Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

En Veracruz Puerto

Desde hace 20 años mujer sufre acoso de vecino y FGE no actúa, acusa

- Ha interpuesto dos denuncias; Fiscalía le pidió que ella entregara la notificación al agresor

- El señalado le toma fotos, video y hace señas obscenas; no es la única en la Reserva Tarimoya 1

Abigail Montoya Veracruz, Ver. 18/03/2022

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Desde hace 20 años, tiene como vecino a un acosador sexual y pese a dos denuncias ante las autoridades, el señalado ni siquiera ha sido notificado, al contrario, la víctima, una madre soltera de dos hijos, debe seguir viviendo las agresiones.

Es el caso expuesto en la carpeta de investigación 671/2022, la afectada (quien pidió omitir su nombre por temor) acudió el 9 de marzo a la Fiscalía Especializada, en donde por segunda vez, planteó la situación que sufre por parte de su vecino Hilario “N”.

Viven en la Reserva Tarimoya 1 y no es la única víctima a quien observa, toma video, fotografías y hace señas obscenas y sexuales pero sí la más afectada porque lo tiene frente a su casa.



Pese a ello, las autoridades de la Fiscalía General de Veracruz le pidieron que fuera ella quien notificara a su agresor, lo cual no ha sido posible, porque tanto él como su familia se niegan a abrirle la puerta.

“Es un alcohólico, adulto mayor, vive enfrente de mi casa. Todos los días tengo que verlo, cada vez que salgo casualmente él está observándome. Cuando recurrí anteriormente a hacer la conciliación, me aventaba la camioneta, me hacía señalamientos obscenos. Le pedí que dejara de grabarme, dejara de mirarme con los binoculares, dejara de tomarme fotografías”, dijo.

Desesperada porque sus hijos también presencian todos estos actos en los que incurre su vecino, intentó dialogar con la familia pero nuevamente fue revictimizada.



“Hablé con su familia y, al contrario, he recibido burlas, difamación, ataques a mi persona, somos violentadas después de ser acosadas, después de ser violentadas somos juzgadas y difamada”, lamentó.

Incluso sus hijos también son objeto de burlas, tienen miedo de salir de casa porque no tienen ningún tipo de seguridad, aun cuando en los documentos que contiene su denuncia ante la FGE, se contempla brindar seguridad.

Con miedo y con la necesidad de trabajar debe vivir todos los días sabiendo que su caso sigue sin avanzar.



“Ya quedó en la carpeta, confío en las autoridades. Este señor se ha negado a recibir la documentación de las autoridades que le requiere. Yo no tengo seguridad, sigo caminando por las calles solas, no me siento segura. En uno de los documentos me dice que voy a tener protección y no hay nada”.

La situación en la que vive le ha generado problemas de salud y psicológicos, no sólo en ella, también en sus hijos.