Ir a Menú

Ir a Contenido

Veracruz
Universidad Anahuac

Seccin: V?a Correo Electr?nico

El caos vial inicia desde que Tránsito del Estado expide licencias de conducir a cualquiera

Cómo se puede tener una cultura de tráfico vial si no es necesario aprender lo básico, pregunta

26/09/2012

alcalorpolitico.com

Señor Director de alcalorpolitico.com

Muy buenas tardes.

El día de hoy estuve leyendo varias notas acerca del tráfico que hoy en día se vive en Xalapa.

Unos dicen que es culpa de los taxistas; otros que de la gente en general, el resto critica a los agentes de Tránsito por no cumplir sus propias reglas.

Para mí el problema está desde que la gente aprende a manejar.

Hace un par de meses me decidí por aprender a manejar, pues me mudaría y necesitaría usar mi coche para moverme a diario con mi hija entre escuela, trabajo y hogar; me inscribí en una escuela de manejo muy conocida en Xalapa si no es que es la única, es la que está en la calle de Allende.

Dos días después empecé mis clases. Yo me había preparado mentalmente para aprender un montón de reglas viales, instrucciones acerca de las direccionales, luces bajas y altas, etcétera.

Sin embargo, el primer día de clases (clases de 1 hora) empezó de una manera inesperada, mi instructor llegó 10 minutos tarde y posteriormente manejamos hasta un área donde empezaríamos a aprender, esto fue en la zona del FOVISSSTE, así que tardamos unos 15 minutos en llegar, así que de mi hora de clase sólo quedaba la mitad.

Al llegar mi instructor, muy amable por cierto, me explicó dónde estaba el acelerador, el freno de mano, el clutch, etcétera... Y posteriormente cómo se arranca el coche.

Lo básico para empezar a manejar, así que una vez repasado estos pasos me pasé del lado del conductor y sin más ya estaba moviendo el coche.

Una vuelta a la calle y listo, la clase había terminado, 20 minutos de clase para usar los últimos minutos para regresar a tiempo a la oficina.

En total 1 hora, pero realmente 20 min. Para no hacer el cuento más largo, resumo: El segundo día ya estaba sacando el coche al tráfico en la zona de Humanidades, cambiando de velocidad de primera a segunda y viceversa, el tercer día ya manejaba desde FOVISSSTE todo Ruiz Cortines y hasta Allende, y así por dos días más practicando manejar en el tráfico.

A los cinco días ya entramos al tráfico del centro de la ciudad. Yo estaba maravillada con las clases, me sentía tan lista, esto sin contar la adrenalina de manejar en medio del tráfico de Los Sauces a las 10 de la mañana, pero mi felicidad se vino abajo cuando mi marido me dijo... “Vamos a practicar en la tarde”.

A lo cual yo dije “sí, de maravilla”; sacamos el coche, manejamos a un área donde no hubiera más coches y si estaba yo lista para manejar mi coche, como era ya tarde me dice mi marido “las luces, corazón”… Y yo con cara de ¿?.

Le tuve que contestar “no me han dicho donde están ni como se prenden” y él sorprendido me dijo “pero cómo, no te han enseñado lo básico acerca del coche?”.

Cabe destacar que mi marido es extranjero y las cosas en su país son un “poquito diferentes” como por ejemplo, para sacar la licencia de manejo primero cada persona toma un curso obligatorio de mes y medio con horas diarias en un lugar especifico y único para tal efecto, el curso es acerca de todo lo que hay acerca de manejar, reglas, partes del auto, y hasta un poco acerca de cómo componer lo básico, cambiar llantas y esas cosas.

Así que cuando me puse a pensar en que es lo que realmente había aprendido en mi curso me di cuenta que sólo había aprendido a mover el coche, pues nada de funcionamiento del coche, nada de reglas, a excepción de parar en alto y el 1x1, pero nada acerca de quién tiene preferencia en las rotondas por ejemplo o cosas así.

Por esta razón me decidí por dejar de pagar el curso, pues los próximos 5 días eran parecidos y la variante era la reversa, la señorita en la oficina me dijo que todo lo del Reglamento me lo darían en un disco para estudiarlo en casa.

Me pregunto: ¿Cuánta gente lee de verdad el Reglamento y aprende todo lo que respecta a señalamientos y demás?.

Para mí no me serviría ese curso, pues yo me mudaría fuera del país y fuera del país la gente si respeta reglas de tránsito, las culturas son tan diferentes que pensé que para aprender a mover el coche tenía a mi marido y que de igual forma tendría que pagar y tomar mi curso de mes y medio para mi licencia en donde actualmente resido (Europa).

Pero seamos honestos, ¿cuánta gente paga siquiera un curso?.

Bueno o malo, la mayoría aprende en casa, con familiares, amigos, etcétera.

Y, ¿por qué no?, así se ahorran unos pesos y de paso pasan tiempo con la persona que les enseñe, como padre a hijo etcétera.

Todo lo anterior lo digo para tratar de explicar y dar contexto a lo que yo de verdad considero que es el problema... El trámite de la licencia de conducir.

El trámite de la licencia tipo “C “(que es la de automóviles privados) tarda máximo 30 minutos, y sólo se necesita presentar IFE, comprobante de domicilio y el pago de la licencia.

Esto lo sé porque yo fui a tramitar mi licencia antes de salir del país para poder realizar un par de trámites en la ciudad en la que actualmente vivo.

Me sorprendió que fuera tan rápido, y al ir me esperaba un examen para obtener la licencia, así que me puse a leer el Reglamento unos días antes por si acaso, para mi sorpresa nadie me preguntó nada, cero examen, el único examen que me hicieron fue uno de la vista, nadie me preguntó: ¿Sabes manejar?.

En menos de 30 minutos ya tenía mi licencia, yo que ni siquiera manejo aún. Así que me pregunto... ¿Cuánta gente aprende de la misma manera que yo, en cursos sin reglamento, o en casa y tiene licencia de conducir? Estoy segura que un 90 por ciento de la gente.

Por lo tanto, ¿cómo podríamos tener una cultura de tráfico vial si no es necesario aprender lo básico para transitar por la ciudad?.

Todos apuntan al de junto para la culpa, pero quisiera que los que se quejan me dijeran si alguna vez han leído el Reglamento de Tránsito en su totalidad, porque es muy bonito quejarse, pero uno de los males como mexicanos es culpar al de junto y jamás aceptar nuestros errores.

Considero muy importante decir que aunque muchos se sienten con el derecho a manejar están muy equivocados, el manejar no es un derecho, es una responsabilidad muy grande, pues no sólo somos uno en las calles, somos miles, en un accidente no sólo hay un afectado, hay muchos.

¿Cuántas veces no hemos visto que alguien maneja borracho y choca con otro coche en el que las personas de ese coche fallecen?.

La cultura vial no nace en cada persona, se hace, se construye en un ambiente en el que el manejar borracho no es algo divertido ni cosa de admirar como muchos hacen; sé que muchos manejan y dicen… “Llevo 10 cervezas, pero seguro puedo manejar, no se preocupen que yo los llevo a sus casas”. Todo por ahorrar unos pesos de taxis, que pudieran ahorrar en un par de cervezas para llegar seguros a casa.

En las discos hay estacionamientos grandes, como el de la nueva plaza de Lázaro Cárdenas, hay varios bares ahí y un montón de jóvenes y adultos que llegan en sus coches y obviamente al final de la noche se van en su coche, sin pensar en lo que pueden ocasionar, y es que si llegan sin el coche seguro algún amigo preguntara… “¿Por qué no te trajiste el coche?”, en lugar de que cuando alguien llegue en coche a tomar los amigos le digan “¿Por qué te trajiste el coche?”.

El problema es de todos, la cultura se crea por las acciones de todos nosotros, y realmente son pocos los que tienen conciencia para dejar el coche en casa y tomar taxi al salir del bar.

Espero no haberlos aburrido con mi “queja” y quizá hacer un poco de diferencia en aquellos padres que tienen hijos a los que enseñarles a manejar, por favor tomemos conciencia, pregúntenle a sus hijos el Reglamento, aprendamos todos juntos, podemos empezar desde casa a hacer una diferencia, no le demos palmaditas en la espalda a los que rompen las reglas para evitar multas o poder manejar.

Demos aplausos y demás a los hijos que cuando salen al bar no manejan, a los que no se pasan los altos, a los que leen el Reglamento, a los que no manejan hasta que están realmente preparados para hacerlo, construyamos una cultura vial entre todos en lugar de culpar al que se deje por el caos y mala cultura vial en la ciudad.

Los problemas son de todos, esto aplica para los camiones de basura que no pasan, se quejan de que no pasan, pero ¿quién tiró la basura en la calle si no vieron el camión?.

Seamos honestos y tomemos la responsabilidad que todos tenemos, cuidar nuestra ciudad no es sólo trabajo del Gobierno, es trabajo de toda la gente que habita en ella.

Gracias por el espacio, de verdad espero no haberlos aburrido.

Buen día

Atentamente

Angie
  • Seguimos trabajando
  • Salon de usos multiples
  • Ipax
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado