Ir a Menú

Ir a Contenido

Universidad Anahuac

El Vale regres con los suyos. pero muerto

Francisco Sandoval esta vez no lleg para alegrar a su gente, sino para que lo despidieran

Fabi?n Antonio/No? Santiago Hern?ndez J?ltipan, Ver. 15/07/2009

alcalorpolitico.com

En las ltimas horas en la calle Cuauhtmoc de la colonia San Cristbal, nada es igual, el Vale regres con los suyos, del lugar de donde parti a los 18 aos de edad, vestido con un traje oscuro, camisa blanca y corbata de rayas, Valentn Sandoval Vidal, hombre a carta cabal, que desde temprana edad supo que lo suyo era la carrera de las armas, sus padres lo saban, y aceptaron que el menor de los varones sirviera a la patria.

Su arribo no fue motivo de alegra como cuando siempre visitaba a la familia, pues desafortunadamente llego en un atad, vestido como hroe, su atad color azul lo cubra la bandera nacional y un gallardete de la Polica Federal Preventiva.

Lo recibieron sus padres Francisco Sandoval Lpez y Leandra Vidal Ramos, sus hermanos, familiares, y vecinos. Todo era tristeza, llanto, impotencia, al constatar que Valentn fue vctima del crimen organizado.

La ltima vez que supieron de l fue precisamente el sbado -a 48 horas de que manos criminales le arrebataran la vida al igual que a sus compaeros.

Llam por telfono y lo hizo para felicitar a su hija que egresaba del jardn de nios. Fue una llamada corta, pero s con gran sentimiento, pues se senta orgulloso de sus hijos, as que ese da colm de palabras hermosas a su pequea.

Fue la ltima vez que supieron de l, la familia estaba consciente de la labor tan peligrosa que desempeaba, por eso siempre le pedan a Valentn que se cuidara.

Fue en diciembre la ltima vez que vino a Jltipan, acompaado de otros elementos de las fuerzas federales. Solamente tres das pudo convivir con sus seres queridos, tres das que recordarn sus amigos, familiares y conocidos toda la vida, pues Valentn, siempre fue el mismo, nunca cambi, era el gran amigo, el buen vecino, el joven centrado que Jltipan vio crecer.

En su adolescencia muchos lo recuerdan en las aulas de la escuela secundaria Adolfo Lpez Mateos.

Tena 35 aos y dej en la orfandad a dos menores de edad, y a muchos paisanos con coraje y gran tristeza. Hoy lleg como todo un hroe, sus compaeros se encargaron de colocar su atad en una de las habitaciones de la casa donde dej varios recuerdos.

Ah sus familiares y conocidos elevaron oraciones para su eterno descanso, mientras que familias enteras acudan a darle el psame a la familia y a despedirse de un gran joven jaltipaneco.

Este jueves Valentn ser acompaado al camposanto por sus padres, sus cinco hermanos, esposa, hijos, familiares, amigos y conocidos.