Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Estado de Veracruz

Coyolillo: Carnaval afromestizo y los rasgos de la negritud

Música, bailes, máscaras, caña y comida, en la gran fiesta de los esclavos a 200 años de la Independencia de México

Ylia Ortiz Lizardi 16/02/2010

alcalorpolitico.com

Apenas arañan los 5 y 6 años y nada saben de que Coyolillo es famoso por el carnaval afromestizo y su tradicional danza de los negros en la que los hombres, visten túnicas de colores y máscaras de toros y venados, pero Carlos, Martín, Pepe y Tito, aunque no entienden de cultura e historia, sí saben que este día es de gran fiesta y sus casas se llenan de fuereños que llegan a comer con avidez el arroz, chiles rellenos, mole y el delicioso pan de plátano y calabaza que sus abuelas, tías y mamás ponen en las mesas.

Los cuatro pequeños están despiertos desde muy temprano, sacaron las máscaras de luchadores –“esas que compró mi papá en el tianguis”– y están esperando que su mamá tenga tiempo para sacar las túnicas de colores y salir corriendo a la calle, donde extenderán la mano y le pedirán dinero a los visitantes.

A gritos piden fotos a los visitantes: Tito le chifla a Martín, el más pequeñito y lo apura para que se acomode: ¡Córrele negro porque no saleesss!

El “negro”, tiene un bello rostro en el que destacan sus grandes ojos grises. Tiene el pelo ensortijado y la nariz chata; sus labios son más claros que la piel de su cara, pero no son tan gruesos como los de su abuelo, quien cuenta que ya los rasgos de la negritud se han ido diluyendo como las historias, pero no así la alegría que le caracterizaba a sus antepasados que para olvidar su condición de esclavos y sentir un poco de libertad bailaban y gritaban como animales.

Las máscaras zoomorfas talladas en madera del viejo Bartolo, son ya una tradición. Ahora las hacesu hijo, quiense ha convertido en el personaje más popular

del pueblo, tanto como elcarnaval, donde la danza de los negros representala libertad de los esclavos afroamericanos que bailando se liberaban de la discriminación en una tierra de blancos, como lo es la cabecera municipal de Actopan.

Hoy aún quedan algunos rasgos de esa negritud en

la gente de Coyolillo, son la última generación de descendientes de esclavos africanos traídos a tierras americanas por los españoles durante los siglos XVI y XVII para trabajar en las haciendas azucareras asentadas en La Concepción, El Rosario y Almolonga, donde todos son tan güeros como los gachupines.

Este día es el mayor en el carnaval de Coyolillo, celebrado desde hace 100 años y que hoy más que otros años, las autoridades toman en cuenta porque se suma a los festejos del Bicentenario de la Independencia. Es la gran fiesta que para ellos más que de la carne, es la de la caña, porque hoy la gente bebe y bebe litros, sin temor a ser impugnado.