Ir a Menú

Ir a Contenido

Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Este viernes, la Orquesta Sinfónica de Xalapa interpretará música de cámara de Mozart

- Será en la sala de conciertos de Tlaqná Centro Cultural, a las 20:30 horas

- Este jueves ofrece concierto didáctico a las 10:00 horas en la misma sede

Arturo Benjamn Prez Xalapa, Ver. 03/11/2022

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Después de casi cinco meses de ausencia de sus conciertos presenciales, la OSX presentará nuevamente música de cámara, que comúnmente no son tan ejecutadas en orquestas sinfónicas o filarmónicas de gran tamaño debido a la cantidad tan grande que existe de repertorio sinfónico, lo que convierte a estos conciertos en una oportunidad única para presenciar y vivir esta experiencia musical.

¿A qué se le conoce como música de cámara? La música de cámara es aquella compuesta para un reducido grupo de instrumentos, en contraposición a la música de orquesta. Su denominación proviene de los lugares en los que ensayaban pequeños grupos de músicos durante la Edad Media y el Renacimiento, a los cuales se les llamaba cámaras y fue muchas veces relegada hasta los salones de la aristocracia, que poco a poco empezó a difundirse en pequeñas salas de concierto y en casas particulares.

Hay dos detalles que caracterizan una obra de cámara: cada músico toca una parte diferente y no hay director; los músicos deben estar situados de manera que puedan mirarse entre sí, para lograr la mejor coordinación. Teóricamente no hay un límite máximo de instrumentos, pero, en la práctica, la mayoría de las composiciones comprenden desde 2 hasta 20.



Sobre el programa en la Sala Tlaqná

En el programa se indica que Mozart escribió el Quinteto para corno y cuerdas, para el trompetista austriaco Joseph Leutgeb. La familia Mozart conoció a Leutgeb, un virtuoso de la trompa de primer orden, cuando tocaba en la orquesta del Arzobispo en Salzburgo. Leutgeb, que se trasladó de Salzburgo a Viena casi al mismo tiempo que Mozart, complementó sus escasos ingresos como trompetista abriendo una quesería en un suburbio de Viena. El padre de Mozart, Leopold, que describió la tienda como “del tamaño de la casa de un caracol”, le prestó a Leutgeb el dinero para abrir la quesería.

Aunque Leutgeb era un buen músico, era una persona sencilla, y Wolfgang se abalanzó sobre esto. Aunque el sentido del humor de Mozart no parece haber sido cruel, rara vez se veía refrenado por el buen gusto, y los manuscritos de los conciertos para trompa que escribió para Leutgeb están cubiertos de chistes a costa del músico. El Quinteto para corno y cuerdas, la primera obra que Mozart escribió para Leutgeb, data del otoño de 1782, en los primeros meses después del matrimonio del compositor con Constanze Weber.



Lleno de música suave y amable, el Quinteto de Corno ha sido comparado con un concierto de cuernos en miniatura: a menudo se le da al cuerno un papel protagonista, introduciendo temas y dominando el conjunto, mientras que las cuerdas lo acompañan.

Por otra parte, el Quinteto para Clarinete se completó en septiembre de 1789, siete años después, cuando la estima de Mozart en la conciencia del público vienés había tocado fondo. Ahora se dedicaba principalmente a producir arias para óperas de compositores menores que ocupaban un lugar mucho más alto que él entre la élite social vienesa por las que recibía algún pago pero ningún reconocimiento de autoría, y arias sustitutivas de un renacimiento de su propio Le nozze di Figaro de tres años, para acomodar los talentos de los cantantes nuevos en el reparto.

1789 fue, en total, un año de mala muerte para Mozart. Los trabajos de enseñanza y las comisiones se habían agotado y sus academias (conciertos de suscripción auto-patrocinados) se habían convertido en una imposibilidad financiera. Su salud era apenas robusta, mientras que su esposa, Constanze, que padecía de una enfermedad crónica, experimentaba otro embarazo difícil. Es difícil decir cuánto de las infelices circunstancias en las que se encontró Mozart se refleja en el sublime quinteto para clarinete, en vista de la complejidad emocional.



No se sabe para qué ocasión fue escrito el quinteto. Lo que sí es cierto es que se estrenó en la Sociedad Tonkünstler el 22 de diciembre de 1789, en un concierto a beneficio de las viudas y huérfanos de los músicos.

Este concierto, será único del año, que a su vez marca el regreso de nuestra querida Orquesta con su público, a la sala Tlaqná, la noche de este viernes 5 de noviembre a las 20:30 horas. El recital será grabado para transmitirse el jueves 11 de noviembre.

De igual forma, la OSX informa que se realizará un concierto didáctico este jueves, a las 10:00 horas, en la misma sala de conciertos de Tlaqná, Centro Cultural. En caso de grupos mayores a 15 personas, se solicita reservar al correo [email protected].