Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Consignan a dos jóvenes por secuestro de una mujer, en Puente Nacional

La mujer estuvo en el monte, cerca de Las Curvas y, mediante videos, los secuestradores pedían el rescate a sus familiares

Javier B. Garc?a Veracruz, Ver. 16/01/2016

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Al Juzgado Quinto de Primera Instancia de la ciudad de Veracruz fueron consignados el mecánico Carlos Alfredo Rivera Hernández, alias “El Gordo” y el obrero Rafael Velázquez Pérez, debido al delito de secuestro en agravio de una mujer de identidad reservada en el municipio de Puente Nacional.

Al respecto los sujetos se declararon confesos del ilícito, negándose a declarar, acogiéndose a la protección del Artículo 20 Constitucional para no responder a cuestionamientos.

Carlos Alfredo Rivera Hernández, de 22 años de edad, alias “El Gordo”, con domicilio en la calle de Pípila en la localidad de Rinconada, en el municipio de Emiliano Zapata y el obrero Rafael Velázquez Pérez, de 26 años de edad, vecinos también del citado municipio; fueron consignados por secuestro agravado.



Esto quedó fundamentado dentro de la causa penal 07/2016 del Juzgado Quinto de Primera Instancia de la ciudad de Veracruz por secuestro agravado, en agravio de una mujer de unos 45 años de edad, de identidad reservada, identificada con las siglas M.L.R.V.

Los familiares interpusieron la denuncia UECS/01/2016 y aceptaron la asesoría en gestión de crisis, que además dio inicio a los trabajos de investigación e inteligencia policial.

Derivado de las pesquisas, los detectives antisecuestros ubicaron un predio en el municipio de Puente Nacional, lugar donde este sábado, con apoyo de elementos de la Fuerza Civil, rescataron sana y salva a la víctima identificada con las iniciales M.L.R.V y detuvieron en flagrancia a dos sujetos.



La mujer estuvo en el monte, cerca de La Curvas, en la localidad de Casa Blanca en el municipio de Puente Nacional. Mediante videos que hacían llegar a la familia, los hostigaban para mantenerlos con vida recolectando dinero para el pago del rescate.

Asimismo, se aseguraron dos armas de fuego tipo pistola, una escuadra y un revolver, cartuchos útiles, teléfonos celulares, pasamontañas y hierba verde con las características de la mariguana.

A los sujetos le fue leída sus declaraciones ministeriales, en el sentido de que se metieron a colaborar por necesidad, pues les ofrecieron entre 500 y mil pesos por cuidar a unas personas retenidas, dándoles de comer y obligándolas a que sus seres queridos dieran el rescate.



Para ello, su jefe, uno apodado “El Patrón” o “El Comandante”, les indicó que grabaran a la mujer con sus celulares para hacerlos llegar a la familia y se vieran obligados a pagar el rescate del plagio.

La agraviada estuvo desaparecida cuatro días, logrando ser rescatada el 13 de enero de 2015 por la Policía Ministerial y de la FGE, asegurando a dos presuntos plagiarios, dos armas, celulares y unos celulares.

Los sujetos ante el citado juzgado ratificaron la declaración en el sentido de que participaron por necesidad, cuidando a la plagiada por lo que iban a recibir un pago entre 500 pesos y mil pesos.



Los detectives mientras tanto buscaron el paradero de otros cómplices y el cabecilla de la banda, apodado “El Comandante” o “El Patrón”, así como dos sujetos apodados “Los Chintos”, que proporcionaban comida a la víctima y los cómplices.

Así mismo buscan asegurara los carros usados en los plagios, dos unidades con placas del DF, un carro tipo Jetta, color gris, un carro marca Ford, y un carro tipo Camaro, si como un compacto tipo Tsuru, en el cual uno de los miembros de la banda, recorriendo la zona de Cardel en busca de prospectos para ser secuestrados y sacarles el dinero.



El presunto cabecilla de la banda dijo a la víctima identificada con las iniciales M.L.R.V que eso le pasaba, por que hace dos años no quiso pagarles dinero por no molestarla y ahora debían pagar por su liberación, pues eran de la “raza” y venían con más fuerza.

Ambos jóvenes se negaron a declarar, acogiéndose al Artículo 20 Constitucional para no responder a cuestionamiento. Ellos alegaban que por necesidad accedieron a colaborar y por estar amenazados con atentar en contra de su familia sino los ayudaban en los plagios.