Ir a Menú

Ir a Contenido

Clases a distancia
Universidad Anahuac

Seccin: Estado de Veracruz

Exhorta sacerdote a no juzgar ni discriminar a pacientes con COVID-19 ni a sus familias

A los cristianos les toca alimentar la esperanza, brindar una mirada positiva: Helkyn Enríquez

Lissette Hernndez Orizaba, Ver. 26/05/2020

alcalorpolitico.com

El vocero de la Diócesis de Orizaba, el presbítero Helkyn Enríquez Báez, pidió a las personas mantener la fe y la esperanza en Dios en medio de esta pandemia. De paso, exhortó a no emitir juicios sobre los pacientes con COVID-19 o sus familias, mucho menos cuando ocurren situaciones como la de la persona que decidió quitarse la vida hoy en el hospital del IMSS.
 
"Ante el lamentable acontecimiento en que un hermano pierde la vida, en primer lugar manifestamos nuestra solidaridad con la familia por este suceso y nos sirve para reflexionar a todos. No emitir juicios que agranden el dolor de las familias que ya padecen de la enfermedad en alguno de los miembros que la integran".
 
Expuso que se ha sabido de actitudes que aumentan el dolor, entre estas la de discriminación de parte de los vecinos o personas que hacen señalamientos, muchas veces sin sensibilidad humana y cristiana.
 
"En estos días, a nosotros como cristianos, nos toca alimentar la esperanza, una mirada positiva, saber que el contraer COVID-19 no es sinónimo de muerte. Es cierto que algunas personas por su situación de salud o edad pueden presentar cuadros más graves, por ello es necesaria la prevención y que seamos responsables, que tengamos las medidas necesarias para proteger a los adultos mayores, a los enfermos, a los niños y en general cuidarnos unos a otros".
 
Añadió que los doctores, enfermeras y todos los que trabajan en los hospitales hacen los esfuerzos para atender a los pacientes, por eso nosotros también debemos cumplir con nuestra responsabilidad.
 
Hay un signo de esperanza en cada persona que se recupera y eso no sólo alienta a los familiares de quienes padecen este mal, sino a toda la comunidad, sostuvo.
 
Agregó que es cierto que en algunos casos se puede agravar el paciente pero no es el común denominador, pues la mayoría de los casos saldrán, por ello no hay que entrar en la desesperación y angustia.
 
El presbítero dijo que juntos y con la ayuda de Dios, tomando medidas de prevención y con la caridad cristiana, se saldrá de esta enfermedad, pues se podrá así ayudar a quienes la padecen.
 
"Que Dios bendiga a todos los enfermos, a quienes están a su cuidado, a quienes trabajan en el hospital y que a todos el Señor nos confirme en la esperanza".
  • Clases a distancia
  • Ipax
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Salon de usos multiples