Ir a Menú

Ir a Contenido

Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

En secreto, Junta de Gobierno UV nombró a Secretario Académico “de bajos logros”

- El investigador Jorge Manzo cuestionó la capacidad de Juan Ortiz Escamilla para ocupar “un puesto tan crucial”

- UV jamás anunció la renuncia de Elena Rustrián ni difundió terna de Rector para sustituirla

- Ortiz Escamilla fue Director de Investigaciones “y nunca supimos que ahí estaba”

ngel Saldaa Xalapa, Ver. 24/10/2022

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Al advertir que la Universidad Veracruzana (UV) todavía puede rectificar, criticando además el secretismo con que ocurrió la designación, el investigador y académico Jorge Manzo Denes cuestionó la capacidad del doctor Juan Ortiz Escamilla para ocupar la titularidad de la Secretaría Académica de la institución.

Por redes sociales, el integrante del Instituto de Investigaciones Cerebrales de la UV reprochó que desde que Elena Rustrián Portilla renunció a dicho cargo, la administración a cargo del rector Martín Aguilar Sánchez se mantuvo en total opacidad.

“Ni la Rectoría ni la Junta de Gobierno dieron a conocer un comunicado oficial”, criticó.

Según confirmara apenas este mismo día la Universidad, Rustrián Portilla renunció el pasado 14 de octubre “por enfermedad”. Fue hasta este viernes 21 cuando de manera sorpresiva se anunció el nombramiento de Ortiz Escamilla, sin que nunca confirmarán la renuncia.

De acuerdo a Manzo Denes, esta designación es “un desacierto para la institución”, pues además de que se violó la ley interna de la Universidad debido a la edad de Ortiz Escamilla, éste dejó mucho que desear como Director General de Investigaciones, cargo que ocupó por un año.

“Yo soy investigador y por tanto me tocó ver directamente su desempeño en su investidura como Director de Investigaciones, y lo califico como de bajos logros; vaya, ni siquiera se presentó este año ante los investigadores como el nuevo director de investigaciones, nunca supimos que ahí estaba”, acusó.

Aunque aclaró respetar y reconocer la gran trayectoria académica de Ortíz Escamilla, Manzo cuestionó bajo qué méritos ahora lo designan Secretario, pues “como autoridad universitaria deja mucho que desear”.

“Solicito a la Junta de Gobierno que nos haga un informe de trabajo de este año del Dr. Ortíz Escamilla al frente de la Dirección General de Investigaciones, sólo así sabremos si de verdad tenía los méritos para estar en una terna (si es que la hubo) y si tiene competencias para un puesto tan crucial para la Universidad”, exigió.

Y es que Manzo también señaló que, así como ocurrió con la renuncia, no se hizo pública la terna propuesta por el Rector para ocupar la Secretaría Académica.

“¿Porqué? ¿Quienes la integraron? ¿Porqué la opacidad?”.

De acuerdo al mismo comunicado que la Junta de Gobierno de la UV difundió para defender la designación el Secretario, en la terna del Rector se encontraban el doctor Arturo Aguilar Ye, la doctora Yolanda González Molohua y el mismo Ortiz Escamilla.

No obstante, la Junta reconoció que tuvo que sortear la incongruencia que existe en las leyes internas de la UV para designar al Secretario:

Según la Ley Orgánica de la Universidad, para ser Secretario Académico se requiere tener "menos de sesenta y cinco años de edad", mientras que una reforma al Estatuto General estableció que sólo basta ser “mayor de edad en pleno ejercicio de sus derechos”.

Ortiz Escamilla, cabe destacar, tiene más de 65 años, y las autoridades universitarias justificaron que lo designaron tomando en cuenta una pasado nombramiento similar y que deben protegerse los derechos humanos y evitar la discriminación,

“El Dr. Ortíz Escamilla tiene 67. ¿Qué pasó ahí? Esta designación contradice al mismo comunicado de la Junta de Gobierno (sobre que lo designaron en base a leyes de la UV) porque la designación contraviene lo estipulado en nuestra Ley Orgánica”, criticó Manzo.

Por último, el Investigador aseguró que la Universidad todavía está a tiempo de corregir.

“Muchos dirán que el nombramiento ya se hizo y no queda más que aceptarlo, pero no lo creo así. Las manifestaciones estudiantiles de los últimos días nos han enseñado que las cosas pueden cambiar. Los estudiantes ya nos enseñaron y ya hicieron su parte, que aplaudo, ahora nos corresponde a los académicos”.