Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Estado de Veracruz

Con la esperanza de generar empleos, bendice Obispo fábrica textil, en Mendoza

La Fábrica Santa Rosa cumplió un año de reactivar actividades tras conflicto obrero-patronal de más de 26 años

Jorge Reyes Ciudad Mendoza, Ver. 02/10/2018

alcalorpolitico.com

El obispo de la Diócesis de Orizaba, Eduardo Cervantes Merino, bendijo la tarde de este martes a trabajadores y familiares de la antigua Compañía Industrial Veracruzana S.A., hoy Fábrica Textil Santa Rosa; así como a la maquinaria con la que elaboran los tejidos, a un año de iniciar su reactivación.

El último emporio textil de la antigua Manchester Veracruzana fue bendecido por el Obispo al ser una importante fuente de trabajo donde se tiene la esperanza de creación de más fuentes de empleo a corto plazo para beneficio de los mendocinos.

En su mensaje, el Obispo instó a los obreros a ser el motor de desarrollo de sus familias y de una sociedad que merece mejores tiempos, pues para muchos la economía ha sido lastimada y contar con una fuente de empleo es sinónimo de llevar el pan a la mesa.



“Tenemos el mejor ejemplo en el Evangelio, donde nos dice que Jesús trabajó con José el carpintero y manejaba la herramienta de manera diestra para elaborar todo lo que se tiene que hacer en construcción y que se realizaba de acuerdo a la época.

"¿Por qué les platico esto?, porque Jesús comparte la alegría del trabajo y del desarrollo de la persona. Jesús comparte el gusto de ustedes por llevar un salario digno para comer en casa; estamos ante una alegría de ganar dinero para llevar el pan a nuestra familia”.

Precisó que las mejoras esperadas para incentivar la producción servirán para que cada familia realice la inversión que en su momento requiera, pues en un ambiente de convivencia Jesús compartió el honrar el pan y por ello pidió al Señor que bendiga a los trabajadores y a la empresa y que todos juntos sean hacedores de un mundo justo y fraterno.



Un promedio de 200 trabajadores participaron en la comida y fueron bendecidos por el Obispo con el compromiso de conservar su fuente de trabajo en la mejora de la producción de telas e hilos, cuyo mercado hasta el momento es nacional.

Cabe mencionar que la antigua CIVSA sumó más de 26 años de conflicto obrero-patronal y más de 14 desde que dejó de producir telas, registrando al cierre del siglo pasado e inicio del actual la mayor pérdida de fuentes de empleo.