Ir a Menú

Ir a Contenido

Verificacin 2022
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Con reforma de AMLO, todos los diputados en San Lázaro serían pluris

- Ya no se votaría por candidaturas individuales sino por listas de partidos en cada Estado

- Así, se repartiría porcentaje de diputados entre partidos, explica exconsejero electoral

- Congreso de Veracruz pasaría de tener 50 diputados a sólo 30

Claudia Montero Xalapa, Ver. 05/05/2022

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
La reducción de diputados y senadores, la desaparición del INE y la creación del Instituto Nacional de Elecciones y Consultas; así como la reducción de regidores en los Ayuntamientos, la eliminación de los Organismos Públicos Locales (OPLES) y de los Tribunales Electorales estatales, son las principales propuestas de la reforma electoral presentada por el Presidente de México, expresó Juan Manuel Vásquez Barajas, exconsejero electoral del Organismo Público Local Electoral de Veracruz.

El exfuncionario electoral refirió que la reducción de diputados federales sería de 500 a 300 y además se modificaría la forma de elección, pues actualmente 300 son elegidos en distritos uninominales y 200 por representación proporcional.

Es decir que, con la reforma, todos los diputados serían electos a través del principio de representación proporcional, lo que implicaría que los ciudadanos ya no votarían por candidaturas individuales sino por listas de partido, que serían presentadas en cada Estado y dependiendo del porcentaje de votación obtenido por cada partido en las entidades federativas, se decidirá qué porcentaje de diputados le corresponderá a cada una de las listas de partido.



De igual modo, Vásquez Barajas expuso que con la reducción de Senadores de la República pasarían de 128 a 96 y, al igual que en el caso de los diputados federales, los tres Senadores que correspondan a cada Estado serían asignados de conformidad con el porcentaje de votación obtenido por los partidos.

Esta reforma, dijo, también contempla desaparecer al Instituto Nacional Electoral (INE) y crear, en su lugar, al Instituto Nacional de Elecciones y Consultas (INEC), quien sería el encargado de organizar todas las elecciones del país, tanto federales como locales.

De la misma manera, eliminar a los Órganos Públicos Locales Electorales (OPLES) y a los Tribunales Electorales Estatales, cuyas funciones serían asumidas por el INEC y por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, respectivamente.



Asimismo, se establecería un tope máximo de 45 diputados locales en los Estados, cuyo número dependerá de la población. “Los Estados que cuenten con hasta un millón de habitantes tendrán solamente 15 diputados. A partir del millón de habitantes, 500 mil adicionales se añadirá uno más”.

Juan Manuel Vázquez definió que, en el caso de Veracruz, por ejemplo, la reforma reduciría el número de diputados locales de 50 a 30. Asimismo, todos los diputados locales serían electos bajo el principio de representación proporcional, es decir, cada partido tendría un porcentaje de representación en la legislatura coincidente con su porcentaje total de votación estatal y ciudadanos ya no votarían por candidatos individuales, sino por listas de partido.

Otro de los ajustes contemplados en la reforma propuesta por el Presidente de la República, sería reducir el número máximo de Regidurías a 9 por Ayuntamiento, asignando una a municipios de hasta 60 mil habitantes, tres a municipios de 60 mil y menor de 370 mil, cinco a municipios de 370 mil y menos a 690 mil, siete de 690 mil y menor a un millón 10 mil y nueve de una población mayor.



A decir del entrevistado, en esta reforma se contempla la elección de Consejeros y Magistrados Electorales mediante el voto popular.

“Las candidaturas serían propuestas por los poderes de la Unión. Es decir, propone ‘partidizar’ a las autoridades electorales, quienes serían postuladas por el Presidente de la República; el Presidente del Congreso de la Unión; y el Presidente del Poder Judicial de la Federación”.

Otro de los cambios sería eliminar el financiamiento público ordinario de los partidos políticos, nacionales y locales, conservando únicamente el financiamiento público para campañas y reducir los tiempos en radio y televisión de los partidos políticos.