Ir a Menú

Ir a Contenido

Prevencion de la extorsion telefonica
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Libertas

Cuando el aumento del nivel del mar nos alcance

Jos Manuel Velasco Toro 26/08/2021

alcalorpolitico.com

Uno de los más grandes problemas y preocupación creciente, es el incremento del nivel del mar derivado del calentamiento global. Por tal razón, la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) juntamente con el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), crearon un programa que permite observar diversos escenarios proyectivos sobre el impacto que puede llegar a tener el aumento del nivel del mar. El derretimiento de la cubierta de hielo de casquetes polares y glaciares está aumentando el volumen de las aguas marinas, a la par del calentamiento del agua que provoca una expansión de la masa del mar, lo cual afecta la altura de los océanos que penetran, de manera inexorable, hacia el interior de la masa terrestre. La herramienta es accesible y didáctica, pues de manera gráfica nos muestra diversas tendencias que pueden darse si se mantienen o reducen las condiciones causales. Se ingresa a ella en la página Sea Level Change. Observation from Space de la NASA. El programa ilustra visualmente todos los puntos costeros continentales e insulares que serán invadidas por aguas marinas y afectados por fuertes oleajes de no disminuirse drásticamente el aumento de la temperatura global. En una proyección por décadas que parte de 2020 y llega a 2150, manejando diversas alternativas situacionales, se puede apreciar las probables tendencias e impactos, tanto a nivel mundial como por regiones. Los datos que sustenta la programación proyectiva provienen de bases científicas y registros obtenidos mediante mediciones realizadas utilizando satélites como el TOPEX/POSEIDON que desde 1993 mide el nivel del mar. A este se agregó, porque ya empezó a generar información, el satélite SENT NEL – 6 que fue puesto en órbita en noviembre de 2020, cuyo objetivo es dar seguimiento puntual al nivel superficial del mar, medir temperatura y grado de humedad de la atmósfera. Toda esa información se recopila y es analizada mediante programas informáticos que permiten realizar simulaciones proyectivas por ordenador.

Nadya Vinogradova Shiffer, científica que dirige el equipo de cambio de nivel del mar de la NASA, dijo, en la presentación del programa, que esta es una herramienta “accesible y fácil de usar” mediante la cual se proporciona información científica actualizada a todo público. Y añadió: “la nueva herramienta de proyección del nivel del mar de la NASA ayudará a allanar el camino para futuras actividades que faciliten el intercambio de conocimientos, la ciencia abierta y el fácil acceso a la ciencia climática de vanguardia. Esta información es fundamental para aumentar la resiliencia climática de las naciones con grandes poblaciones costeras, infraestructura y economías que se verán afectadas por el aumento del nivel del mar”. Y en efecto, son varios los escenarios que se consideran en las diversas proyecciones donde se contempla aspectos socioeconómicos, medioambientales y el grado de impacto de las emisiones de gases de efecto invernadero. Así, se puede observar cómo serían afectados los espacios costeros e insulares de continuar el aumento de las emisiones de gases que inciden en el incremento de la temperatura global. Si ahora, porque ya no es en lo futuro, se produjera una sustantiva reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, disminuirían las causales que provocan el aumento del nivel del mar. Lo contrario conllevará a su aumento con consecuencias verdaderamente desastrosas en todos los sentidos: ecológicos, económicos, sociales, políticos, demográficos con un largo etcétera. Las variaciones en el nivel del mar, en el mejor de los casos, se pueden presentar durante sólo unas horas, días o hasta semanas con marejadas fuertes, mareas muy altas o ciclónicas. Pero en el peor de los panoramas con pérdida de zonas costeras que reducirán drásticamente los espacios de tierra continental con la consecuente pérdida de ciudades, pueblos, puertos, áreas de cultivo, ganadería, zonas industriales, turísticas y salinización de mantos freáticos. Incluso se prevé la desaparición de más de cuarenta islas del Pacífico y, desde luego, también quedarían bajo agua las islas caribeñas. Tal impacto detonará una super masiva migración climática hacia zonas continentales altas. Entre 1993 y 2019, el aumento del nivel del mar como consecuencia de la expansión termal por el calentamiento y el incremento de agua por los deshielos fue de 3,3 milímetros en promedio por año, lo que significa que en 26 años ha aumentado casi nueve centímetros. Cantidad que pareciera insignificante en términos lineales, más no es así en función de la masa marítima global, pues esto representa un inquietante crecimiento de la altura del nivel el cual, de seguir en dicha tendencia, alcanzaría casi los dos metros hacia el año 2100. El horizonte no es optimista. De seguir la actual tendencia el aumento del nivel del mar arrasaría, en el caso de las costas mexicanas con playas, poblaciones y puertos tanto del Pacífico como del Golfo de México. El daño será enorme en la Península de Yucatán, Campeche y costa de Tabasco. Los puertos y ciudades de Coatzacoalcos, Minatitlán, Alvarado, Tlacotalpan, Veracruz, Nautla, Tuxpan en el Golfo de México y en el Pacífico Salina Cruz, Acapulco, Manzanillo, Guaymas y la península de Baja California quedarían prácticamente bajo las aguas del mar. El impacto será apocalíptico. Más, sin embargo, qué se hace, qué hacemos para contribuir a reducir las causales del cambio climático. Poco o casi nada. Ni siquiera crear consciencia entre la población que habita en las zonas costeras de que deben sumar esfuerzos para impulsar acciones que, en conjunto con otras, podría contribuir a la reducción de la emanación de gases de efecto invernadero. Pero parece que importa más la “grilla política” y la prevalencia de intereses económicos fundados en la riqueza petrolera que el futuro de la vida planetaria. Ante la situación del calentamiento global y los múltiples efectos relacionados que ponen en peligro la continuidad de la civilización, la humanidad y los líderes políticos (si es que lo son en realidad) debiera estar con la mirada en lo que se avecina e impulsar acciones contundentes para reducir las causales de la emanación de gases de efecto invernadero. De no ser así, el aumento del nivel del mar nos alcanzará.