Ir a Menú

Ir a Contenido

Verificacin 2022
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Dinero seduce, esclaviza: Quintín López

-El problema número uno no es la delincuencia, sino la corrupción, considera

-Señala que se debe confiar en Dios y no hacer caso de juicios sino de la conciencia de cada quien

?ngeles Godoy Morales Xalapa, Ver. 27/02/2011

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
“El dinero tiene un poder de seducción tremendo, por dinero uno se mete en un pleito con los hermanos por quedarse con la herencia; deja uno de pagar sueldos justos a la gente y sus prestaciones para ganar más; por dinero uno roba. El dinero es para usarlo y ganarlo justamente”, señaló el padre Quintín López durante la homilía en la liturgia dominical que presidió, en ausencia del arzobispo de Xalapa, Hipólito Reyes Larios.

Señaló que actualmente pareciera que el problema número uno es la delincuencia, sin embargo, es la corrupción, “por qué hay tanta violencia, por el dinero, por eso Jesús nos hace la advertencia porque sabe que el dinero con ese poder de seducción que tiene, nos esclaviza, cuántos pleitos hay en la casa por el dinero, unos que piden y otros que no quieren dar, nos cuesta muchísimo, el corazón se apega y por eso el Señor nos advierte que no pongamos la confianza en el dinero”.

Advirtió que mucho se ha señalado a la iglesia por las fallas de sus sacerdotes, no obstante, lo que daña a la Iglesia no son los juicios, sino las faltas cometidas por los sacerdotes. Por ello invitó a los fieles a confiar en Dios que lo demás vendrá por añadidura.

“Decía el papa Benedicto ahora que nos critican tanto a la iglesia por las fallas y por muchas cosas, a veces hasta nos denigran, y pegan duro y decía el papa –lo que lastima a la Iglesia no es tanto la opinión de la gente, porque cada quien tiene su opinión y se respeta; lo que realmente lastima a la Iglesia es nuestro pecado, no lo que viene de fuera, sino lo que sale de mi corazón, como decía Jesús, del corazón del hombre salen las codicias, adulterios, fornicaciones, abusos-. No preocuparme tanto de lo que diga, hay que escuchar porque nos ayudan a conocernos y a ver nuestras fallas, pero no preocuparnos tanto de eso, sino de lo que diga mi corazón, mi conciencia ahí habla el señor”.

El padre Quintín expresó a los fieles que deben tener confianza en el Señor, “no se puede servir a dos amos, servir a Dios y al dinero; el dinero es bueno para vivir, para cubrir las necesidades, incluso para compartir con el necesitado. Si uno trae dinero en la bolsa se siente seguro; si tienes un buen trabajo y una buena entrada te sientes confiado y si te falta el dinero parece que te movieron toda la vida. Jesús nunca va a decir que el dinero es malo, pero no pongas tu confianza en él”.

Aseguró que hay ocasiones en que se pueden llegar a sentir abandonados, no obstante, el amor de Dios va más allá del sufrimiento, que nunca abandona a sus hijos, “Dios es bueno, todo lo permite para bien, aunque a veces no se entienda. Ojalá escuchemos la palabra y vivamos confiados en Dios. Nos llegan momentos en los que sentimos que Dios no nos hace caso, pero la fe, nos hace decir –no entiendo señor, pero sé que tú llevas tu vida-, por eso los cristianos decimos todo lo que pase en mi vida es para bien”.

Aclaró que la fe permite ver con otros ojos el dolor, el sufrimiento, “es un convencimiento y el que confía en Dios, puede vivir con mucha paz. Cada día tiene su afán, vivan el día, cada día tiene su preocupaciones. El cristiano vive el presente, porque sabe –hoy Señor hago lo que me toca, ya lo demás está en tus manos-“.

Por ello recomendó a los fieles vivir cada día con intensidad, “vivir con preocupaciones es de lo más inútil, porque ni haces lo que te toca hacer por estar pensando en lo que viene y si te enfocas en lo que te toca, podríamos dar mucho. Hoy qué puedo hacer”.