Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: V?a Correo Electr?nico

Docente de Pedagogía denuncia acoso laboral de mujeres directivas de UV

- María de los Ángeles González cuestiona si administración rectoral asumirá “los principios del feminismo”

- Consejo Técnico omite reportar sus actividades académicas y le asignan bajo puntaje en PEDPA

Xalapa, Ver. 26/04/2017

alcalorpolitico.com

Resulta alentador el reconocimiento de la Universidad Veracruzana a la académica y activista feminista Marta Lamas Encabo, quien el pasado 23 de abril recibió de la rectora Sara Ladrón de Guevara González la Medalla al Mérito 2017 dentro de la Feria Internacional del Libro Universitario. ¿Esta acción política significa que la administración rectoral asume los principios del feminismo para una renovada práctica universitaria?

Lo pregunto porque desde mi experiencia personal con la presente administración de la UV, resulta altamente contradictorio enarbolar un discurso de equidad de género, defensa de los derechos laborales y reconocimiento y apoyo a las mujeres, cuando son justamente las directivas mujeres quienes sistemáticamente mantienen una acción punitiva y de acoso laboral a una académica mujer que en julio del 2014, junto con otros profesores, se atrevió a decirle a la rectora que se equivocó al designar en la dirección de la Facultad de Pedagogía- Xalapa a la docente con el más pobre perfil y producción académica en dicha entidad, evaluado esto con base en los criterios e indicadores de la UV.



Desde ese momento hasta hoy he sido objeto del “encono” de las funcionarias mujeres, como en febrero de 2016 lo calificó la entonces directora de Recursos Humanos, Mtra. Ivonne Cisneros Luján, en una reunióncon la suscrita,docentes y estudiantes de Pedagogía, a quienes informó el

cambio de la adscripción de mi plaza de Académica de Carrera de Tiempo Completo de la Facultad de Pedagogía a la Secretaría Académica, dado el “encono” delasnombradas

directivas de Pedagogía y algunas docentes de su equipo contra mi persona. La decisión la tomó otra mujer, la secretaria académica, Mtra. Leticia Rodríguez Audirac, y la respaldaron otras mujeres funcionarias de mayor nivel. Con ello se violentó el Contrato Colectivo de Trabajo que nos rige, en sus cláusulas 42, 92 y 51; así como el Artículo 78 de la Ley Orgánica de la UV.

El 4 de febrero de 2016, sin mediar falta académica o laboral de mi parte y sin explicación alguna, una empleada de Recursos Humanos acompañada de cuatro hombres y la secretaria de Pedagogía, Mtra. Juana Inés Jiménez Hernández, acudieron a mi Aula A6 del edificio de Pedagogía y literalmente me sacaron junto con mis alumnos de la EE Proyecto de Investigación Educativa, a quienes informaron que yo ya no era maestra en dicha Facultad. Enseguida llegaron hasta mi cubículo (No.17) e intentaron desalojarme, cosa que mis estudiantes y compañeros docentes impidieron con la presencia de abogados de la Comisión Estatal de Derechos Humanos. Gracias a la exigencia de mis estudiantes y la defensa de mis compañeros docentes no consumaron el despojo de mi carga académica ganada con el más alto puntaje en concurso de oposición del mes de diciembre de 2007.



Con base en un acuerdo del Consejo Técnico de Pedagogía, en abierta violación a la normatividad universitaria y laboral, arbitrariamente la Mtra. Leticia Rodríguez Audirac determinó el cambio de mi adscripción a la Secretaría Académica de la UV. No obstante, con la intervención denuestrolíder de FESAPAUV, Ing. Enrique Levet Gorozpe, continuó mi trabajo académico en la Facultad de Pedagogía con dedicación exclusiva, misma que en diciembre 2015 y 2016 me hizo merecedora a cartas de felicitación de parte de la rectora por el reconocimiento de la Secretaría de Educación Pública a mi carrera docente en los referidos años “por los aportes significativos en la mejora de los indicadores de resultados”.



Dichos reconocimientos externos contrastan con la evaluación que el Consejo Técnico de Pedagogía hace de mi desempeño en el periodo 2015- 2017 dentro del Programa de Estímulos a la Productividad Académica (PEDPA), en el que participo desde hace diez años. En claro conflicto de interés soy evaluada por las nombradas directivas y algunos docentes que en multitudinaria marcha a la rectoría en enero de 2016, demandaron a las autoridades mi salida de esta Facultad, las mismas que colocaron en el frente del edificio de Pedagogía lo que los estudiantes llamaron en ese momentouna “narcomanta”, por ser anónima, sin fundamentos y puesta a la sombra de la oscuridad. Ahí las féminas pedían: “¡Fuera Angeles González de Pedagogía!”. Son estas mismas docentes quienes desde el Consejo Técnico hoy omiten reportar a la Dirección General de Desarrollo Académico e Innovación educativa parte de mis actividades académicas y me asignan un bajo puntaje en elPEDPA. A esto es lo que llamo un uso perverso de la evaluación docente con fines punitivos que nada contribuye a elevar la calidad académica.



Ante este encono, violación de derechos y acoso laboral, recurrí a la Rectoría de la UV (mujer), Defensoría de los Derechos Universitarios (mujer), presidencia de la CEDH (mujer) y la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, sin que hasta la fecha se respete mi adscripción a la Facultad de Pedagogía donde laboro desde el año 1999 y donde, entre otras actividades, he dirigido más de un centenar de tesis de licenciatura y posgrado, lo digo no por presunción sino como referencia de mi dedicación a la Universidad Veracruzana.

Por eso me resulta alentador el reconocimiento de la UV a una destacada feminista y el compromiso implícito de trabajar por un cambio de paradigmas cognitivos –dijo la rectora-, que permita una "lectura nueva sobre la condición humana" y -como destacó la Dra. Marta Lamas- “el respeto a los derechos humanos de las personas todas, independientemente de su anatomía".

Finalmente parafraseo a Marta Lamas: Sueño con que en la UV se respeten los derechos laborales y académicos independientemente de nuestra anatomía, ideología, formación disciplinar, opción política y del ejercicio pleno de nuestra libertad de pensamiento y de expresión.



Con mi admiración a Marta Lamas Encabo

Xalapa, Veracruz, a 26 de abril 2017

Dra. María de los Angeles González Hernández