Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Estado de Veracruz

En 2014, autoridades de Veracruz habrían torturado a presuntos asesinos de periodista

- CNDH emitió recomendación a Fiscalía y SSP por violaciones graves a derechos humanos

- Víctimas están involucradas en asesinato del periodista Gregorio Jiménez de la Cruz

Jos Topete Xalapa, Ver. 30/08/2023

alcalorpolitico.com

Las personas ligadas al asesinato del periodista Gregorio Jiménez de la Cruz, así como al secuestro y asesinato del secretario de la Confederación de Trabajadores de México de Villa de Allende, Ernesto Ruiz Guillen y del taxista José Huerta Lara, apodado como “El Bembas”, entre otros crímenes, fueron víctimas de tortura.

Lo anterior de acuerdo con la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) presidida por Rosario Piedra Ibarra, quien dirigió una recomendación a la Fiscalía General del Estado de Verónica Hernández Giadáns y a la Secretaría de Seguridad Pública bajo el mando de Cuauhtémoc Zúñiga Bonilla.

La recomendación comprobó violaciones graves a derechos humanos en febrero de 2014 en contra de siete personas, incluyendo tortura sexual, por parte de la extinta Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), entonces bajo el mando de Amadeo Flores Espinosa, con el fin de obtener información para la investigación de los crímenes mencionados.



La CNDH encontró 7 autoridades responsables de violaciones a derechos humanos en las detenciones y puestas a disposición de las víctimas sujetas a proceso por los homicidios, entre quienes se encuentran Teresa de Jesús “N”, presunta autora intelectual del secuestro y asesinato del comunicador del sur de Veracruz.

De acuerdo con la PGJE, la detenida Teresa de Jesús “N” contrató a un sicario para dar muerte a Gregorio Jiménez de la Cruz a raíz de una serie de diferencias personales con el periodista, cuyos restos fueron hallados en una fosa clandestina del municipio de Las Choapas.

La Procuraduría procedió en contra de José Luis “N”, Jesús Antonio “N”, Gerardo “N”, Santos “N” y Juan Manuel “N”, quienes desde el inicio del proceso penal alegaron que fueron torturados y detenidos en forma ilegal por el homicidio del comunicador, promoviendo amparos ante la justicia federal.



Hay que recordar que una semana después del asesinado de Gregorio Jiménez de la Cruz el entonces procurador Amadeo Flores Espinosa presentó su renuncia al gobernador, Javier Duarte de Ochoa.

Además, el 15 de agosto de este 2023, la Fiscalía General de la República (FGR) informó de la detención de Josué “C”, alias “El Celaya”, acusado por su presunta responsabilidad en el secuestro y posterior homicidio del comunicador.



“En el presente caso, la Fiscalía General de la República ejerció la facultad de atracción, ya que existen elementos de prueba suficientes para afirmar la existencia de un vínculo entre el delito y el trabajo periodístico de la víctima”, señala el comunicado FGR 429/23.

Recomendación



La Comisión Nacional solicitó a la FGE de Veracruz que colabore en el trámite ante la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención Integral a Víctimas para la inscripción de las personas agraviadas en el Registro Estatal de Víctimas del estado de Veracruz y se proceda a la inmediata reparación integral del daño, la cual deberá incluir la medida de compensación, además de proporcionarles la atención médica y psicológica que requieran.

También deberá integrar la Recomendación 118 VG/2023 a la Carpeta de Investigación correspondiente, a fin de que se tome en cuenta y se evite continuar vulnerando el derecho al acceso a la justicia de las víctimas; y deberá colaborar con la autoridad investigadora que se asigne en el trámite y seguimiento de la denuncia de hechos que la CNDH presentará en contra de las personas servidoras públicas implicadas en los hechos, así como la que presente ante el Órgano Interno de Control de la FGE de Veracruz.

Para evitar la repetición de hechos similares, la FGE de Veracruz deberá impartir un programa de capacitación dirigido a los ministerios públicos y su personal de apoyo adscritos a la Fiscalía Regional Sur-Coatzacoalcos para sensibilizarlos en materia de derechos humanos, a fin de que en caso de que detecten lesiones, golpes, tortura o evidencias de maltrato físico y psicológico en personas sujetas a detención conozcan el tratamiento que deben proporcionar a esas situaciones además de conocer las responsabilidades administrativas y penales en las que pueden incurrir al no apegarse a las normas operantes o presentar omisiones en la aplicación de éstas.



Exponen violaciones a derechos humanos

En su recomendación, la CNDH señala que existe los elementos necesarios para acreditar tortura y tortura de carácter sexual en agravio de V1, V3, V4, V5, V6 y V7, en tanto hubo intencionalidad por parte de tres autoridades responsables de causar dichas lesiones, daños graves y severas aflicciones.

“(…) toda vez que como elementos aprehensores actuaron deliberadamente ejerciendo una atribución de autoridad estatal que no cuidó la integridad de las personas bajo su tutela, sino que les causó diversos daños, pues no fueron las lesiones infligidas por accidente, por el contrario, se perpetraron con la finalidad de intimidarlos para obtener una conducta o aceptación de aquellos con respecto al Delito 1, como fue referido en sus diversas manifestaciones y hallazgos advertidos por los especialistas, con los sufrimientos y afecciones que persistían incluso a la fecha de la aplicación del Protocolo; de manera que, todos los elementos esenciales de la tortura son advertidos en las víctimas”.



Los hechos, de acuerdo con la Recomendación No. 118 VG/2023, se cometieron en agravio a siete víctimas en Las Choapas y Coatzacoalcos en febrero de 2014. El expediente de queja, en primera instancia, fue realizado por la Comisión Estatal de Derechos Humanos y posteriormente, el 27 de mayo de 2021, el órgano nacional ejerció la facultad de atracción.

Concretamente las violaciones de derechos humanos involucran a personal de la extinta Procuraduría General de Justicia del Estado de Veracruz, quienes detuvieron con uso de la fuerza a dos personas en Coatzacoalcos, una de las cuales fue objeto de tortura.

De acuerdo con el expediente, las detenciones se derivaron a partir de una Investigación Ministerial con motivo de la denuncia presentada por la probable comisión de un delito cometido en agravio de una persona fallecida, dentro de la cual se consignó a V1, V3, V4, V5, V6 y V7 ante el Juzgado Tercero, radicándose la Causa Penal correspondiente



El 16 de abril de 2018, una víctima manifestó a personal de la CEDHV, que el 5 de febrero de 2014 fue detenida en su domicilio en Coatzacoalcos, por personas uniformadas y encapuchadas, quienes se la llevaron junto con la segunda víctima, siendo golpeadas en cara y cuerpo, además de amenazadas para culpabilizarse de lo ocurrido a la persona fallecida, siendo que ese día la pusieron a disposición de la PGJEV, para luego liberarlos a los dos en la madrugada.

“No obstante, el 9 de ese mes y año fue nuevamente aprehendida por AR1, AR2 y AR3, quienes la agredieron nuevamente e inclusive sexualmente; además de darle choques eléctricos y ahogarla en una pileta hasta que firmó unos papeles y luego la entregaron al CERESO, en donde se encuentra desde entonces”.



Respecto a la tercera víctima, la recomendación expone que el 18 de abril del 2018, dicha persona indicó a personal de la CEDHV, que el 8 de febrero de 2014, después de concluir sus labores, fue detenido en la “Central Camionera”, por policías que iban en patrullas estatales, quienes lo esposaron y golpearon en todo el cuerpo, para después llevarlo a otro sitio donde le vendaron los ojos y cabeza, además de colocarle una esponja en la boca y continuar agrediéndolo, provocándole fractura en las costillas, dándole toques eléctricos en espalda, abdomen y genitales, posteriormente lo trasladaron a los separos de la “judicial en el Ex Penal de Palma Sola, en Coatzacoalcos, Veracruz”, donde continuó siendo torturado para declararse culpable del homicidio de PF, “razón por la que accedió a la firma de documentos”.

El 18 de abril del 2018, la cuarta víctima narró a personal de la CEDHV, que el 10 de febrero de 2014 se encontraba en una terminal de autobuses de Coatzacoalcos, y en ese sitio dos personas lo esposaron y vendaron los ojos, llevándolo a un lugar donde estuvo desnudo y fue sujeto de tortura, al haberlo golpeado y propinarle toques eléctricos en el pene, fue llevado a un lugar diverso donde le solicitaron hiciera la reconstrucción de hechos de lo ocurrido con una persona fallecida, desconociendo sobre lo que le solicitaban.

Después lo condujeron a una casa de seguridad que aducían conocía y después a la FGJEV, donde también fue torturado para firmar unos papeles de los que desconocía su contenido, de ahí fue reubicado a las oficinas de la “Policía Ministerial de Coatzacoalcos” y tres días después al CERESO.



El 18 de abril del 2018, la quinta víctima señaló a personal de la CEDHV, que el día 10 de febrero de 2014 se encontraba en una terminal de autobuses de Coatzacoalcos, de donde se lo llevaron personas vestidas de civil con los ojos vendados, arribando a un sitio diverso, lugar en el que estuvo desnudo, amarrado de las manos y le vaciaron agua en la cara para ahogarlo, siendo agredido en el oído al haberse percatado que pudo observar donde estaba.

También lo trasladaron a una oficina para cuestionarlo sobre la pérdida de la vida de una persona fallecida, golpeándolo en costilla y espalda, colocándole bolsas en la cabeza, además de darle toques eléctricos en testículos y ano, por lo que firmó su declaración; el 12 de ese mes y año lo remitieron a los separos de la policía ministerial que se encuentra en el ex penal de Palma Sola en Coatzacoalcos, Veracruz, y ahí estuvo detenido un día y medio hasta que lo condujeron al CERESO.



El 18 de abril del 2018, la sexta víctima señaló a personal de la CEDHV que el 11 de febrero de 2014, acudió a una compañía de servicios financieros ubicada a un costado del Parque Miguel Hidalgo, de Las Choapas, Veracruz, donde se le acercaron cuatro hombres vestidos de civil, lo detuvieron y esposaron de las manos por la espalda, cubriéndole los ojos, lo subieron a una camioneta y lo golpearon en los costados y espalda.

Luego lo condujeron a una casa, donde lo desnudaron y sujetaron de manos y pies, además de cuestionarlo mientras tenía la cara cubierta con una toalla y le arrojaban agua, le dieron toques eléctricos en cara, pies, testículos y pecho y lo agredieron en todo el cuerpo. Después lo llevaron a otro sitio para reconocer a personas donde continuaban torturándolo; posteriormente a la comandancia de Las Choapas, Veracruz, lugar en el que también le dieron golpes, de ahí a unas oficinas donde firmó un documento al ser amenazado con matar a su familia; luego a Coatzacoalcos, Veracruz, al ex penal de Palma Sola y finalmente, el 13 de febrero de 2014, llegó al CERESO.

El 17 de abril del 2018, la séptima víctima manifestó a personal de la CEDHV, que el 11 de febrero de 2014 iba manejando su taxi, cerca de una Sociedad Cooperativa de Las Choapas, Veracruz, cuando cuatro personas vestidas de civil encapuchadas lo esposaron y subieron al automotor, con los ojos vendados, propinándole toques eléctricos en las orejas, labios, muñecas, tobillos, rodillas, cintura y cuello y ser golpeado, mientras le cuestionaban sobre una persona fallecida, lo condujeron a un sitio donde firmó documentos y le tomaron fotografías y huellas, y después a unas celdas donde también fue agredido.