Ir a Menú

Ir a Contenido

Prevencion del dengue
Universidad Anahuac

Sección: Cultura

Constante, debe ser la promoción de la danza folklórica: Ángel Ciro Silvestre

- Está dedicado a la investigación dancística y a la promoción cultural

- También prepara a las nuevas generaciones de bailarines

Arturo Benjamn Prez Xalapa, Ver. 13/06/2022

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Para Ángel Ciro Silvestre, el haber tenido como maestra a Mercedes Betancourt le cambió la vida. Fue su docente de Educación Física y de baile en la Escuela Secundaria Club de Leones número 59 de la Ciudad de México, tiempo en que tuvo a Eduardo Ruiz, como profesor de danza y fundador del Taller de Danza Tezcatlipoca en las Escuela Nacional de Maestros.

“Así es, gracias a ellos me dedico a la danza mexicana escénica, como ejecutante y como docente actualmente”. Refirió que desde muy joven, siendo bailarín profesional, ofreció ponencias y conferencias en diversos foros nacionales e internacionales para compartir el conocimiento teórico sobre el folklore, “éste debe de ir simétrico, de la práctica dancística, en la vida de los bailarines folklóricos”.

El año 1980 fue destacado, ocasión en que unió la docencia con la danza. Desde entonces ininterrumpidamente ha sido profesor de danza tradicional mexicana en diversos subsistemas educativos y grupos folklóricos del país.



Compartió que cuando era un adolescente y estaba por cumplir los 18 años, “ni credencial de elector tenía”, fundó al grupo estudiantil de danza folklórica “Ixtililton” con sus compañeros de la Escuela Nacional de Maestros. Eso le dio la experiencia para crear, en 1986, al Conjunto de Danza Populares de la Escuela Secundaria Técnica número 3.

Ángel Ciro Silvestre tiene presente que la difusión y promoción de nuestras danzas debe ser constante, por ello su interés de fundar al Ballet Folklórico de Veracruz, compañía de danza que dirige artísticamente y que ha tenido presentaciones en Canadá, Cuba, EUA, Venezuela, Francia, Italia, España. También en Asia han sido invitados para estar en Singapur, como embajadores de la imagen cultural del Gobierno del Estado y otras instituciones como el municipio de Xalapa, el Instituto Veracruzano de Cultura (IVEC), la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV) y la Dirección General de Bachilleratos.

Carrera profesional



Muchacho aún, en 1978 ingresa como bailarín al Ballet Folklórico de la Universidad Veracruzana, importante grupo artístico universitario fundado por Miguel Vélez Arceo, con Ángel Ciro Silvestre como su sucesor. Fue nombrado Director Artístico de esa importante compañía dancística internacional, cargo que deja en el 2019, al jubilarse de nuestra Máxima Casa de Estudios.

Ha impartido talleres en Estados Unidos, así como en Francia, España y Venezuela, además de ganar con sus coreografías diversos premios en concursos de danza.

Impartió clases magistrales en el Festival Internacional de Folklore de Cusset, Francia 2000 y ante más de mil 500 personas en el Parque central de la Ciudad de Jaca, dentro del Festival Internacional de los Pirineos, en España en el 2001.



Entre los reconocimientos recibidos a lo largo de su labor educativa y artística destaca el Premio “Una Vida en la Danza”, otorgado por el Instituto Nacional de Bellas Artes y un Reconocimiento por el Congreso del Estado de Veracruz.

Desde 1992 funda, dirige e imparte hasta la actualidad los Cursos Intensivos de Educación Continua en Danza para Maestros, en la centenaria institución educativa para las artes y oficios de la ciudad de Xalapa, la Escuela Industrial “Concepción Quirós Pérez”, cuya finalidad es darles a los maestros que no tuvieron preparación en danza o bailaron en escenarios, las herramientas para poder trasmitir el folklore mexicano a sus alumnos en los diversos subsistemas educativos, así como proveer de mayor repertorio y elementos teóricos de nuestro patrimonio cultural inmaterial dancístico.

Es autor de la sección de danza de los libros para secundaria: El Lenguaje de la posibilidad

y de Educación Artística Integralde ediciones Artistik's. También creó la sección de danza de los libros: Apreciación, expresión y creatividad artística I y IIpara la Universidad Pedagógica Veracruzana y del Programa de Estudios de la Especialidad de Danza en las actividades paraescolares de los bachilleratos de Veracruz.



Como un merecido reconocimiento al maestro Miguel Vélez Arceo, respaldó el surgimiento del Festival Folklórico de Veracruz “Miguel Vélez Arceo”, instituido dentro de la Universidad Veracruzana. Lo dirigió en su primera edición, pendiente que fuera excelente, para dar pauta a todos los siguientes.

Es autor del evento “Récord la Bamba” que se hace desde el 2015, evento masivo que reúne, en las calles del Centro Histórico de Xalapa, la mayor cantidad de jarochos y jarochas bailando La Bamba.

En la actualidad, además de continuar en la Dirección General del Ballet Folklórico de Veracruz, continúa impartiendo conferencias, dando asesorías coreográficas, colaboraciones en la dirección de proyectos y actividades de danza folklórica escénica y ofrece cursos y talleres sobre la danza tradicional mexicana.



Lo más reciente

El Ballet Folklórico de Veracruz continúa con sus presentaciones para promover el folklore veracruzano.

Participó en la inauguración de “Veracruz en San Lázaro-Esplendor del Golfo”, organizado a iniciativa de Sergio Gutiérrez Luna, presidente de la Cámara de Diputados, y apoyado por el Consejo de Turismo, Cultura y Deporte de Veracruz que preside Mauricio Cuevas Gayosso.



Por supuesto que la dirección artística de todos los bailarines estuvo a cargo del maestro Ángel Ciro Silvestre García, quien de nuevo mostró su experiencia en organizar eventos masivos de danza folklórica, como en la inauguración de los Juegos Centroamericanos del 2014, en Veracruz Puerto, o la inauguración de la Folkloriada Mundial del 2016, en la ciudad de Zacatecas.

“‘Veracruz en San Lázaro’ fue un programa con varias actividades. Hubo exposiciones y conferencias, la mañana de inauguración nadie se esperaba que en un momento, de manera inesperada, surgieran de los edificios que enmarcan la plaza, docenas y docenas de jóvenes veracruzanos, todos ataviados con trajes jarochos, que presurosos se dispersaron en toda la plaza central para bailar cuatro de los principales sones sotaventinos: La Bruja, La Iguana, El Palomo y, por supuesto, La Bamba”.

“Tal fue el impacto que, al final, todos los presentes querían tomarse fotografías con los bailarines, a cual más sonreía del brazo de las jarochas con sus abanicos, o los jarochos que se quitaron el sombrero para la foto, haciendo que se perdiera un poco la organización del programa. Pero fue tan contagiosa la alegría que dejó la danza que el público no se resistió a unirse a todos ellos, para bailar o fotografiarse al lado de ellos. Un gran evento que dio una gran presencia de nuestro Estado en la CDMX”, concluyó.