Ir a Menú

Ir a Contenido

El Canje Seguro Conviene
Universidad Anahuac

Sección: V?a Correo Electr?nico

Conductores de unidades públicas y particulares solucionarían en mucho la vialidad

Sin exculpar la desidia y corrupción de agentes de Tránsito, analiza lo que pasa en las calles de Xalapa

05/04/2011

alcalorpolitico.com

Estimado Psicólogo:

Uso este medio de comunicación serio y consultado por afables lectores para expresar mi opinión respecto al serio problema de vialidad que sufrimos diariamente los xalapeños, lo conducente a la responsabilidad (o falta de ella) por parte de los agentes de Tránsito municipal y la participación de los ciudadanos, esperando hacer un poco de conciencia.

Casi a diario se publican en este y otros medio las quejas respecto al cotidiano y generalizado conflicto vial de esta ciudad que no respeta zonas ni horarios. Es cierto, y concuerdo con muchos de los remitentes que tanto las autoridades como lo agentes de Tránsito municipal son altamente responsables de ello.

Es más que evidente el efecto de la negligencia, arbitrariedad y corrupción de estas personas y su efecto en el fenómeno en cuestión; sin embargo, hay que reconocer que en muy buenos momentos algunos y algunas agentes "se ponen las pilas" y, con muy buen criterio y prudentemente, resuelven los congestionamientos. Felicitación y aplausos a ellos y sobre todo a ellas. Pero en la mayoría de los casos, parece poco importarles y con una parsimonia envidiable solo se dedican a ser un espectador más, sonar su silbato y observar (cazar) a cualesquiera que pueda ser presa fácil.

Además, para no ser reiterativo ni inquisidor pues no es la finalidad de esta misiva, quiero mencionar que no todo es responsabilidad de ellos, sin exculparlos. Los ciudadanos, peatones, usuarios y conductores ya sea de transporte público o particular, somos corresponsables y altamente partícipes del fenómeno citado.

Por citar un ejemplo está la bizarra idea de hacer un cambio de carril al bajar Clavijero a la altura de Teresa Medina con el fin de respetar la parada de camión que ahí se ubica, medida que parece afortunada pero (y aquí viene el asunto) los particulares se empeñan en estacionarse en ese trecho aun habiendo marcas horizontales que delimitan las zonas permitidas y aquellas que no. Y me pregunto ¿en quién recae entonces la imprudencia y la responsabilidad del congestionamiento?

Se pueden mencionar más situaciones similares como el no respetar del todo y con prudencia el uno x uno, no hacerlo aunque no esté señalado, que los camiones de servicio público de carga o de pasajeros sigan transitando por los carriles centrales de las calles o avenidas, que se detengan a hacer ascenso y descenso a varios metros de la zona para ello, y por supuesto, que los usuarios de igual manera quieran abordar media cuadra antes de donde está la parada ¡por favor! ¿no se dan cuenta?; automoviles estacionados en zonas conflictivas, en doble fila por unos minutos (que de todos modos entorpecen la vialidad), espacios apartados con diversos objetos, transportistas y comerciantes cargando y descargando importándoles poco la obstrucción.

Entonces, no se necesitan grandes medidas para solucionarlo, ni grandes o brillantes funcionarios de vialidad (porque nunca los hemos tenido ni tendremos). Con apertura a la prudencia, cordialidad, respeto y sobre todo, al sentido común, se puede hacer el milagro de solventar la vialidad en esta ya caótica ciudad. Podremos aceptar los ejes viales (buena medida) pero si se sigue en el afán de la arbitrariedad saldrá a razón de lo mismo.

Tan solo con que cada uno de nosotros como ciudadanos conductores, peatones y usuarios hagamos el pequeño esfuerzo de hacer en orden, con lógica y apego a la urbanidad, entonces veremos los resultados. ¿no lo cree [email protected] xalapeño?.

Quedo a sus órdenes estimado Psicólogo y agradezco sus atenciones.

Atentamente.
LCH