Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Estado de Veracruz

El hombre en Catedral reclamaba a la iglesia “por no apoyar a los pobres”

- Vocero afirma que su tono de voz alarmó a los fieles, quienes llamaron a la policía

- Incidente del pasado domingo no puso en riesgo al Arzobispo; aún no llegaba a la sacristía

- El supuesto agresor no tuvo mayores problemas, fue liberado al no incurrir en delito

Julin Hernndez Reyes Xalapa, Ver. 06/09/2023

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos


El vocero de la diócesis de Xalapa, Juan Berinstain, afirma que se incurrió en un malentendido el suceso del domingo 3 de septiembre, cuando se informó que un sujeto perturbó los interiores de la Catedral Metropolitana tras presuntamente poner en riesgo al Arzobispo de Xalapa

El incidente que involucró incluso a la policía se debió a que los fieles de la Catedral se alarmaron y decidieron llamar al 911 para evitar algún ataque pero que tras la llegada de los uniformados, el hombre fue retirado y luego puesto en libertad sin ningún tipo de castigo o penalización, pues todo había sido una confusión.

De acuerdo con lo descrito por Beristain, quien aseguró haber atendido el caso junto al párroco de la catedral, ese domingo, alrededor del mediodía, a la catedral de Xalapa todavía no había llegado el Arzobispo; era el párroco encargado del recinto quien recibió a la persona en cuestión, cuando ingresó al área de la sacristía. El hombre, dijo Beristain, buscaba hablar con “el encargado” y cuando se le atendió, fue difícil entablar conversación con él debido al tono alzado de su voz que reclamaba a la iglesia “por no apoyar a los pobres”.



Juan Beristain enfatizó en que aquel evento en ningún momento llegó a la violencia. Sin embargo, aceptó que el tono de voz del hombre no estaba modulado, lo que ocasionó que se alarmaran los fieles en el templo que en ese momento estaban presentes y fueron ellos quienes dieron aviso a las autoridades.

Asimismo, remarcó que durante los hechos no estaba en el lugar el arzobispo de Xalapa, Carlos Patrón Wong, puesto que aún no llegaba al recinto ya que todavía faltaban cerca de 30 minutos para que diera inicio su ceremonia de los domingos; el arzobispo tampoco llamó a las autoridades, ya que se enteró de lo sucedido más tarde.

Finalmente, Beristain afirmó que “tenía la obligación moral” de describir con mayor detalle los hechos a fin de no afectar la imagen de este ciudadano que, si bien sí tenía un tono de voz elevado que suscitó el malentendido, no buscaba violentar a nadie. Además, apuntó que ninguno de los presentes, incluido el personal de la iglesia, podría afirmar que el sujeto hubiera acudido en estado de ebriedad o bajo efecto de alguna sustancia, pues a su decir “iba consciente”.



Sobre el hombre, de quien no se revelaron sus generales, narró que no tuvo mayor problema con la ley. Cuando el personal policiaco llegó al lugar, lo retiraron de forma pacífica y debido a que no había cometido ningún delito sino quizá solo una falta administrativa, fue liberado rápidamente.