vio demasiado”, filme sobre el fotógrafo Enrique Metinides

Arturo Benjamn Prez Xalapa, Ver. 03/10/2022

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos


Los fotoperiodistas Jair Cabrera, Bernardino Hernández y Carlos Nava coincidieron en sus apreciaciones sobre su trabajo en la llamada “nota roja” realizada en México; la ausencia de política gubernamental para prevenir feminicidios y suicidios, así como la falta de una estrategia para combatir a los grupos delicuenciales.

Los fotoperiodistas moderados por el maestro Eloy Valtierra, participaron en el conversatorio “Metinides y la nota roja en México”, que se efectuó después de la proyección del documental “El hombre que vio demasiado”, donde el tema central es el fotógrafo mexicano Enrique Metinides, recién fallecido el pasado 10 de mayo.

Transmitido de manera gratuita a los asistentes al teatro “J.J. Herrera”, a pesar de que los organizadores del Festival Internacional de Fotografía Distancia Focal tuvieron que pagar los derechos para proyectarlo.



Otro punto coincidente entre los fotoperiodistas participantes en el conversatorio es que su trabajo ha cambiado, además de haberse convertido en un trabajo de riesgo, ya no existe la camaradería de antaño que hubo entre el gremio de reporteros gráficos y las autoridades, incluso hasta el negar las facilidades para realizar su trabajo al acordonar el área del suceso y evitar su entrada.

La clausura

Al término del conversatorio, a nombre de los organizadores del Festival Internacional de Fotografía Distancia Focal, subió al escenario Eloína Viveros para hacer la clausura formal. Momento en que agradeció a todo el equipo de voluntarios “un equipo que se volvió familia y que sin cada uno de estas grandes personas, sin una sola de estas piezas del engranaje”, no hubiera sido un éxito.



“Compartimos conocimiento, tuvimos la oportunidad de preguntar y aprender de los grandes del lente, lloramos de emoción, nos desesperamos, reímos y vivimos una experiencia única “por amor al arte” que fue tremendamente bien recibida en Xalapa, lo que nos hace evidente que estos espacios son necesarios en nuestra ciudad”.